Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los secretos de Ledecky, la gran campeona que arrasa en el agua

Con 20 años, la contundencia de la estadounidense es abrumadora: ya obtuvo 21 medallas entre Juegos Olímpicos y Mundiales, 19 de ellas, doradas; sobresale en el estilo libre: 200, 400, 800 y 1500m

Sábado 29 de julio de 2017 • 18:55
0
Katie Ledecky, la campeona contra la que nadie quiere competir: en Budapest dio otra muestra de su poderío
Katie Ledecky, la campeona contra la que nadie quiere competir: en Budapest dio otra muestra de su poderío. Foto: AFP

BUDAPEST.- Katie Ledecky se sube a uno de los colectivos que la organización del Mundial de Natación dispone para trasladar a deportistas y ejecutivos desde sus hoteles al Duna Arena, como si por su cuello no hubieran pasado 21 medallas, entre Juegos Olímpicos y Mundiales, 19 doradas y dos plateadas. Ocupa los dos asientos, conecta los auriculares a su celular y se distrae con el teléfono. Una compañera del equipo estadounidense le enseña una imagen de su celular. "Dumb good", contesta Ledecky. Le sonríe y se vuelve a concentrarse en su dispositivo.

Tiene 20 años. Ledecky se mueve por la vida con la misma actitud que en el agua: con una sencillez pasmosa. "Es una chica estupenda. Es muy bueno tenerla en nuestro equipo", la piropea Caeleb Dressel, otra de las grandes figuras del equipo. Y a los elogios para la chica de Washington se suma la campeona Lilly King: "Siempre es cool estar cerca de Katie".

Seguramente, Dressel y King no mienten y compartir expedición con Ledecky es una experiencia de lo más memorable. Sin embargo, nadar en contra de la norteamericana tiene que ser bastante frustrante. "¿Nadar contra Ledecky?", dice Mireia Belmonte. "Bueno, es verla en la salida y cuando se termina la carrera. Es muy difícil seguirle el ritmo", añade la española, que ayer acababa de perder contra Ledecky en los 800 metros libre. Por los pasillos del Duna Arena comienza a circular un rumor: nadie quiere competir contra ella. Algunos ya se animan a soltarlo públicamente.

Ledecky no puede ocultar su felicidad tras ganar ayer el oro en los 800 metros libres
Ledecky no puede ocultar su felicidad tras ganar ayer el oro en los 800 metros libres. Foto: AFP

"Es de esa clase de grandes campeones que puede ganar durante mucho tiempo. Lo interesante, en este tipo de casos, es que las medallas de bronce y de plata van a ser cada vez más asequibles porque nadie quiere competir contra ella. Todos los entrenadores y nadadores quieren ganar y contra Katie parece que es imposible lograrlo", le explica a la nacion Csaba Sós, head coach de Hungría. Ledecky, por la dudas, dice con humildad: "No creo que no quieran nadar contra mí".

Ledecky parece invencible. Y José Antonio del Castillo, técnico de la selección española, razona el porqué. "Es especial, hay pocas nadadoras que con 16 años logren ser campeonas olímpicos (800 libre en Londres 2012) y que luego consigan mejorar tanto. Hoy gana los 400, los 800, los 1500 y casi los 200 (fue plata en Budapest). Tiene varios aspectos destacables", le cuenta Del Castillo a LANACION. "Uno es a nivel fisiológico, es capaz de nadar a alta velocidad con una concentración baja de lactato en sangre. Su consumo de oxígeno tiene que ser elevado y eso le permite desplazarse rápido en el agua con la holgura suficiente para mantener el ritmo todo el tiempo. Como se dice vulgarmente, debe tener el corazón de un caballo", explica el técnico español. Y añade: "Una de sus virtudes es su capacidad genética para flotar, mantiene su cuerpo fuera del agua casi sin esfuerzo. Y, otra, es su propulsión: aplica mucha fuerza en cada apoyo, sus ángulos de tracción son excepcionales y eso, sumado a la flotabilidad, hace que la longitud de su brazada sea muy alta y efectiva".

Sus compañeros, en cambio, destacan otro aspecto en Ledecky: su mentalidad. "Es increíble, es probablemente una de las personas más profesionales que conozco. Es muy rápida y cuida todos los detalles en las carreras", dice King. El velocista Dressel también valora la capacidad de esfuerzo de su compatriota: "Trabaja mucho, se cuida mucho, está muy enfocada y, sobre todo, tiene mucha hambre".

Ayer sumó su sexta medalla en Budapest y dijo basta. Hasta la próxima. Los que sufren la ausencia de Phelps quieren darle a Ledecky el trono femenino del Tiburón de Baltimore. Una medalla demasiado arriesgada para los entendidos. "Michael es único en los hombres, Katie lo es en las mujeres. Pero no se los puede comparar. Phelps nadaba en más pruebas y era fuerte en todas. Ledecky es fuerte en el estilo libre", dice Csaba Sós. "Denominarla la Phelps de las mujeres es un poco injusto. Ledecky es una nadadora excepcional, pero Michael tenía muchas más condiciones y versatilidad. Él era capaz de nadar mariposa, crol, espalda. Y ganar en todo. Creo que tiene mucho más en común con el australiano Ian Thorpe", concluye Del Castillo.

Phelps o no Phelps, Katie Ledecky nada como los dioses. Y no hay diablo que se quiera meter en la pileta con ella...

El fenómeno Dressel

Seis oros, con tres en un sábado inolvidable

Al igual que Ledecky, Caeleb Dressel tiene 20 años y es una de las grandes figuras de la natación de Estados Unidos. Ayer ganó tres medallas doradas: en los 50m libre (21s15), 100m mariposa (49s86) y 4x100m libre. "No tuve tiempo para pensar. Fue un ir y venir muy exigente física y sobre todo mentalmente", dijo Dressel, primer nadador que gana los 100m libre y mariposa en Mundiales.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas