Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Asesinan a una joven embarazada y creen que fue en un ritual

Hay tres detenidos; dos de ellos tenían santuarios y figuras para venerar a san La Muerte

Martes 01 de agosto de 2017

La Justicia de Neuquén investiga si el homicidio de una joven embarazada de siete meses ocurrido días atrás sucedió en el contexto de un ritual de san La Muerte. El cuerpo de la víctima, carbonizado, fue hallado en la localidad de Rincón de los Sauces.

El jefe de Homicidios del Ministerio Público Fiscal neuquino, Agustín García, explicó a la agencia de noticias Télam que esta hipótesis se basa en que dos de los tres detenidos por el homicidio de Fernanda Pereyra, de 26 años, "tienen santuarios" dedicados a san La Muerte e "imágenes del diablo". Uno de ellos, incluso, tiene entre "cinco o seis tatuajes" que representan a "mujeres prendiéndose fuego".

El viernes pasado, el juez Lucas Pablo Yancarelli dictó las prisiones preventivas por seis meses de Luciano Hernández -ex pareja de la víctima-, Osvaldo Castillo y Diego Marillán como "coautores de homicidio doblemente calificado" por el "vínculo", en el caso del primero, y por el "concurso premeditado de dos o más personas".

Hernández y Castillo vivían en un inquilinato, donde fueron hallados los santuarios de san La Muerte; el segundo de ellos es el que tiene los sugerentes tatuajes tanto en el pecho como en la espalda. El fiscal García aclaró que aún resta determinar con la investigación si, efectivamente, se trató de un crimen durante un ritual satánico, ya que también hay otros "dos móviles posibles".

Según el funcionario judicial, Pereyra fue asesinada de "una cuchillada en la zona del hemitórax izquierdo" y los peritos sostienen que la mataron "dentro de una camioneta Renault Kangoo" propiedad de Hernández. En la caja de ese vehículo se descubrieron "manchas de sangre que habían sido lavadas". El fiscal señaló que si bien esta furgoneta pertenecía a la ex pareja de la joven, también era usada por otro de los acusados.

Amenazas previas

El investigador consultado confirmó que la joven "fue amenazada unos días antes" del crimen, cuando había ido a visitar a su familia en la provincia de Mendoza, de donde era oriunda. En esa oportunidad, la abuela de la joven embarazada escuchó una conversación telefónica entre su nieta y Hernández en la que éste le habría dicho: "Si volvés a Rincón te voy a matar, no vas a vivir ni un día más".

El homicidio fue descubierto la noche del 21 de julio, cuando los perros galgos de un vecino de Rincón de los Sauces encontraron un cuerpo carbonizado a la vera de la ruta 6. Ese mismo viernes, más temprano, la familia de la mujer denunció ante la policía local que la joven embarazada había desaparecido el día anterior.

La mujer estaba separada del padre de sus otros dos hijos, un ex boxeador profesional al que hacía tres años había denunciado por violencia de género y que fue condenado a una pena de prisión en suspenso.

El asesinato de Fernanda Pereyra generó conmoción en la comunidad neuquina.

En esta nota:
Te puede interesar