Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Riestra y una invasión de cancha que ya se hizo costumbre

Un futbolista provocó la suspensión ante Comunicaciones, pero el partido continuará

Lunes 31 de julio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
La impotencia de los jugadores de Comunicaciones
La impotencia de los jugadores de Comunicaciones. Foto: Télam

"Se suspende. Así no se puede jugar". Sin dudarlo, el árbitro Paulo Vigliano detuvo las acciones en Villa Soldati, cuando faltaban disputarse los cinco minutos de descuento del partido que Deportivo Riestra le ganaba 2 a 0 a Comunicaciones , resultado con el que lograba un ascenso histórico a la B Nacional.

Los motivos que tenía el juez para tomar esa determinación eran más que suficientes: primero una persona encapuchada, y luego un grupo de simpatizantes del local, invadió el campo de juego y provocó a los futbolistas visitantes, quienes acusaron que "todo estaba armado" y señalaron al poder del abogado Víctor Stinfale, gerenciador de Riestra. En medio de la confusión, los jugadores de Riestra festejaban el ascenso...

La acción (invasión del campo) tenía una consecuencia deportiva directa: provocar la detención del juego, finalizarlo antes. Con el 2 a 0, Riestra dejaba la B Metro . Sin embargo, si Comunicaciones descontaba (había ganado 1 a 0 en la ida), obligaba a una definición por penales. La suspensión trasladó entonces la definición al Tribunal de Disciplina de la AFA, aunque según le confiaron a LA NACION fuentes desde las entrañas del organismo, esta tarde se anunciará que el partido debe continuar, en cancha neutral, sin público, y en dos tiempos de cuatro minutos. La máxima grondonista ("los puntos se ganan y se pierden en la cancha") resulta una bofetada a la supuesta "nueva AFA" que pregona su presidente Claudio Tapia. Porque el reglamento no parece dejar dudas en situaciones como las que se vieron ayer en Soldati.

Según el Artículo 80º inciso E del Reglamento de Transgresiones y Penas de la AFA, a aquellos clubes que "invadan el campo de juego [...] con la intención de provocar la suspensión del partido o bien con el único propósito de obtener una ventaja deportiva [...] se le aplicará una deducción de 9 a 30 puntos [...], pudiendo decidirse la pérdida de la categoría o, incluso, la desafiliación por el término de un año".

Además de lo escrito en los reglamentos y el informe del árbitro, existen otros matices que la AFA puede tener en cuenta antes de dar su veredicto. Porque el primero que invade la cancha, encapuchado, no fue un hincha, sino Leandro Freyre, jugador de Riestra, que no formó parte del partido de ayer. En diálogo con el diario Olé, el volante dijo: "Pensé que ya se había terminado y entré a festejar. Estábamos muy contentos y queríamos estar al lado de los muchachos". Los videos contradicen su testimonio: durante 30 segundos, Freyre sigue las acciones casi pegado al árbitro, y luego provoca a cuatro jugadores de Comunicaciones, lo que desata el escándalo posterior que deriva en la suspensión.

Frente a una situación como esa, el Artículo 106º inciso G del reglamento detalla que habrá "pérdida de partido cuando el árbitro lo suspenda" como consecuencia de que "se produzca desorden o agresión en la cancha [...], promovido por dirigente, delegado, jugador o integrante de uno de los dos equipos." Mientras, Gustavo Benítez, capitán de Riestra, intentaba dar por hecho el acceso a la B Nacional: "Somos justos ganadores".

Existe otro dato que complica a Riestra. Contando la de ayer, es la tercera vez que, frente a un posible ascenso, una invasión de cancha impide el normal desarrollo de los últimos minutos de juego.

En 2013, el equipo blanquinegro ganaba 2 a 0 la segunda final del Reducido de la Primera D y ascendía. Pero sus hinchas se enfrentaron con la policía, invadieron la cancha y pararon el juego ante Ituzaingó. Cuando se reanudó, el León descontó sobre la hora y, por penales, amargó a los de Soldati. Un año más tarde, la película se repitió, con éxito, cuando Riestra ascendió a Primera C. Sus seguidores otra vez ingresaron al campo poco antes de que concluya el 3 a 2 sobre Sportivo Barracas. Y así, sin pitazo final, dejó la D.

"Esto es una vergüenza. Hay que investigar a Stinfale", denunció Rodrigo Melo, jugador de Comunicaciones, ante los micrófonos de TyC Sports. No fue el único. Su compañero, Agustín Cattáneo acusó en su cuenta de Instagram: "En la semana nos amenazaron de muerte, agrandaron las áreas para que les cobren penales y se lo cobraron. Y en todo el segundo tiempo pusieron pelotas viejas y desinfladas".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas