Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Neymar a PSG, una novela que dilata su capítulo final

Mientras van surgiendo informaciones que lo acercan al club francés, el brasileño juega al despiste con su silencio

Martes 01 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Neymar es el goledor de la pretemporada de Barcelona con tres tantos, viene de ser la imagen del club durante unos actos publicitarios en China y tiene un nuevo contrato de 26 millones de euros al año con la entidad catalana hasta 2021. Nada de esto, que podría interpretarse como una firme vinculación entre el brasileño y el equipo que lo recibió en 2013, alcanza para desestimar la posibilidad que surgió hace casi dos semanas y fue creciendo con el correr de los días: Neymar jugará en la temporada que está por comenzar en París Saint Germain, dispuesto a pagar la cláusula de rescisión por 222 millones de euros.

En la conducción de Barcelona hay un malestar creciente con un Neymar que se muestra enigmático y evasivo, sin confirmar si se va o se queda. El padre de Neymar, que además es su representante, les comunicó a algunos dirigentes que su hijo tiene dudas.

Esa incertidumbre del Nº 11 puede responder a la estrategia de ganar tiempo para que el abogado Marcos Motta, un experto en derecho deportivo internacional, estudie al detalle el contrato que le ofrece PSG, que le pagaría 30 millones de euros al año y una suculenta comisión a su padre. Del lado del brasileño se quiere evitar desprolijidades y mentiras como las que rodearon la transferencia de Santos a Barcelona, anunciada en cifras inferiores a las reales porque un porcentaje del pase pertenecía a empresas vinculadas con el padre de Neymar. Una operación que, en principio, se hacía por 57 millones de euros, terminó rondando los 90 cuando se descubrió el entramado real.

Cada día surge un rumor que lo acerca a PSG. El medio qatarí Al-Watan publicó que en la escala en Doha -de donde provienen los emires dueños de PSG- haría la revisión médica, en el mismo lugar al que acudió Ángel Di María cuando fue transferido desde Manchester United.

Además de la tentadora propuesta económica, Neymar también emigraría por razones futbolísticas. En el equipo de Unai Emery está llamado a ser el líder futbolístico, condición que en Barcelona es exclusiva de Lionel Messi. Cuatro años después de ser un fiel escudero del rosarino, Neymar aspira a tener en un club el mismo papel que cumple en el seleccionado brasileño: ser el referente en torno al cual se forma el resto del equipo. Ese desafío también podría potenciarlo para discutir el Balón de Oro que hace rato se reparten Messi y Cristiano Ronaldo. En Barcelona, a nivel colectivo, ya obtuvo todos los títulos posibles, y PSG lo espera para conquistar esa obsesión que es la Liga de Campeones.

En París no le faltan compatriotas que ya le avisaron que lo recibirán con los brazos abiertos. Están Thiago Silva, David Luiz, Marquinhos, Maxwell y Lucas Moura. Sus compañeros de Barcelona, con Messi, Luis Suárez y Piqué a la cabeza, en un primer momento intentaron convencerlo para que se quede, le dejaron en claro que lo consideran fundamental. Sin embargo, la falta de un corte al tema tendría un tanto hastiado al vestuario catalán, según informó el diario Sport. "Neymar podría haber dilatado mucho menos su decisión y no convertirla en un espectáculo público", es la queja de alguien del plantel que recogió el medio periodístico. Quien dio la cara fue Andrés Iniesta: "La única vía es que se pronuncie" (por Neymar).

Más allá de un explícito interés, París Saint Germain también tiene sus reservas por una operación que superaría largamente el récord de los 105 millones de euros que Manchester United le pagó a Juventus por Paul Pogba.La UEFA está dispuesta a controlar que se respete el Fair Play financiero en caso de concretarse la transferencia. Andrea Traverso, director ejecutivo de la UEFA, expresó a la agencia EFE: "PSG deberá demostrar que no tiene pérdidas por más de 30 millones de euros en un plazo de tres años. El potencial impacto de la contratación de Neymar tendría efectos sobre la economía del club durante varios años". En 2014, PSG ya fue sancionado con una multa de 60 millones de euros por vulnerar el Fair Play financiero. Una reincidencia podría acarrearle sanciones más duras, como la exclusión de las competencias europeas o limitarle la cantidad de jugadores inscriptos.

Por lo pronto, a expensas de lo que ocurra con Neymar, otros nombres importantes están dando vueltas en el mercado. Barcelona, se quede o no el brasileño, tiene decidido ir por Coutinho, el creativo media punta de Liverpool. Y si Neymar deja el hueco, Dybala o Mbappe están llamados a cubrirlo.

Mammana está ok

"Emanuel Mammana es jugador de Zenit", difundió el club ruso en Twitter. El zaguero, de 21 años, ex Lyon, se entrenará hoy con sus nuevos compañeros, entre los que están Sebastián Driussi y Leandro Paredes. El pase del defensor, que firmó un contrato por cinco años, fue sellado en 16 millones de euros. En Independiente estiman que Zenit también incorporará a Emiliano Rigoni.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas