Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Game of Thrones 7: la venganza de Cersei Lannister

Más allá del esperado encuentro entre Jon Snow y Daenerys Targaryen, la gran protagonista del tercer capítulo fue la reina de King's Landing [ATENCION SPOILERS]

Lunes 31 de julio de 2017 • 00:55
SEGUIR
LA NACION
0

Westeros no tiene un solo rey y eso está claro. Mientras que Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) está concentrada en conocer cuáles son las verdaderas intenciones de Jon Snow (Kit Harington), quien decidió ir al Sur junto a Davos para conseguir el vidriagón, el único componente capaz de acabar con Los caminantes blancos, que yace en Dragonstone, Cersei Lannister (Lena Headey) está afiladísima. En este nuevo capítulo de Game of Thrones se deja bien claro que no importa la ventaja en que se encuentre uno de los jugadores, sino la estrategia que tiene para sostenerse en el tablero. Como habían adelantado, esta séptima temporada tiene otros tiempos, por eso todo sucede con más velocidad. No hubo que esperar mucho para ver la primera batalla y tampoco para ver la segunda. "The Queen's Justice" fue de los tres episodios -son en total siete- que fueron emitidos por HBO, el más significativo. Sea por el encuentro del "fuego" y el "hielo", por la vuelta de Bran Stark a Winterfell -solo falta Arya y están todos- o por la evolución de Sam, que pasó de ser un ayudante de maestres a lograr curar a Jorah Mormont, quien estaba infectado por los Hombres de Piedra. Pero lo cierto es que la gran protagonista del episodio fue la reina de King's Landing.

Un repaso por los puntos más importantes del capítulo

El encuentro de Daenerys y Jon. Como era de esperarse, Jon y Daenerys mostraron sus reservas. Ni él aceptó arrodillarse ante ella, ni ella pareció interesada en cambiar de rumbo: su mirada está puesta en Los siete reinos y poco le importa lo que dice un "desconocido" sobre lo que sucede del otro lado del Muro. Si bien los primeros minutos parece que no se van a poner de acuerdo y surgen temas del pasado: la traición del quien piensan es el padre de Jon a la familia de Daenerys y viceversa, Tyrion Lannister (Peter Dinklage) se encarga de mediar entre los dos. Al final, los tres tienen algo en común, vienen de las familias más importantes de Westeros pero nada tienen que ver con lo que hicieron sus padres, sobre todo Dany y Tyrion que no están demasiado orgullosos de sus acciones. Después de un intercambio de sutilezas, deciden dar por terminado este primer encuentro donde ambos mostraron su caracter fuerte y determinado. ¿Coqueteo? Por ahora pareciera que no. Lo que sí surge es el nombre del príncipe Rhaegar Targaryen -quien sería el padre de Jon- cuando habla con él de sus dragones. Después de escuchar el consejo de Tyrion, Daenerys le dar a Jon lo que fue a buscar para ver si eso hace que más tarde se convierta en su aliado. Motivo por el cual la reina de los dragones acepta que busquen vidriagón en Dragonstone, su fortaleza. Incluso pone a trabajar a sus hombres en eso.

Foto: Gentileza HBO

La venganza de Cersei. Después de haber perdido a sus tres hijos, Cersei pasó mucho tiempo imaginando que haría con los responsables de sus muertes. Su grado de malevosidad fue en aumento hasta convertirse en la reina gótica que gobierna Los siete reinos. Cuando Euron Greyjoy, en busca de que ella acepte su propuesta de matrimonio, llega a La fortaleza roja con su premio: Ellaria Arena y una de sus hijas, Cersei no sonríe sino que tiene todo calculado. Ellaria fue quien mató a su hija Myrcella y, por fin, va a poder darle su merecido, así como lo hizo con la Septa y con El gorrión supremo y sus seguidores. Después de nombrar como jefe del ejército naval al rey de las islas de Hierro, la reina se dirige a donde están sus prisioneras. Las mira a los ojos, hace un descargo sobre las ideas que cruzaron por su cabeza para vengarse... Arena la observa atenta hasta que la rubia besa en la boca a su hija, y le explica que encontró el mismo veneno que ella había utilizado para matar a Myrcella. Las deja encadenadas y le dice que la muerte puede tardar días o semanas. La resolución fue dejarla ahí mientras el cuerpo de su hija se pudría.

Pero su gran momento no termina ahí: después de cambiar el juego y adivinar los pasos de su hermano, Tyrion, Jaime decide en lugar de proteger Casterly Rock ir a por los Tyrell. Cuando Los inmaculados llegan al castillo de los Lannister se encuentran con muy poca resistencia. Es que en realidad ellos estaban tomando la fortaleza donde residía Olenna Tyrell, la tercera aliada de Daenerys que cae en lo que va de esta temporada -los Martell y Greyjoy fueron vencidos por Euron el capítulo anterior-. Después de acabar con la resistencia, Jaime se dirige a matar a Olenna, quien lo espera tranquila. Es ahí donde es ella la encargada de advertirle lo peligrosa que es su hermana y le cuestiona su devoción por ella. Él la escucha y parece vacilar, pero -como reconoce Olenna- está perdido en las garras de Cersei. Después de esa picante conversación, llega el final. La muerte de la líder de Altojardín es con veneno que pone el Comandante de la guardia real en una copa de vino. Es después de tomar la copa que Olenna lo mira a los ojos y le confiesa que ella fue la responsable de la muerte de Joffrey, el hijo mayor de los hermanos Lannister. Sin saberlo, Cersei vengó la muerte de su niño. Aunque seguramente le hubiera gustado darle a Olenna otro tipo de final un poco más doloroso, pero tras matarle a sus dos nietos y a su hijo, ya la había destrozado emocionalmente tiempo atrás.

Foto: Gentileza HBO

Los Stak se reúnen en casa. En este episodio Arya no volvió a aparecer, pero en el anterior la habíamos visto camino a Winterfell. El que llegó a casa fue Bran, quien estaba en el Muro. Este regreso dejó a Sansa (Sophie Turner) muy shockeada, sobre todo después de escuchar a su hermano menor hablar sobre el cuervo de tres ojos y no entender bien de qué se trata todo eso. En medio de la insistencia por querer influenciarla de Meñique y la responsabilidad de ser la Reina en el Norte en la ausencia de Jon, Sansa parece sentirse a gusto en ese lugar.

Foto: Gentileza HBO

Cambio de rumbo para la estrategia de Tyrion. La mano de la reina parecía haber encontrado la manera de llevar a Daenerys a hacerse con el poder sin terminar con toda la población de King´s Landing. Pero no esperaba que sus hermanos estén tan afilados en lo que a estrategia respecta. El primer revés lo recibieron con el ataque de Euron a las naves de Yara Greyjoy. Ahora, con la caída de los Tyrell y la conquista de un desértico Casterly Rock, va a tener que cambiar de rumbo. Si no la conquista de Dany no será tal, más allá de la convicción de la reina de los dragones quien, como le dice a Jon Snow, "nació para gobernar los Siete reinos".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas