Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sin crecer en las ventas, la Feria del Libro Infantil y Juvenil atrajo a un público masivo

La sede de La Plata fue un éxito; se afianzan los libros para menores de 4 años, las novelas gráficas y la literatura juvenil

Lunes 31 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Por primera vez en 27 años, la Feria del Libro Infantil y Juvenil (FLIJ) se realizó en simultáneo en tres sedes. De nuevo en el CCK y en Tecnópolis, la Fundación El Libro sumó este año una sede en el pasaje Dardo Rocha de La Plata. Allí se midió el éxito de la FLIJ 2017. Tanto los organizadores como los expositores, el público y las autoridades locales celebraron la concurrencia, las ventas y el desarrollo de actividades culturales. Más de 150.000 personas pasaron por allí en tres semanas, con entrada gratuita y una programación que incluía talleres de ciencia y arte, y una exposición de 120 ilustradores.

Se puede decir que en La Plata todo fue ganancia. Desde Tecnópolis no se informaron cifras de asistencia porque fue imposible discriminar quiénes habían ido a la feria y quiénes a visitar el parque, que abrió en el primer día de las vacaciones de invierno.

En el CCK, si bien la mayoría de los expositores coincidió en arrojar un balance positivo, hubo quienes señalaron una caída en las ventas respecto de 2016. Los lectores pidieron descuentos y aprovecharon promociones, como el 30% de descuento para compras en efectivo o el mismo porcentaje con tarjetas del Banco Provincia.

"En la feria hay una diversidad que no se encuentra en ninguna librería, pero también es un paseo de vacaciones y no todos vienen a comprar", observaron en el stand del Fondo de Cultura Económica, donde se vendió muy bien el libro de Ana Pez. Mi hermano pequeño invisible se puede leer de dos modos: con y sin anteojos mágicos.

Oche Califa, director de la Fundación El Libro, dijo a LA NACION que la ubicación y las instalaciones del CCK eran inmejorables para el objetivo que la feria tiene: "Promover el libro como herramienta cultural".

Desde ese organismo, se intenta que los visitantes acudan a librerías y bibliotecas públicas durante el resto del año. La Fundación, desde el 11 hasta ayer, alquiló el espacio con el stand armado a los expositores y compartió gastos de mantenimiento con el CCK, que vio multiplicada la concurrencia. "Con el paso del tiempo, se fortalecieron los segmentos más débiles de la literatura infantil y juvenil (LIJ), como los libros para menores de 4 años, las novelas gráficas y la literatura juvenil", dijo Califa.

Padres, docentes, chicos y jóvenes recorrieron los pasillos de la feria, consultaron precios, se sacaron selfies libros en mano y asistieron a actividades. "Las firmas de autores siempre aumentan las ventas", confiaron las encargadas del stand de Loqueleo, con gran variedad de títulos de autores argentinos. El viernes, mientras Adela Basch conversaba con lectores de ¡Que sea la Odisea! y El velero desvelado, una niña reclamaba una historia "con perritos".

Una característica de autores e ilustradores argentinos de libros para niños y adolescentes, como Adela Basch, Liliana Cinetto, Márgara Averbach, Pablo De Santis, el mismo Califa y Poly Bernatene, es que publican libremente en distintos sellos. No existen los derechos exclusivos en la LIJ, lo que tal vez promueva mayor creatividad a la hora de idear proyectos y escribir.

Los maestros tuvieron descuentos del 20%; los favoritos para ellos fueron los libros álbum, cuyo precio promedia $ 300. Los saldos de importaciones "por tonelada" quedaron fuera de la feria y sólo se lucieron, en stands como Edelvives, Libros del Zorro Rojo, Waldhuter y Calibroscopio, títulos de calidad hechos en España y Chile.

Debuts y balances ajustados

Fue para muchos sellos el debut en la FLIJ y para otros la primera vez en la sede del CCK. En el stand de V&R se repitió el éxito que ese sello había cosechado en la Feria del Libro mayor: los lectores juveniles. Títulos de la serie La Tierra de las Historias, escrita por el actor de Glee Chris Colfer, y El diario de Pilar en Machu Picchu, de las brasileñas Flavia Lins e Silva y Joana Penna, debieron reponerse diariamente.

El grupo Planeta llegó con novedades para niños y jóvenes, como 14/7. El descubrimiento, de Pamela Stupia, el más vendido junto con el clásico El principito. Penguin Random House informó un 12% de caída respecto de 2016. Los libros de El Club de las Zapatillas Rojas, ese mundo de cuatro amigas for ever creado por Ana Punset, figuraron entre los más vendidos de PRH.

Varias casas editoriales apuntalaron las ventas con sets de promociones: descuentos del 20 al 30% con la compra de dos libros o historietas en Colihue y ofertas de dos o tres libros a precios rebajados en Norma. Ambas informaron que, pese a la inflación, las ventas habían sido mejores que en 2016.

Para Uranito, la experiencia también fue positiva; allí los libros informativos escritos por la periodista Cecilia Blanco (Qué es esto y Un planeta lejano llamado Tierra) batieron récords. En SM asomó como best seller el libro de un superhéroe singular: Las aventuras del Capitán Calzoncillos, cuya versión cinematográfica llegara este mes a las pantallas locales. Hola Chicos, Albatros y Longseller ofrecieron promociones para los bolsillos de fin de julio. Casi todos los visitantes a la FLIJ se fueron al menos con un nuevo libro para la biblioteca familiar.

"La calidad de los escritores e ilustradores argentinos, además del trabajo de muchos editores, explica el crecimiento probado del sector del libro para chicos y jóvenes", sostuvo Califa.

En el stand colectivo integrado por Kalandraka, Iamiqué, Pequeño Editor, Limonero y Coco Books, así como en los de unaLuna, FCE y Gerbera (que publica libros editados en Braille y otros con tipografías para niños con dislexia), se demostró que el talento, las buenas ideas y los negocios pueden ir de la mano.

Los números, sede por sede

300.000

Visitantes en el CCK

En los 1005 m2 de superficie de stands de la sede principal de la feria hubo 97 expositores, 69 stands, 426 actividades y 82 firmas de autores.

Tecnópolis, más chica

Fueron 55 expositores, en 32 stands que ocuparon 850 m2 de superficie del predio de Villa Martelli. Presentaron 183 actividades y 10 firmas.

150.000

Visitantes en La Plata

La sede bonaerense ocupó 301 m2 de superficie de stands en el pasaje Dardo Rocha, con 46 expositores, 20 stands, 271 actividades y 40 firmas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas