Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Londres y sus diferencias con Río 2016: el legado de los Juegos Olímpicos y por qué no tiene "elefantes blancos"

Este viernes comienza el Mundial de atletismo, donde se retirará Bolt; el boom inmobiliario que hubo y cómo se le saca provecho a las obras

Jueves 03 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
La estampa del estadio Queen Elizabeth Olympic Park, en Londres, listo para recibir el Mundial de atletismo
La estampa del estadio Queen Elizabeth Olympic Park, en Londres, listo para recibir el Mundial de atletismo. Foto: AP

LONDRES.- Si Barcelona fue el modelo a seguir en cuanto a repercusión urbanística, y Pekín fue un intermedio en el cual se marcaron como positivas las mejoras en infraestructura y transporte, pero quedaron en el debe varias instalaciones, Londres redescubrió Stratford en 2012. Transformó a un barrio industrial, confinado en el este de la capital británica, en un sector que es el paradigma del boom inmobiliario. Londres triunfó donde otros Juegos, como los de Río de Janeiro, fallaron. Fue una cita sin "elefantes blancos" y con nueva vida en sectores postergados. Aunque todas las sedes levantan la bandera del legado, pocas ciudades pudieron -y supieron- adaptar los espacios olímpicos a la vida urbana. Desde mañana, y por nueve días, el Queen Elizabeth Olympic Park recibirá a atletas de 202 países para el Mundial de Atletismo, la cita que marcará la despedida de Usain Bolt. La única preocupación en el parque pasa por el clima, aunque la lluvia promete tomarse una pausa durante el fin de semana. El adiós de Bolt completa el line-up de un verano con Guns N' Roses, Robbie Williams, la World League de hockey, el fan fest de Wimbledon y el Mundial de Paratletismo. El viejo parque olímpico ahora es un gran sector verde multiuso. El barrio obrero ahora huele a Starbucks.

El estadio Olímpico, donde todos esperan por Bolt, se hizo futbolero: desde el año pasado, West Ham se transformó en su inquilino de lujo. El alquiler por temporada es de 2.5 millones de libras, más los gastos por mejoras que realice el club en el estadio. Aunque hay una cláusula clave: nunca se podrá tocar la pista de atletismo. De esta manera, la ciudad resguardó su patrimonio y potenció uno de los escenarios de los Juegos de 2012. El Aquatics Centre, a orillas del Wateworks River, es ahora un complejo público, con tarifas populares que parten desde las 4.95 libras por día. Se utilizan las piscinas de 25 y 50 metros para clases para principiantes, entrenamientos para avanzados y hasta para sesiones de gimnasia acuática. El velódromo y las canchas de hockey también se reinventaron para el público juvenil. El Copper Box Arena fue reacondicionado y se utiliza como centro de preparación física, con clases de gimnasia, pilates, zumba y boxfit. Otras sedes olímpicas fueron armadas en carpas desmontables, por lo que pasaron a mejor vida después del verano de 2012 y no significaron una carga para Londres.

Caminar desde la estación Stratford International hasta el London Stadium lleva poco más de 15 minutos. Un recorrido que deja ver cómo la Villa Olímpica pasó a ser el barrio residencial East Village, con 2800 viviendas, y cómo a metros se levanta el International Quarter, con edificios de oficinas. La zona se completa con tiendas de las principales marcas de ropa, cafés, tours en bote, parques infantiles y mucho verde. Empresas, universidades y estudios de danza se mudan al este. Mientras el deporte sigue siendo el motor del crecimiento y la atracción para los turistas que llegan a esta parte de la ciudad. Signos de una transformación olímpica que se puso en marcha hace cinco años.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas