Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Islamofobia en Francia: la echaron de una pileta por usar burkini y le pidieron que pague la desinfección

El dueño de un complejo reclama a una mujer musulmana que abone más de 500 dólares por los daños causados

Jueves 03 de agosto de 2017 • 12:43
La echaron de una pileta por usar burkini y le piden que pague la desinfección
La echaron de una pileta por usar burkini y le piden que pague la desinfección. Foto: DPA

En Francia , la islamofobia llegó a un punto algo insólito: en el sur del país, el dueño de una pileta reclama a una mujer musulmana que se bañó es sus aguas en burkini, el atuendo que por religión visten como traje de baño, que pague la desinfección del lugar.

De acuerdo a lo publicado por el diario El País, el propietario del local en La Ciotat, localidad cerca de Marsella, hizo esta increíble demanda luego de que la mujer se hospedara junto a su esposo y sus hijos durante una semana.

El reclamo del dueño llegó al segundo día en que la mujer disfrutaba de la pileta vestida con esta prenda islámica, que cubre el cabello y el cuerpo, salvo los pies, las manos y la cara. Esa tarde, el vigilante del lugar se le acercó y le pidió que saliera del agua porque los demás huéspedes del espacio habían denunciado que una mujer se había bañado vestida.

La echaron de una pileta por usar burkini y le piden que pague la desinfección
La echaron de una pileta por usar burkini y le piden que pague la desinfección. Foto: DPA

"Me quedé sin habla porque nadie me había llamado la atención ni dicho nada", aseguró la mujer, que contó que el propietario le prohibió bañarse el resto de su estancia y quiso además que pagara por los gastos de vaciado y desinfección completa de la pileta, más una compensación económica porque por su culpa la piscina iba a quedar inhabilitada por dos días.

La fianza que le reclamaron fue de más de 500 dólares.

Esta no es la primera vez que Francia protagoniza una polémica por el burkini. A mitad del año pasado, varias localidades costeras de la Costa Azul prohibieron el uso de esta prenda en sus playas, en medio de la escalada de tensión por los atentados perpetrados por el grupo extremista Estado Islámico .

El Consejo de Estado francés anuló esa prohibición pero abrió un debate que dividió al gobierno.

En esta nota:
Te puede interesar