Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Procesaron a un bombero por el crimen de un joven en Barracas

El miembro de la policía aseguró que había sido víctima de un robo

Miércoles 02 de agosto de 2017

Un bombero de la Policía de la Ciudad fue procesado con prisión preventiva por haber matado de un balazo a un joven al que acusó de intentar robarle junto con dos amigos, el 15 del mes pasado, en el barrio porteño de Barracas, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Adrián Gustavo Otero, de 45 años, quien, por orden del juez de Instrucción Osvaldo Rappa, seguirá preso por el crimen de Cristian Ramón Toledo Medina, de 25.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el magistrado dictó el procesamiento con prisión preventiva de Otero por el delito de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego y abuso de su condición de integrante de una fuerza de seguridad".

Además, el juez Rappa procesó al bombero por el mismo delito, pero en grado de "tentativa" en perjuicio de los dos jóvenes que se encontraban con la víctima, identificados como Carlos Gavilán, de 23 años, y Jorge Nadalich, de 24. Por su parte, el acusado declaró en su indagatoria que él disparó contra el automóvil en el que se movilizaban los tres jóvenes porque intento evitar que aquellos le robaran.

En tanto, el cura Lorenzo de Vedia, conocido como "el padre Toto" y párroco de la capilla Virgen de los Milagros de Caacupé, en la villa 21-24 de Barracas, ofició ayer frente al Palacio de Tribunales una misa por el joven asesinado.

El hecho investigado ocurrió el sábado 15 de julio último, a las 7.50, en el cruce de la avenida Vélez Sarsfield y Australia, en Barracas, donde Toledo Medina, de nacionalidad paraguaya, circulaba en un vehículo Alfa Romeo de diez años.

Según los voceros, la víctima iba acompañada por Gavilán y Nadalich, ambos residentes en la villa 21-24, a unas diez cuadras de distancia.

Según la versión del bombero Otero, en la mencionada esquina el conductor del Alfa Romeo descendió del auto y, con un trozo de piedra, comenzó a golpear el vidrio de la puerta delantera izquierda de su Renault Logan. Ante esta situación, y creyendo que se trataba de un intento de robo, Otero se identificó como oficial de Bomberos de la Policía de la Ciudad, tras lo cual disparó contra el vehículo de los supuestos agresores cuando éstos se marchaban.

Te puede interesar