Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mundial de Atletismo. La videoteca de Usain Bolt: historias que valen la pena conocer antes del adiós

La vida del atleta jamaiquino más importante en la historia de su país mereció numerosos documentales, libros y textos

Viernes 04 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
"Buscando a Bolt", el último documental de ESPN
"Buscando a Bolt", el último documental de ESPN. Foto: Captura TV

LONDRES.- Es la historia de un velocista que sólo necesitó de un puñado de carreras para presentarse en Pekín y reescribir la historia del atletismo. La de un jamaiquino con una altura lejos del estereotipo de los sprinters que pasó de semidesconocido a estrella mundial en sólo 9.69 segundos. Es agosto de 2017 y en el Parque Olímpico de Londres todos hablan de Usain Bolt, pero pocos sabían quién era el joven de 21 años que se tomó un vuelo Londres-Pekín en agosto de 2008 y no paraba de masticar chicle. Su metro noventa y cinco no estaba a tono con el asiento que le había tocado. Nadie le pidió un autógrafo. Y hasta una azafata se sorprendió cuando le dijeron que volaba con el hombre más rápido del mundo. Etiqueta que se había ganado en mayo de ese año, cuando corrió los 100 metros en 9.76 (Kingston) y 9.72 (Nueva York). Un aviso que pocos tomaron en cuenta. "¿Eres Bolt?", escribió el periodista español Santiago Segurola el 3 de agosto, días antes de verlo volar sobre el Nido del Pájaro. El texto, disponible en el archivo online del diario Marca, es la crónica anticipada. El Bolt antes de Bolt. "Emergió entre los últimos del pasaje que abandonaron el avión. A la salida esperaba un reducido número de periodistas de la televisión y agencias oficiales. Estaban nerviosos porque tenían que obtener imágenes de un famoso al que no conocían. Bolt había viajado con su entrenador Glen Mills y cuatro acompañantes del equipo jamaiquino. Algunos emergieron del avión antes que él. "¿Es él, es él?, ¿eres Bolt?", preguntaban angustiados. Se lo preguntaban a cualquiera de los caribeños", relató Segurola sobre el héroe anónimo.

Su vida cambió después de ese golpe de efecto en China. Y será leyenda tras la posta 4x100 del Mundial de Londres. Habrá un antes y después de Bolt. Por eso, todos tratan de identificar de dónde salió, cómo podrían clonarlo. Se habla de él, se escuchan historias sobre él. De 2008 a la fecha se multiplicaron los documentales, los libros, los textos. Todos tratan de explicar lo inexplicable. "¿Por qué son los reyes de la velocidad?", se preguntan en "Buscando a Bolt", el último capítulo de la serie de documentales Destino Confidencial (ESPN). Una visita a la mayor fábrica de velocistas del planeta que incluye un recorrido por la escuela primaria Waldensia de Sherwood Content, un pequeño -y áspero- pueblo al norte de Kingston, y diálogos con maestras, entrenadores, investigadores, jóvenes promesas, atletas de élite y fanáticos. En una secuencia, una maestra muestra una foto de Paul Bogle. Todos los alumnos saben quién es. Es el héroe nacional, el hombre que peleó por la igualdad de derechos y por un país sin esclavitud. Pero la docente le suma otra pregunta: "¿Hay alguna otra persona a la que hoy consideren un héroe?". Todos gritan por Bolt. "¿Y qué hace Usain Bolt para ser héroe nacional?", cuestiona. Nadie duda: "Es el hombre más rápido del mundo".

"Es el héroe. Es la gloria. Nos hace sentirnos bien jamaiquinos. Creemos en él. Es extraordinario", lanza un fanático en las calles de Kingston. Otro se ilusiona: "No puedo ser pesimista, antes de Bolt ya existían otros grandes velocistas. Si encontrás una fórmula ganadora, la tenés que mantener. Diez Bolt, veinte Bolt, es más que posible". Pero en la calle, entre grafitis que dicen "Gun shots" ("Disparos de armas"), muchos otros piensan que la escuela es otra, lejos de las pistas. "Cuando éramos chicos nos paraba la policía y teníamos que correr más rápido que una bala. Los jamaiquinos huyen de los disparos", dicen.

cerrar

Bolt no tiene miedo. No lo conoce. "Soy muy competitivo. Por eso algunas veces me golpeaba el pecho o miraba a los rivales que decían que iban a vencerme y me llevaba un dedo a la boca. Puedo verles el miedo en su rostro", relata en "I am Bolt", el documental oficial que se estrenó el año pasado y que esta semana se difundió en la TV británica. Sus objetivos son siempre a gran escala. Después de mejorar su técnica y de sumar a Mills ("El hombre que me cuida y me prepara para llegar de la mejor forma a las carreras más imporantes"), siempre fue por más. "Hacer lo que nunca nadie hizo antes". Esa es su meta.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas