Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trump despide en tiempo récord a su escandaloso vocero

El detonante fue una entrevista explosiva; duró apenas diez días en su puesto

Martes 01 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON.- Prometió un nuevo comienzo y "seis meses geniales". Pero brindó una escandalosa entrevista, ventiló internas, dejó al descubierto el caos en la Casa Blanca de Donald Trump y terminó yéndose en diez días.

Trump echó ayer a Anthony Scaramucci, su director de Comunicaciones, una decisión que puso fin a la cortísima carrera del exótico financista de Nueva York en la alta política estadounidense, y que respondió a un pedido del nuevo jefe de gabinete, John Kelly, quien aspira a imponer orden y disciplina en la caótica administración del magnate.

El corto paso de Scaramucci por la Casa Blanca estuvo sembrado de escándalos, peleas y traspiés. Su llegada había provocado la renuncia del secretario de Prensa Sean Spicer y, luego, había forzado la salida de Reince Priebus, quien fue reemplazado por Kelly. Priebus y Spicer nunca lo quisieron en la Casa Blanca, pero Trump sí.

El detonante que precipitó la salida de Scaramucci, apodado "The Mooch", fue la entrevista que concedió a la revista The New Yorker, la semana anterior, en la que anticipó la salida de Priebus -con quién se enfrentó desde el primer día- y denostó al asesor presidencial, Steve Bannon, con una cita que quedó en los anales políticos: "No soy Steve Bannon, no estoy tratando de chupar mi propia p..."

"El presidente ciertamente sintió que el comentario de Anthony fue inapropiado. Y no quiso cargar al general Kelly", justificó la flamante secretaria de Prensa, Samantha Huckabee Sanders.

Temprano por la mañana, Trump había intentado decorar la narrativa sobre su gobierno al presumir sobre la solidez de la economía por las subas en las acciones de Wall Street, la mejora de los salarios y la baja del desempleo -mejoras que comenzaron en la presidencia de Barack Obama-, y al afirmar, al final de un mensaje en Twitter: "¡No hay caos en la Casa Blanca!"

Unas horas después, Scaramucci era despedido. Ni siquiera llegó a comenzar su trabajo oficialmente: su fecha formal de asunción era el próximo 15 de agosto.

"Anthony Scaramucci dejará su cargo como director de Comunicaciones de la Casa Blanca. El señor Scaramucci consideró que era mejor darle al jefe de gabinete, John Kelly, una pizarra limpia y la capacidad de construir su propio equipo. Le deseamos todo lo mejor", dijo la Casa Blanca, en un frugal comunicado.

La salida de Scaramucci despeja el camino de Kelly para imponer su estilo e intentar llevar cierta paz y normalidad a la Casa Blanca. Kelly, una de las figuras más respetadas del gobierno de Trump, dirigió la poderosa Secretaría de Seguridad Interior, uno de los puestos más calientes de Washington. Ayer, Kelly se mudó para su primer día de trabajo como jefe de gabinete, desde donde buscará llevar disciplina militar a una administración que por momentos parece fuera de control.

Nada sugiere que pueda llegar a lograrlo: para muchos, la fuente de inestabilidad y el caos es el propio Trump, un presidente volcánico, con un aparente apetito para mantener a su entorno en puntas de pie.

Anthony Scaramucci

Director de comunicaciones

El pintoresco financista neoyorquino había forzado con sus infidencias la salida del jefe de gabinete Reince Pribus. El sucesor de éste, John Kelly, que aspira a disciplinar la Casa Blanca, pidió su remoción.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas