Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Detuvieron a un sospechoso por el asesinato de un matrimonio chino en San Martín

Se trata de un carnicero que trabajaba en un local lindero; se lo acusa de haber matado a la pareja de comerciantes cuando las víctimas descubrieron que intentaba robarles dinero para pagar deudas que lo agobiaban

Martes 01 de agosto de 2017 • 16:57
SEGUIR
LA NACION
0

El doble homicidio de una pareja de supermercadistas chinos ocurrido el fin de semana pasado en la localidad de Villa Lynch no fue un crimen mafioso. Según fuentes de la investigación, se trató de un crimen en ocasión de robo. Es lo que revela el perfil del principal sospechoso de la masacre, que fue detenido hace pocas horas por efectivos de la policía bonaerense.

A partir de una investigación encarada por el fiscal de San Martín Favio Cardigonde, un grupo de policías allanó la casa del empleado de la carnicería situada al lado del supermercado en el que fueron asesinados los dos comerciantes chinos.

Allí, los investigadores apresaron al sospechoso y secuestraron el cuchillo que fue utilizado para cometer la masacre.

El crimen ocurrió el sábado a la noche en el establecimiento situado en la avenida Rodríguez Peña y Lamadrid, de Villa Lynch, partido de San Martín. Las víctimas, identificadas por fuentes policiales como Guo Zhenying y Yu Peihui, ambos de 51 años, no sólo trabajaban allí sino que residían en la parte trasera del inmueble con su hijo, mayor de edad.

Aunque, en principio, el hijo del matrimonio asesinado afirmó que no faltaba dinero del local, a medida que el comercio fue revisado los investigadores determinaron que el matrimonio tenía dinero guardado y repartido en varios lugares del establecimiento.

A partir de la reconstrucción realizada por los detectives judiciales se habría determinado que el sospechoso irrumpió en el local para apoderarse del dinero que guardaban sus vecinos, pero decidió matarlos cuando lo sorprendieron robando.

Según fuentes de la investigación, el sospechoso tendría varias deudas y decidió cometer el robo para obtener dinero con el fin de cancelar esas obligaciones contraídas.

También comprometen al detenido las grabaciones de las cámaras de seguridad del local. Si bien el sospechoso que aparece en las imágenes tiene barba, se determinó que el ahora imputado se afeitó en las últimas horas, poco antes de su aprehensión, según testigos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas