Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Unos 20 barrabravas de San Telmo irrumpieron en una asamblea y amenazaron al presidente, que decidió renunciar

Fernando Leiro anunció que dejará la conducción tras este episodio protagonizado por personas que exigieron la vuelta al club de Fabián Lovato, una persona vinculada a Chiqui Tapia

Viernes 04 de agosto de 2017
0
Fabián Leiro, presidente de San Telmo
Fabián Leiro, presidente de San Telmo. Foto: LA NACION

Entre "15 y 20" barrabravas de San Telmo irrumpieron ayer en una asamblea que se realizaba en la sede del club para renovar autoridades y hasta amenazaron con armas al presidente de la institución, Fernando Leiro, quien afirmó que renunciará tras este episodio de violencia.

El incidente ocurrió anoche en la sede ubicada en Perú 1366, donde los violentos exigieron que el ex vicepresidente Fabián Lovato, allegado al titular de la AFA, Claudio "Chiqui" Tapia, fuera incluido en la nueva comisión directiva. "A Lovato no lo quiere nadie en el club. Hace dos años que sólo cosecha enemigos", le contó a LA NACION el presidente de San Telmo.

La asamblea debía tratar la continuidad de Lovato en el club -actual vicepresidente segundo- pero no llegó a nada. El dirigente estaba adentro de la sede cuando irrumpieron los barras. "Habíamos hablado con él, sabía que no iba a seguir. Pero necesita el cargo para entrar a la AFA", agregó el presidente de San Telmo.

Leiro advirtió que se va a "retirar del club" porque "no tiene los elementos para contrarrestar" estos hechos de violencia, al tiempo que señaló que no hizo la denuncia policial por temor a represalias.

"Eramos casi 100 personas hasta que aparecieron 15 o 20 matones. Son caras que se conocen de la cancha", contó el presidente a LA NACION.

Los violentos exigieron la vuelta al club de Lovato, vinculado a Tapia
Los violentos exigieron la vuelta al club de Lovato, vinculado a Tapia.

Según relató, estas personas fueron directamente a amenazarlos con armas tanto a él como al dirigente Carlos Ríos. "Son amenazas que no se concretan", dijo. Además Leiro indicó que fue Lovato el responsable de "armar toda esta movida" violenta.

"Se lo excluyó por razones operacionales porque este señor Lovato no viene por el club y tiene muy mala relación con la mayoría de la gente y se está dedicando exclusivamente a la AFA", explicó Leiro, quien además sostuvo que nadie de la Asociación del Fútbol Argentino se comunicó hasta ahora con él tras el hecho.

Consultado sobre por qué no hizo la denuncia policial tras ser amenazado con armas de fuego, respondió que tiene temor a represalias: "Esta gente sabe donde uno vive, donde uno trabaja". "Yo ya tengo decidido que esto no es para mí. A mí me llamaron hace seis, siete años para colaborar con el club porque estaba en una mala situación, pero mi vida va por otro lado, no va por estos lados", sentenció.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas