Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una tarjeta para pagar la entrada a los bingos servirá para el control de ludópatas

Cuando la provincia ponga en vigor el cobro, los que quieran autoexcluirse de las salas podrán pedir el bloqueo del plástico; prevén además ampliar la cantidad de centros de asistencia

Martes 01 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

El gobierno de la provincia de Buenos Aires aprovechará la instrumentación del cobro de entrada a los bingos para poner en funcionamiento una herramienta tendiente a asistir a las personas que sufren de ludopatía. Según explicaron fuentes del Instituto de Lotería y Casinos bonaerense, a cargo de Matías Lanusse, la iniciativa consiste en usar una tarjeta asignada -como sucede con la SUBE- para el pago. El plástico, si el portador lo desea, puede ser bloqueado para impedir que sea empleado en cualquiera de las 21.000 máquinas tragamonedas operativas que hay en salas de juego provinciales.

El año pasado, la ley impositiva bonaerense obligó a los 46 bingos existentes a empezar a cobrar una entrada de $ 20, que se destinarán en partes iguales a las arcas de la gobernación y del municipio donde funciona el establecimiento. El procedimiento de cobro está en etapa de reglamentación; mientras tanto, el ingreso es gratis, como siempre.

Las tragamonedas son la modalidad preferida de los jugadores compulsivos
Las tragamonedas son la modalidad preferida de los jugadores compulsivos. Foto: Archivo

"Lo que se hizo fue tomar una medida de corte recaudatorio y convertirla en una herramienta con un fin social", explicaron fuentes gubernamentales. Cada máquina tragamonedas tiene un lector que en la jerga se denomina player tracking, un sistema equivalente a una norma ISO del juego, llamado GLI. La tarjeta que se instrumentará para cobrar la entrada tendrá que ser pasada por ese lector y, además, cargada dentro del bingo como si se tratara de una SUBE.

La persona que sufre de ludopatía debe aceptar que se registren sus datos en esa tarjeta, que no sólo habilitaría la posibilidad de bloqueo, sino que también permitiría realizar mejores estadísticas sobre el comportamiento de esos pacientes.

"El 96,7% de los ingresos en los bingos provienen de las máquinas tragamonedas. Con esta herramienta podemos tener una trazabilidad de lo que ocurre para poder asistir de una mejor manera", sostienen desde Lotería de la Provincia.

Las tragamonedas son la modalidad que más eligen los jugadores compulsivos. En Buenos Aires, representan el 65% del juego predominante en los pacientes que se atendieron en los centros de prevención y asistencia.

Hoy, suman 2035 las personas autoexcluidas de las salas de juego de la provincia. Para solicitar no ser admitido en los establecimientos, los interesados deben realizar un trámite personal en la sede central de Lotería; la restricción dura tres meses y luego debe renovarse, dijeron las fuentes.

En 2016, según datos del Programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo, consultaron 7400 pacientes; sin embargo, sólo el 24% inicia una terapia. El Ministerio de Salud bonaerense informó que, en busca de estadísticas más profundas, empezó a analizar datos correspondientes a 2016 para obtener el primer registro sobre la cantidad de personas que padecen de ludopatía y poder así determinar la mejor manera de tratarlas.

Más dispositivos

Además, se prevé que los centros de prevención de las adicciones (CPA) empiecen a tratar a ludópatas para que la asistencia tenga presencia en los 135 municipios bonaerenses. Actualmente hay sólo 10 centros específicos en toda la provincia, financiados -según establece la ley- por las mismas sociedades que explotan el juego. Esa situación provoca que quien se quiera tratar tenga que recorrer largas distancias si no encuentra uno cerca.

Fuentes del sector remarcan que, para que la autoexclusión mediante bloqueo de tarjetas sea efectiva, debe complementarse con controles que eviten la apertura de "garitos" clandestinos. "La persona que quiere jugar, si se lo prohíben por derecha, puede ir por izquierda a lugares clandestinos", explican. Funcionarios provinciales compartieron la opinión y recordaron que, desde la asunción de María Eugenia Vidal, se incrementaron las clausuras de lugares ilegales de apuestas.

"La postura siempre fue clara. No se va a instalar ni una máquina más en la provincia. Lo que se va a hacer es hacer eficiente la recaudación para que sea dirigida a donde debe ir", remarcaron. Los ingresos de Lotería de la Provincia representan $ 20.000 millones anuales; 15% los retiene el organismo para su financiamiento y el 85% va a gastos sociales: 20% para Salud, 20% para Educación, 20% para Desarrollo Humano, 11% para Rentas, y el resto se divide entre diferentes programas.

El cobro de entrada en los bingos debe reglamentarse desde hace meses, pero la provincia evaluaba opciones. Un grupo de intendentes, liderado por Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora, proponía que se estableciera un sistema de declaraciones juradas sobre la cantidad de personas que ingresan a los establecimientos para calcular las entradas cobradas. "Si se hacía así, la gobernación no iba a poder tener control alguno", sostuvieron fuentes oficiales.

Algunas cifras del fenómeno

46 bingos: Funcionan en distintos puntos de la provincia de Buenos Aires.

21.000 tragamonedas: Están distribuidas en diversas salas de juego habilitadas en territorio bonaerense

20 pesos: Será el costo de la entrada a los bingos que se instrumentará próximamente. Un 50% irá para el municipio; el otro, para la provincia.

20.000 millones de pesos: Son los ingresos anuales de Lotería de la Provincia. El 85% se destina a gasto social.

2035 personas: Se autoexcluyeron de ingresar en salas de juego por problemas de ludopatía.

7400 pacientes: Consultaron en 2016 el Programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo

Por una ley integral nacional

A nivel nacional, desde mediados del año pasado un proyecto para la sanción de una ley integral de ludopatía espera ser tratado en el Congreso. Pertenece a la diputada nacional de la UCR por Jujuy Gabriela Albornoz.

Entre los cambios que propone, figuran prohibir la instalación de cajeros automáticos en todas las salas de juego, así como cualquier tipo de transacción electrónica dentro de las mismas.

El documento logró dictamen en dos comisiones presididas por legisladores del Frente para la Victoria, pero en las que Cambiemos retiene la presidencia no consigue respaldo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas