Del fracaso al éxito: cómo fueron los inicios de Instagram, Twitter y YouTube

Una aplicación de geolocalización, un servicio de mensajería por SMS y un sitio de citas fueron los comienzos desconocidos de las plataformas on line más utilizadas en todo el mundo

Viernes 04 de agosto de 201700:30

Son muchos los ejemplos de firmas que comienzan con una idea y luego se transforman en un proyecto completamente diferente y exitoso. En estos casos, la clave estuvo en el giro que tuvieron que adoptar sus ejecutivos, pivotear en la jerga de los emprendedores, una decisión que no sólo les permitió sobrevivir, sino que lograron convertirse en plataformas digitales utilizadas por millones de personas en todo el mundo.

Cuando Instagram quería ser como Foursquare

Burbn, una app de geolocalización y calificaciones, fue la primera idea que tuvo Kevin Systrom antes de crear Instagram. Su funcionamiento era muy parecido a Foursquare, pero no logró llamar la atención de los usuarios.

Junto al programador Mike Krieger descubrieron que los pocos usuarios usaban Burbn para compartir fotos de sus lugares preferidos. Siendo un gran aficionado a la fotografía, Systrom vio con buenos ojos transformar a Burbn en una aplicación para publicar retratos digitales con filtros especiales. Debutó en la tienda App Store de Apple en 2010, evolucionó en sendas versiones para Android y Windows Phone y permitió la publicación de videos.

Instagram fue adquirida por Facebook por 1000 millones de dólares en 2012 y no detuvo su crecimiento: ahora cuenta con 700 millones de usuarios en todo el mundo.

Del blog a los 140 caracteres

El éxito había acompañado a Evan Williams, que había creado Blogger, la exitosa plataforma de blogs adquirida por Google en 2003 que permitió que las personas de a pie pudieran tener su propio espacio para publicar lo que tenían ganas de decir en Internet de forma simple. Así fue que al año siguiente Williams intentó replicar esta idea con las pistas de audio en Odeo, un sitio de podcast. Era una idea llamativa para esa época, pero tuvo un duro competidor cuando Apple, gran dominador del segmento delos reproductores multimedia con el iPod, incorporó la función de podcast en 2005.

Williams comenzó a perder el entusiasmo y solicitó nuevas ideas a su equipo. Allí, Jack Dorsey, el actual CEO de Twitter, propuso una forma sencilla de enviar mensajes de forma rápida y simple mediante un sistema basado en los SMS. Dorsey junto a Biz Stone crearon un prototipo en dos semanas y así fue como nació Twitter: como una función adicional de una plataforma que poco a poco estaba perdiendo interés y usuarios.

"Es como un helado: no muy útil pero algo gracioso para la familia y los amigos cuando no están en el mismo lugar", dijo Williams sobre el servicio de publicación de contenidos en 140 caracteres.

Este fue el primer contenido publicado en Twitter

Citas y un video en el zoológico

YouTube fue fundada por Chad Hurley, Steve Chen y Jawed Karim en 2005, ex empleados de PayPal.

Sus comienzos estaban ligados al video on line, pero no de la forma que muchos se imaginan: como un sitio de citas. En sus primeras semanas de vida la plataforma permitió a los visitantes la oportunidad de crear una presentación personal con una webcam para poder conocer a otras personas.

Como una especie de Tinder en video, cada una de las presentaciones aparecía de forma aleatoria, una modalidad que no atrajo demasiados usuarios en 2005. Ante este panorama, los creadores deciden abrir la plataforma para que se puedan publicar todo tipo de producciones.

De esta forma, el primer video publicado en YouTube mostró a uno de los cofundadores, Jawed Karim, en un paseo en el zoológico. A la fecha, el contenido cuenta con más de 40 millones de reproducciones, una cifra menor si se tiene en cuenta que los clips más vistos en toda la historia de la plataforma cuentan como Gangnam Style o Despacito cuenta con más de 2800 millones de reproducciones cada uno.

Tras reconvertirse como un espacio para videos personales, YouTube fue adquirida por Google en 2006 por 1650 millones de dólares.

En esta nota:
Ver comentarios
Ir a la nota original