Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Neymar: una montaña de dinero francés y enojo catalán

El pase a PSG por ? 222 millones (US$ 263 millones), récord mundial, causó furia en Barcelona: lo tratan de traidor; apoyo de Messi

Jueves 03 de agosto de 2017

BARCELONA.- Neymar llegó aquí el martes a la noche. Venía de China, donde había realizado acciones publicitarias para Barça. Sea lo que haya hecho en Oriente, el brasileño no pudo poner tan en cartelera al club español como a la mañana siguiente, cuando pasó media hora por la ciudad deportiva, saludó a sus compañeros y oficializó lo que el mundo culé temía: que se iba de Barcelona.No lo explicitó, pero todos sabían a dónde: Paris Saint-Germain.

"El jugador ha explicado su decisión de marcharse de Barcelona. El club se remite a su cláusula de rescisión que es de 222 millones de euros y que tiene que ser abonada en su totalidad". Un comunicado frío para un estado de ánimo caliente en la entidad azulgrana, que lejos de alegrarse por embolsar la cifra más alta de la historia por una transferencia futbolística -más del doble que la segunda-, quedó dolida y enfadada por lo que no calificó como "traición" pero sintió como tal.

El pase a PSG por ? 222 millones (US$ 263 millones), récord mundial, causó furia en Barcelona: lo tratan de traidor; apoyo de Messi
El pase a PSG por ? 222 millones (US$ 263 millones), récord mundial, causó furia en Barcelona: lo tratan de traidor; apoyo de Messi. Foto: AFP

No lo vivió así, por cierto, Lionel Messi. "Fue un placer enorme haber compartido todos estos años con vos, amigo @neymarjr. Te deseo mucha suerte en esta nueva etapa de tu vida. Nos vemos Tkm", le escribió el rosarino en las redes sociales. Neymar devolvió la gentileza: "Gracias hermano .. Te echaré de menos tio !", le contestó su compañero de la implacable delantera MSN.

El otro miembro del tridente, Luis Suárez, había hecho su parte para retenerlo en el plantel, pero nada alcanzó ante la catarata de euros venidos de Francia, o más bien, de Qatar, y ante las sugerencias del entorno de Ney de que, a sus 25 años, ya se convirtiera en patrón, de que dejara de estar a la sombra de Messi.

Con su partida, el atacante deja en Cataluña una estela de 105 goles y 80 asistencias en 186 partidos. Y una colección de conquistas: la Champions League, dos veces la liga española, tres la Copa del Rey, el Mundial de Clubes, la Supercopa de Europa y dos veces la Supercopa de España.

No por nada Barça le abonaba 16.000.000 de euros por año. Poco. Si se lo compara con lo que cobraría en París, claro: unos 30.000.000 (100.000.000 menos 69% de impuestos). Como para terminar de convencerlo, el club francés le pagaría unos 100.000.000 de prima. Y para su papá, intermediario en el pase, habría entre 40.000.000 y 100.000.000, según calculan los medios. Con semejantes números parece actualizarse ese tatuaje "Tudo Passa" que Neymar se estampó en el cuello.

Su salida es aun más controvertida que su llegada a Barcelona. En 2017 se le critica la infidelidad deportiva; en 2013 los cuestionamientos fueron más graves: intervino la justicia para dilucidar si la transferencia había sido por los poco creíbles 57.000.000 que alegaba el entonces presidente Sandro Rossell -más una comisión de 40.000.000 para el padre-. La cifra que trepó a por lo menos 83.300.000 cuando un juez investigó.

Otra cosa que Ney deja en Barcelona es un contrato inconcluso. En octubre último había firmado una extensión hasta 2021 y la entidad le había prometido 26.000.000 como prima de fichaje, una suerte de premio. Ahora, con las relaciones rotas, la dirigencia no piensa darle un centavo, sino cobrar hasta el último de esos 222.000.000 récord (268.600.000 con el 21% de IVA).

El club español retiró gigantografías y publicidades que incluían la imagen del brasileño. Algunos hinchas reaccionaron duramente. Uno publicó en Twitter un video en el que incendiaba una camiseta culé Nº 11. Otro trata de "traidor" a Neymar en una pegatina en un poste y rodea una foto de él con signos "$". El diario Sport tituló "Hasta nunca". Pero el disgusto traspasó la ciudad condal y se extendió a la liga española, cuyo presidente, Javier Tebas, acusó a PSG de no jugar limpiamente en lo financiero, algo que señaló también el titular de Barça, Josep Maria Bartomeu. Incluso se cree que la UEFA hará una investigación por el pase.

Pero lo que de un lado de los Pirineos es enojo, del otro empieza a ser afecto. Javier Pastore ya propuso ceder el Nº 10 al futuro refuerzo. "Quiero ofrecerle mi camiseta a Neymar como acto de bienvenida. Quiero que se sienta cómodo y feliz desde el primer día. Quiero darle todo el soporte que necesite para que todos juntos podamos ganar la Champions", manifestó el cordobés.

Eso, la Orejona, es el objetivo de PSG desde hace años. En 2016 se le frustró con un lapidario 1-6 en el Camp Nou, asestado por una figura descollante aquel día con sus dos goles: Neymar. Pues ya no lo sufrirá.

Una obsesión

El PSG es propiedad qatarí desde hace seis años

En 2011, el grupo inversor Qatar Investment Authority compró el 70 por ciento del París Saint Germain en 50 millones de euros, y en 2012 se hizo del total del paquete accionario. La compra l a impulsó el entonces presidente de Francia, Nicolás Sarkozy. En esa temporada gastó 108 millones de euros en nuevos jugadores, pero el equipo solo fue subcampeón de Liga.

Neymar es parte del plan para ganar la Champions

El presidente del PSG es el ex tenista qatarí Nasser Al-Khelaifi, titular de la federación de tenis de su país, de la cadena BeiN Sports y uno de los cien hombres más ricos del mundo. No sabía hablar francés cuando asumió la conducción del club. Su obsesión es la Champions League. El club posee un modesto historial internacional, con una Recopa Europea (1996) y un trofeo Intertoto (2001)

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.