Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las urnas chavistas enfrentan la protesta callejera opositora

Habrá marchas y piquetes en todo el país en repudio de la Asamblea

Domingo 30 de julio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION

CARACAS (Para LA NACION).- "Estamos a las puertas de una gran victoria popular", clamó ayer Nicolás Maduro mientras felicitaba a su maquinaria 4x4, clave para obrar un nuevo milagro de la revolución. Los consejos comunales de los CLAP (bolsas de comida al estilo de la libreta cubana de racionamiento); las unidades de batalla Bolívar Chávez; los brigadistas, y los integrantes de congresos de la Patria son los encargados de llevar a votar a quienes dudan y obligar a los que no desean hacerlo.

El jefe de Estado no guardó las formas de una jornada de reflexión, previa a unas elecciones en las que seguidores chavistas y ciudadanos amedrentados elegirán a 545 candidatos bolivarianos (364 territoriales, 173 sectoriales y 8 indígenas) para una Asamblea Nacional Constituyente que dispondrá de poderes absolutos.

Los llamados de paz de unos y otros solo confirmaban que el país vive momentos de total incertidumbre, entre urnas teledirigidas y más protestas, nada que ver con la pretendida fiesta electoral y sí con la lucha por una democracia amenazada.

Los llamados de paz de unos y otros solo confirmaban que el país vive momentos de total incertidumbre, entre urnas teledirigidas y más protestas
Los llamados de paz de unos y otros solo confirmaban que el país vive momentos de total incertidumbre, entre urnas teledirigidas y más protestas. Foto: Archivo / DPA

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) confirmó que sigue adelante con su desafío, pese a las amenazas del gobierno y de los militares, y que se concentrará en la autopista principal de Caracas. "Ellos quieren demostrar que aquí hay normalidad y nosotros no podemos regalarles esa imagen. Tenemos que prepararnos para estos momentos duros de conflictividad", advirtió ayer Freddy Guevara, vicepresidente del Parlamento, sobre el cual pende la amenaza de ser encarcelado en cuanto se instale la Constituyente la semana que viene.

La convocatoria opositora es a "trancar" las calles desde las 4 en todo el país y concentrarse desde las 10 en seis puntos de la capital para confluir en la autopista.

"El pueblo seguirá en las calles y no hay nada que lo detenga. ¡Venezuela se rebela contra el fraude!", confirmó el opositor Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional.

Sectores moderados de la oposición temen que el gobierno enfrentará a sus "protestantes" con los militares, pero que también usarán los trancazos y las protestas para justificar la abstención.

De forma parecida se manifestó el ex presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, tras abandonar Caracas sin haber avanzado un centímetro en las negociaciones con gobierno y oposición. "Hoy y mañana Venezuela vivirá horas trascendentales. Deben transcurrir en paz. Ese es el compromiso que me trasladaron los diversos responsables políticos", aseguró en un comunicado.

El dirigente socialista apeló al gobierno, como "primer responsable", para que facilite "nuevos gestos, aunque sin la voluntad y la determinación de la oposición nada será posible".

La mesa de diálogo del año pasado fracasó por culpa de los incumplimientos de la revolución, confirmados en una carta personal dirigida por Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, a Nicolás Maduro.

Pero por primera vez, las palabras de Zapatero, su mediador favorito, se le indigestaron a Maduro: "El presidente Zapatero sacó un comunicado de manera inconsulta, informando asuntos que hasta el día de hoy habíamos considerado mantener en resguardo. Espero que públicamente rectifique esta situación, porque el trato que yo le he dado ha sido de respeto permanente". Maduro también arremetió contra Parolin tras el proceso del año pasado.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.