Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reiterativo, pero nunca cansa: Hindú se llevó el Nacional de Clubes y es el mejor del país

El supercampeón venció a Tala, de Córdoba, por 20 a 10 y conquistó por octava vez el torneo federal, tercera seguida; el club de Don Torcuato acumula 17 títulos en 22 años

Sábado 29 de julio de 2017 • 17:49
SEGUIR
PARA LA NACION
Hindú le ganó a Tala y se consagró otra vez en el Nacional de Clubes
Hindú le ganó a Tala y se consagró otra vez en el Nacional de Clubes. Foto: LA NACION / Mauro Alfieri

Hay tries que nadie más que Hindú es capaz de construir en el rugby argentino. El primero de ayer, en el que los tres cuartos se pasaron la pelota seis veces en diez segundos, fue una verdadera obra de arte. Una síntesis de lo que es Hindú, que ayer conquistó su tercer título consecutivo y octavo en total de campeón del Nacional de Clubes, el sexto en general en los últimos cinco años si se considera también al torneo de la URBA.

El try de Sebastián Cancelliere fue un oasis en esta final, en la que Hindú venció por 20-10 a Tala. El partido se jugó como un test-match y hubo pocas acciones llamativas, un contexto en que el conjunto de Don Torcuato exhibió más destellos de lucidez. Pese a que no viene teniendo una buena temporada en resultados, Hindú volvió a mostrar que en los momentos cumbre no hay equipo en la Argentina que se le emparente.

Alrededor de 5000 espectadores, que desbordaron las instalaciones del CASI, fueron testigos de la inmensa jerarquía de Hindú, el dominador absoluto de los últimos 22 años del rugby nacional. Cambian algunos nombres, otros se mantienen, pero su estela ganadora se mantiene en el tiempo. El legado que inició Tito Fernández a mediados de los noventas es prolongado por quienes entonces eran figuras emergentes y hoy son entrenadores, como Juan y Nicolás Fernández Miranda, y quienes siguen en la cancha, como el eterno Hernán Senillosa, protagonista de aquella primera conquista en 1996 y que festejó el 15º cetro de los 17 que suma el Elefante desde entonces.

Chori no estuvo en dos de los festejos por haberse ido a jugar profesionalmente en Francia. Pero volvió y siguió ganando, de la misma manera que lo hicieron Pablo Henn hace un año y medio y Santiago Fernández hace un par de meses, y que lo hará Horacio Agulla próximamente. Algo tiene ese club al que todos vuelven y en el que todo sigue como si nada hubiese cambiado. Principalmente, lo de llegar a lo más alto del podio.

"Disfruto más el hecho de volver a jugar con esta camiseta que el de salir campeón", resume el ex puma Santi Fernández, que a los 31 años regresó tras actuar ocho como profesional en Francia. "Es una alegría muy grande. Cuando volví la idea era jugar, nada más. Se disfruta mucho compartir la cancha con grandes jugadores que cuando me fui eran unos chicos y hoy juegan a mi lado", se complació el apertura.

La estirpe que forjaron las leyendas, que en la cancha, el banco, la tribuna y los escritorios siguen colaborando, hoy nutre a jóvenes iguales de relevantes, como Cancelliere, Bautista Ezcurra, Bautista Álvarez, Augusto Bavaro y Sacha Casañas.

Con diez victorias y nueve derrotas, Hindú no venía teniendo un 2017 acorde con su potencial. Pero tanto en la semifinal, contra Belgrano, como en la definición, ante Tala, sacó a relucir su temple. No tuvo el control de la pelota y pocas veces quebró la defensa (el mencionado try fue la única jugada destacada del partido). Esta vez, la conquista se fundamentó en una feroz defensa, que le restó iniciativa a todo intento cordobés.

El try de Cancelliere ponía 10-0 el tablero a los 27 minutos, cuando el partido se jugaba entre las 10 y las 10 yardas de cada lado. Sobre el cierre, Tala empató con una buena combinación entre el pie de Nicolás Cantarutti y una corrida de Germán Schulz que derivó en un try de Juan Cruz Cuyaube. En el período inicial, los ocho penales contra uno de Tala y las dos tarjetas amarillas (una por un cabezazo de Mariano De la Fuente no advertido por el árbitro, que amonestó a instancias del TMO) condicionaban a Hindú, pero éste corrigió en el segundo tiempo, siguió dominando con la defensa y capitalizó sus chances. A los 28, en una jugada de penal, line-out y maul, Juan Ignacio Martínez Sosa sentenció el juego.

Tala, tricampeón de Córdoba, llegaba con la euforia que implicaba su posible primer título nacional. Pese al poderío de sus forwards y a su mejor obtención, no pudo contra el temple de Hindú. Parece reiterativo, pero es imposible cansarse de ver a un conjunto que hace tries como el que rubricó Cancelliere. Más allá de eventualidades, volvió a demostrar que es el mejor del país.ß.

Las formaciones:

Hindú: Joaquín Díaz Bonilla; Sebastián Cancelliere, Severiano Escobio, Hernán Senillosa, Bautista Alvarez; Santiago Fernández, Lucas Camacho; Gonzalo Delguy, Lautaro Bávaro, Luca Zanetti; Sacha Casañas, Nicolás Guisasola; Pablo Henn, Augusto Faraone y Mariano De la Fuente. Entrenadores: Juan de la Cruz y Nicolás Fernández Miranda y Lucas Ostiglia. Ingresaron: Bautista Ezcurra, Juan Ignacio Martínez Sosa y Agustín Schab.

Tala: Guillermo Albrisi; Germán Schulz, Juan Cruz Cuyaube, Nicolás Cantarutti, Franco Cuaranta; Stefano Ambrosio y Rodolfo Ambrosio; Franco Cassutti, José Basile, Aníbal Panceyra Garrido; Marcos Lobato, Martín Freytes; Facundo Gigena, José Escuti y Franco Brarda. Entrenador: Horacio Ambrosio. Ingresaron: Manuel Garzón, Ignacio Albrisi, Ramiro Ceti y Javier Ruiz.

Tantos: en el primer tiempo, 18m penal de Díaz Bonilla (H); 27m try de Cancelliere convertido por Díaz Bpnilla (H); 31m penal de S. Ambrosio (T); 40m Cuyaube convertido por S. Ambrosio (T). Segundo tiempo: 18m penal de Díaz Bonilla (H); 29m try de Martínez Sosa convertido por Díaz Bonilla (H).

Amonestado: en el primer tiempo, 9m De la Fuente (H); 39m Alvarez (H)

Arbitro: Federico Anselmi

Cancha: CASI

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.