Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Brasil: gritos, cruces y hasta valijas con dinero en una sesión clave en Diputados para el futuro de Temer

Aunque el oficialismo está confiado en que tiene suficientes votos para bloquear la demanda y preservar al presidente en su cargo, la gran duda es si la oposición dará quórum para que la votación ocurra hoy

Miércoles 02 de agosto de 2017 • 12:36
SEGUIR
LA NACION
0

BRASILIA.- En medio de gritos, acusaciones cruzadas, demostraciones de lealtad y protestas con valijas de dinero con el rostro del presidente Michel Temer , la Cámara de Diputados de Brasil comenzó esta mañana el debate para aceptar o rechazar la denuncia por corrupción contra el mandatario, que podría sacarlo del poder .

Seguro de su victoria en esta votación, la base aliada encabezada por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), ocupó sus bancas desde temprano para dar inicio a la sesión de análisis de la demanda, presentada el mes pasado por la Procuraduría General de la República tras el escándalo de sobornos del frigorífico JBS. La gran duda es si a lo largo del día habrá quórum suficiente como para que la votación ocurra.

Así como se requiere del apoyo de dos tercios -342 de un total 513 diputados- para que la denuncia se apruebe, Temer sea apartado de su cargo por hasta 180 días y juzgado por el Supremo Tribunal Federal, es necesaria la misma proporción de legisladores presentes en la Cámara para que la votación efectivamente se realice.

Y los representantes de la oposición, liderada por el Partido de los Trabajadores (PT), se negaban a tomar sus asientos a sabiendas de que no cuentan con los votos suficientes hoy para aprobar la demanda. Sólo ingresaron en conjunto para protagonizar un acto de protesta, cargando una valija desbordada de dinero falso, con la imagen de Temer, y a los gritos de "¡Fuera, Temer!" y "¡Corrupto!".

Brasil: la Cámara de Diputados debate la denuncia por corrupción contra Temer
Brasil: la Cámara de Diputados debate la denuncia por corrupción contra Temer. Foto: AP / Eraldo Peres

La manifestación hacía referencia a los sobornos que, según el procurador general Rodrigo Janot, un asesor del presidente habría recibido de los dueños de JBS, los hermanos Joesley y Wesley Batista. Como base de la denuncia contra el mandatario, Janot presentó la grabación que Joesley Batista había hecho clandestinamente de una conversación con Temer en marzo de este año, en la que el presidente parecía dar su aval para el pago de las coimas a políticos del PMDB.

"Prepararon la grabación sin autorización legal, clandestina, subterránea, para recoger pruebas de apenas insinuaciones", señaló el abogado de Temer, Antonio Mariz, al exponer la estrategia de la defensa de desacreditar el fundamento de la acción penal contra el presidente. De pie, los diputados oficialistas aplaudían su postura.

El fervor de la base aliada se tradujo en algunas actitudes exageradas. Como la del diputado Wladimir Costa, del partido Solidaridad -socio del PMDB-, quien exhibía un tatuaje que se había hecho en su brazo con la bandera de Brasil y el nombre de Temer por debajo. "Es mi forma de mostrar mi firme lealtad al presidente", dijo a la prensa, aunque expertos tatuadores luego advirtieron que se trataría de un dibujo hecho con henna, que sería fácilmente borrado con agua y jabón.

Más allá de los méritos de la denuncia contra Temer, el diputado Paulo Abi-Ackel, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB, también aliado al gobierno, pero dividido en sus filas), resaltó que Brasil atraviesa un "momento crítico" en su recuperación económica de la recesión. Y dejó claro que, el juicio político que la Cámara debe considerar es que sacar al presidente de su cargo generaría más incertidumbre, sobre todo después del proceso de impeachment que el año pasado destituyó a la presidenta Dilma Rousseff (PT).

"El país está levantándose de la depresión que lo afligía. Es necesario reconocer cambios positivos que el nuevo gobierno hizo en la economía", dijo Abi-Ackel, quien fue relator de la demanda en la comisión de Constitución y Justicia de la Cámara antes de que pasara al plenario.

La preocupación del Palacio del Planalto es que la votación en Diputados se demore o atrase varios días, escenario que debilitaría al gobierno y permitiría nuevos "hechos políticos". El gran temor es que, entre medio, la Procuraduría General de la República presente nuevas denuncias por intento de obstrucción de la Justicia y asociación ilícita contra el presidente, por haber buscado comprar el silencio de posibles delatores con los sobornos de JBS. El entorno de Temer cree que hoy tiene fuerza suficiente para enterrar una denuncia, pero que quedaría muy desgastado si debe combatir tres demandas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas