Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Europa sube el tono contra el régimen chavista y anticipa sanciones

España tomó la iniciativa de promover medidas selectivas contra las autoridades venezolanas, quienes según la jefa de la diplomacia europea dieron "un paso en la dirección equivocada"

Miércoles 02 de agosto de 2017
0
El diputado opositor Juan Mejías junto a los hijos de Antonio Ledezma
El diputado opositor Juan Mejías junto a los hijos de Antonio Ledezma. Foto: Ueslei Marcelino/Reuters

BRUSELAS.- Tras los pasos de Estados Unidos, la Unión Europea (UE) avanzó ayer hacia su propia batería de sanciones, mientras tronaban las críticas hacia el proceso constituyente que busca consolidar a Nicolás Maduro como "el dictador de un régimen maligno".

Maduro, a quien todos señalan como el gran artífice de los desastres del país, fue sancionado el lunes por el Departamento del Tesoro norteamericano y ayer quedó en la mira del bloque europeo gracias a España, que se comprometió a impulsar medidas contra los responsables de la crisis, los peces gordos del elenco chavista.

"He decidido ponerme en contacto" con la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, "para poner en marcha el proceso de adoptar medidas adicionales restrictivas", declaró el canciller español, Alfonso Dastis. España no busca medidas generales contra Venezuela que puedan afectar a la población, sino sanciones individuales selectivas y específicas contra "los responsables de la situación actual", explicó.

Dastis se hizo eco de lo que asoma como un consenso internacional, que apunta a presionar al régimen sin socavar todavía más la quebrantada economía del país, como sería la decisión de un embargo a las ventas petroleras, que representan el grueso de los ingresos nacionales.

Una medida tan drástica agravaría la crítica crisis humanitaria, según diplomáticos y analistas, con los ciudadanos más pobres en la primera línea de fuego de una población severamente castigada por la inflación, el desabastecimiento y la caída del poder adquisitivo.

El traslado a una prisión militar de Leopoldo López y Antonio Ledezma, los dos líderes opositores que cumplían prisión domiciliaria, reforzó los argumentos de los críticos del régimen, cuestionado por el proceso con el que quiere redondear con una nueva Constitución hecha a medida la concentración de poder en curso.

La UE condenó en Bruselas el encarcelamiento de López y Ledezma como "un paso en la dirección equivocada", según declaró a la prensa Catherine Ray, vocera de la jefa de la diplomacia Federica Mogherini.

"Pensamos que es claramente un paso en la dirección equivocada", dijo Ray, que pidió al régimen venezolano más información sobre la "confusa" situación de los dos líderes opositores, trasladados intempestivamente en horas de la madrugada, y llamó a Caracas "a trabajar en la construcción urgente de la confianza con miras a desescalar la tensión".

Mogherini, que dio plazo a Caracas hasta el día de la votación, el domingo pasado, para tomar medidas que restablezcan la confianza, está en contacto desde entonces con los representantes de los países del bloque para analizar una respuesta al régimen. Mientras España adelantaba la necesidad de aplicar sanciones, Italia se declaró, en palabras del primer ministro Paolo Gentiloni, "comprometida contra el riesgo de dictadura y guerra civil".

El canciller británico, Boris Johnson, advirtió por su parte que Maduro "se está comportando como un dictador de un régimen maligno" que "destruyó la economía venezolana, erosionó los derechos humanos y suma miles de presos".

La ONU y Amnistía expresaron idéntico malestar por la encarcelación de López y Ledezma, otro paso en la escalada de abusos contra los derechos y las garantías democráticos. "Insto al gobierno a liberar de inmediato a todas las personas detenidas por ejercer su derecho a la libertad de reunión pacífica, de asociación y de expresión", dijo al Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Raad al-Hussein. Pidió además una investigación "rápida, eficaz e independiente, con la plena cooperación del gobierno" de las diez muertes ocurridas en Venezuela durante el fin de semana.

"La administración de Maduro está enviando un mensaje aterrador a toda la gente en Venezuela: la disidencia no será tolerada en ninguna forma", afirmó por su parte la mexicana Erika Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional. A juicio de Guevara, Venezuela es un país "en punto de quiebre".

Agencias AFP, ANSA y Reuters

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas