Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hugo Mazzacane: "El TC conserva la tradición y tendrá vida por mucho tiempo"

El dirigente repasa los 80 años de la categoría, que festejará con la carrera de 1000 kilómetros

Miércoles 02 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Hugo Mazzacane, presidente de la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC)
Hugo Mazzacane, presidente de la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC). Foto: Archivo

Desde aquel Gran Premio original, puesto en marcha el 5 de agosto de 1937, el Turismo Carretera recorrió cientos de miles de kilómetros en rutas y pistas, de tierra, ripio, barro o asfalto, y llegó al borde de sus ocho décadas de historia popular. Ese aniversario se celebrará a lo grande, este fin de semana, con los 1000 Kilómetros en el autódromo porteño, una carrera en la que cada piloto compartirá su auto con uno o dos invitados. El presidente de la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC), Hugo Mazzacane, no duda de que la carrera "será un éxito", pero imagina "un día de mucha tensión".

-¿Qué representan estos 80 años de TC?

-Es un aniversario significativo, un cambio de década. Los 60 años fueron importantes, los 70 también, los 75, pero los 80 tienen más fuerza porque es el inicio del camino hacia los 100 años del TC. Faltan 20 años pero, como dice el tango, "veinte años no es nada" y seguramente quien tenga a cargo la conducción dentro de 20 años va a organizar un festejo realmente imponente de los 100 años.

-¿Ese TC del siglo será muy distinto al de ahora?

-Habrá cambios, pero me lo imagino siendo también la categoría madre del automovilismo argentino, la más popular, y a la que todos quieren acceder como siempre, no sólo pilotos, sino también equipos, técnicos, preparadores. Es lo que hemos venido pregonando: que sea una categoría a la que todos quieran llegar.

-Desde el arranque en 1937, el TC sufrió una metamorfosis completa: los autos son distintos, el desafío es distinto. ¿Se mantiene un espíritu TC?

-Sí, la tradición se conserva, sin duda. Esto tendrá vida por mucho tiempo. El TC tuvo momentos importantes, cuando salimos de la ruta, cuando quitamos a los acompañantes, pero eran situaciones que se veían venir.

-¿Estos 1000 Kilómetros recuperan de alguna manera la tradición del TC de las carreras largas, dónde la mecánica tiene una exigencia límite?

-Se recuperó el año pasado con los 500 Km de Olavarría, seguimos buscando otro límite. En la mesa se tiraron varias ideas, los 1000 Km, las 12 horas, otro dijo "vamos por las 24 Horas". Elegimos los 1000 Km, que es un gran desafío. La carrera de Olavarría fue realmente muy buena, mucha gente dudaba de la confiabilidad de los motores, de las gomas, de los frenos, y sin embargo llegaron más del 40 por ciento de los autos; la confiabilidad es aún mayor que un año atrás. La carrera va a ser un éxito. Luego habrá que reflexionar, sacar lo positivo, ver qué cosas no salieron bien, y después sentarnos a pensar con un año por delante para ver qué hacemos.

-¿No sería lo ideal, que el calendario tuviera dos o tres carreras de ese estilo, para unir este TC de hoy con la tradición del viejo TC?

-Esa es nuestra intención, pero para eso hay que correr esta carrera. Tenemos un precalendario para el año que viene, con tres o cuatro carreras quizás un poco más largas, diferentes. Después veremos de qué extensión,

-¿De dónde surgió la idea de que los 1000 Km sean un homenaje al público?

-El Turismo Carretera siempre fue acompañado por el público y nos parece que como esto es una fiesta, teníamos que invitarlo para que fuera un homenaje a quienes a lo largo de todos estos años vienen acompañándonos. El público es una parte importante del TC. Nosotros como dirigentes tenemos que cuidarlos, atenderlos todos los domingos. Me imagino un autódromo repleto, una gran carrera. Va a ser un día de mucha tensión, por lo menos es lo que a mí me va a pasar.

-¿Pero no está decreciendo la popularidad del automovilismo? Quizá la velocidad ya no impacta tanto en las nuevas generaciones como en décadas atrás...

-Creo que no. El automovilismo es, sin duda y muy lejos, el segundo deporte, no sólo en la Argentina, sino en el mundo. Si hablamos de velocidades, hay un límite. Para pasar de 200 km/h a 250 km/h de promedio tiene que haber mejores escenarios. Entre el '30 y el '50 fueron construyéndose caminos, modernizando los autos, y así se alcanzaban velocidades que, en esa época, impactaban en la gente. Para impactar hoy, un auto tiene que andar arriba de los 300 km/h. Pero en ese caso las posibilidades de accidentes son mayores. Un TC camina hoy 270, 275, 278 km/h, pero si usáramos los motores de la década del '80, con las libertades que tenían, andarían en 330, 340 km/h. Hay que adaptar el automovilismo que tenemos a los escenarios que tenemos.

-¿La gente sigue viendo como héroes a los pilotos?

-Sí, sin duda. Manejar, manejamos todos, pero después hay que andar rápido en el circuito. Tienen el mismo coraje que los que iban a correr a la ruta. Uno cuando es joven minimiza el riesgo: los pilotos de hoy correrían sin problemas en la ruta, aunque los peligros fueran mayores.

-¿Quiénes fueron los grandes pilotos de estos 80 años?

-Muchos, muchos. El automovilismo argentino siempre ha dado grandes corredores, y si la situación económica fuera diferente, la Argentina tendría hoy uno o dos pilotos en la Fórmula 1.

-Es difícil ignorar a un Juan Gálvez.

-Fue mi ídolo, un gran piloto, un gran mecánico, un gran estratego, pero su hermano Oscar no le iba a la zaga. Tampoco nos olvidemos de que Juan Manuel Fangio sale campeón de TC en 1940 y 1941 y después va a Europa a triunfar de la manera en que lo hizo. Roberto Mouras estaba en ese nivel, con sus condiciones innatas hacía todo de manera muy sencilla. Y hoy hay pilotos que son brillantes.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas