Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ser despedido por Messi a lo campeón no tiene precio

Jueves 03 de agosto de 2017
0

Cuando contrataron a Neymar, Johan Cruyff, que aun con algunos detractores nunca dejó de ser la voz de la conciencia de Barcelona, alertó que no era buena idea “juntar a dos gallos en el mismo gallinero”. Lo decía por la incompatibilidad que podría surgir entre el brasileño y Lionel Messi. La predicción no fue un acierto, ya que ambos congeniaron futbolísticamente, ganaron todos los títulos posibles y Neymar siempre fue diplomático y halagador del reinado de Leo para evitar cualquier choque de egos y vanidades.

Ante la evidencia de que Messi se quedará a vivir con la camiseta Nº 10 de Barcelona, Neymar cree que es el momento de terminar con las reverencias hacia un tercero para que él sea el destinatario de las lisonjas, como ocurre cuando juega para Brasil. Es cierto que el fondo de su decisión no es exclusivamente filosófico, ya que en Francia se hará mucho más multimillonario de lo que ya es. Está visto que a la familia Neymar, padre-representante e hijo, le gusta tanto el dinero como jugar a la pelota, como quedó demostrado en los enjuagues de cifras en su transferencia de Santos a Barcelona. Ahora todo es tan claro como alucinante gracias a una cláusula de rescisión que no admite regateos ni dibujos: 222 millones de euros.

Quizá esta salida tan mercantilizada no le garantice el cariño eterno de los hinchas de Barcelona. Pero Neymar considera que no haber importunado a Messi en cuatro años y que éste lo despida cálidamente en Instagram con un video y el mensaje “fue un placer”, es una salida a lo campeón.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas