Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Dólar, flexy empleo en el universo automotor

La suba de la divisa podría impactar en los precios; hay temor por el trabajo

Domingo 30 de julio de 2017
0

La suba del dólar en las últimas semanas, cree Joachim Maier, presidente de Adefa, puede implicar un aumento puntual en el precio de los vehículos. Sin embargo, el también número uno de Mercedes-Benz opina que, por la importante competencia en el mercado, es probable que las terminales automotrices tengan que absorber ese aumento.

Además, Maier afirma que los posibles incumplimientos de las terminales locales del flex -el coeficiente que indica cuántos dólares deben exportarse a Brasil por cada dólar importado desde allí- tiene más que ver con la caída del volumen de ventas y los cambios en el poder adquisitivo que con la competitividad. Por otro lado, percibe que Brasil muestra una leve mejora en las ventas y que las terminales locales están complicadas con su empleo, pero trabajando para no destruir puestos.

Todos estas cuestiones, sumadas a la falta de competitividad del sector, fueron los ejes debatidos por el presidente de Adefa en las reuniones que mantuvo la semana pasada con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el coordinador de jefatura de Gabinete, Gustavo Lopetegui. "Después de muchos años hemos encontrado un Gobierno que reconoce al sector automotor como estratégico".

-¿Cómo ve el mercado local?

-El mercado argentino desde hace tiempo está subiendo. Vemos un crecimiento de más o menos un 20% este año. En algunos segmentos, incluso más, como en camiones, Nuestra producción y exportaciones dependen del mercado brasileño, donde hay un gran problema de volumen. El mercado es la mitad de lo que fue hace unos años y no se puede compensar. El Gobierno está muy preocupado por el flex y ese problema no es un problema de competitividad, sino de volumen. Son dos problemas. El primero es la caída del volumen en general. Si eso trato de compensarlo con otra zona, no se me tiene en cuenta como flex. Pero, adicionalmente, hay un problema de poder adquisitivo en Brasil y en la Argentina, lo que genera una fluctuación entre los diferentes segmentos. En vez de comprar un auto mediano, que es más caro y tiene impuestos internos, la gente compra productos chiquitos. Los brasileños hacen vehículos populares, y nosotros, pickup y autos medianos. Cuando cae el poder adquisitivo y además hay un problema de volumen, eso castiga más a la Argentina que a Brasil. Los vehículos brasileños aumentan y los nuestros caen. Hace unos años, con el auge de Brasil, mucha gente llegaba a la clase media, subía su poder adquisitivo y eso nos beneficiaba a nosotros. Los brasileños no compraban el Gol sino el mediano argentino. Ahora tenemos dos efectos contrarios.

-En este contexto, ¿cómo ve la situación del empleo local?

-Está complicado, pero sé que todas las terminales están haciendo grandes esfuerzo para mantener el empleo estable. Nosotros (Mercedes-Benz) exportamos a Estados Unidos y Canadá, y nadie quiere perder personal que supo calificar. Todos sabemos que si no arranca hoy, mañana o pasado mañana Brasil va a arrancar. Y los vamos a necesitar de nuevo. Invertir en productividad y en personas, cuando el nivel de educación y formación no es bueno hoy en el país, cuesta mucha plata. Para esta época convenimos suspensiones para mantener la mano de obra.

-En las últimas semanas, se movió bruscamente el dólar y en la industria, ustedes tienen muchos insumos dolarizados, ¿cómo impactará eso en los precios de los autos? ¿Subirán?

-Puntualmente, pienso que va a causar algún aumento, pero la realidad es que nosotros trabajamos con un dólar planificado. Es por eso que este tipo de las fluctuaciones no te cambian tanto tu planificación. Si hubiera un desfasaje mayor y sostenible frente a lo planificado, cambiaríamos nuestra política de precios. Pero tratamos de que los movimientos de los precios sean suaves. Planificás una tendencia y se trata de hacerlo en tiempos más largos. Tal vez pueda haber algo puntal donde el mercado lo permite. Pero como pasó en los últimos dos años, por este mercado de oferta, las terminales se van a tener que comer la devaluación.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas