Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El caso del joven arrojado desde una camioneta está ligado a las drogas

La víctima había sido arrestada en marzo con 14 dosis de éxtasis; en su casa encontraron, ahora, más pastillas ilegales

Jueves 03 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION

Osvaldo Martín Rodríguez, el joven de 24 años que fue arrojado desde una camioneta en movimiento y malherido después de recibir seis puñaladas, en Flores, habría estado vinculado al comercio de estupefacientes y su muerte, precisamente, tendría relación con las drogas.

Esa es la principal hipótesis de los detectives policiales y judiciales que investigan el homicidio ocurrido el domingo pasado en Donato Álvarez y Aranguren. En un allanamiento hecho en las últimas horas en el departamento donde vivía la víctima, a la vuelta de la escena del crimen, personal de la Policía de la Ciudad secuestró varias dosis de éxtasis.

Fuentes oficiales afirmaron LA NACION que en marzo pasado Rodríguez había sido detenido en Palermo con 14 pastillas de esa droga en su poder. Hasta ese momento no tenía antecedentes penales, según la respuesta que envió el Registro Nacional de Reincidencia al fiscal Martín Nicklison.

"Se sospecha que Rodríguez era un «transa» [vendedor de drogas]. La principal hipótesis es que su homicidio está vinculado con el negocio de los estupefacientes", afirmaron a LA NACION calificadas fuentes con acceso al expediente.

Desde el principio, los investigadores descartaron la hipótesis de un homicidio en ocasión de robo. La víctima tenía consigo todas sus pertenencias: el teléfono celular y la billetera con dinero.

Rodríguez fue arrojado desde una Renault Kangoo blanca en Aranguren entre Donato Álvarez y Calcena, a la vuelta de la plaza del Ángel Gris. Cuando cayó al asfalto aún estaba con vida. Murió antes de que llegara la ambulancia del SAME. Un médico de la Unidad Criminalística Móvil (UCM) de la Policía de la Ciudad encontró en el cuerpo de Rodríguez seis heridas de arma blanca distribuidas en el tórax, la cadera y el muslo.

Si bien en la documentación personal de Rodríguez figuraba que vivía en Lafuente al 1500, cerca del cementerio de Flores, en realidad residía en un departamento sobre Donato Álvarez, a la vuelta de donde fue arrojado.

Todo indica que Rodríguez se subió al vehículo utilitario por su propia voluntad y que hubo una discusión dentro de la Kangoo. Los investigadores intentan determinar si el conductor de la camioneta era un cliente o un proveedor de la víctima.

Peritos informáticos comenzaron a analizar el teléfono celular de la víctima para intentar averiguar si quedó registrado el contacto de la persona con la que se citó. A pesar de que la secuencia previa a que Rodríguez fuera arrojado desde la camioneta fue registrada por una cámara de seguridad, en las imágenes no se logra identificar la chapa patente del vehículo.

El homicidio ocurrió poco después de las 21.30 del domingo pasado. Varios vecinos de la zona cercana a la plaza del Ángel Gris se alarmaron por una pelea que se desarrollaba dentro de una camioneta utilitaria en Donato Álvarez al 400. Cuando llegó la policía se supo que, a la vuelta, sobre Aranguren al 1800, un hombre agonizaba; era el final de Rodríguez.

Te puede interesar