Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cucuza Castiello, la voz que une a Fito Páez y Aníbal Troilo

Viernes 04 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Castiello, cantor de Villa Urquiza, formado en el tango y el rock
Castiello, cantor de Villa Urquiza, formado en el tango y el rock. Foto: Victoria Gesualdi / AFV

Lo del tango es una idea que te toca aunque no quieras." La frase, escrita por Fito Páez en "Carabelas de la nada", de su disco Ciudad de pobres corazones (1987), hablaba de una generación que creció en el rock y renegaba del tango de sus mayores. Sin embargo, mucho tiempo antes, el legendario bandoneonista Aníbal Troilo había vaticinado: "El tango te espera". Cucuza Castiello, uno de los cantores más auténticos y referente de la nueva generación, no eligió ese tango rockero al azar para incluirlo en su nuevo disco Cucuza Tango Bardo. La canción de Páez está interpretada con un sentimiento barrial y un signo trágico que le imprime a ese tango el espíritu de continuidad que unifica al rosarino con Troilo como parte de un mismo gen cultural y urbano.

La voz de Villa Urquiza, conocida en el ambiente por crear toda una liturgia social alrededor de sus conciertos íntimos en el bar El Faro, juega en su nuevo álbum con esa idea de un tango que te llega, te emociona, te hiere ("tango que me hiciste mal y sin embargo te quiero") y que te toca, aunque no quieras.

Para su nuevo disco, Cucuza Castiello se reunió con el Cuarteo Bardo y definió un repertorio de doce canciones que incluyen autores de distintas épocas: Julio De Caro, Estol, Páez, Cadícamo, Castiello. Lo suyo no es tango de ruptura, sino de "juntura", como define. En el nuevo material confluyen un clásico de 1927 como "Alma de loca", de Cavazza y Font, con el tango "Juguete rabioso", de Acho Estol, grabado con el grupo La Chicana en 2003. Ambos suenan con una paridad estética gracias a la interpretación sensible y emocional de la voz de Castiello. Lo mismo pasa cuando interpreta el tango "Miedo", de Pansera-Porter-Cortese, de 1967, y lo cruza con su composición autobiográfica "Tibieza" (ganadora del Certamen Hugo del Carril de 2005).

En su manera de cantar hay un sentimiento atemporal, situado geográfica y simbólicamente en ese bar de barrio que es El Faro, fundado en 1931. Desde esa esquina de Villa Urquiza, que podría ser de cualquier lugar de Buenos Aires (y donde presentará el viernes de la semana próxima este nuevo disco), interpreta los tangos clásicos "Garúa" y "Tristeza de la calle Corrientes" como si hubieran sido escritos ayer. También con la misma autoridad interpretativa canta "Origami", una pieza contemporánea de Acho Estol.

En el disco, Cucuza no se restringe a un circuito ni a un estilo. Es el tango que se puede cantar a media voz y bailar en un ritual íntimo, como sugiere en su versión de "Divina" (Mora/De la Calle) o de "La rayuela", de Julio De Caro. Su personalidad interpretativa y su espíritu musical están configurados por muchas voces: Polaco Goyeneche, Luis Cardei, Alberto Morán, Rubén Juárez, Charly García, Luis Alberto Spinetta y Gustavo Cerati.

En esa "yunta" de estilos, corrientes tangueras y generaciones, que fue convocando sin prejuicios en sus ciclos -Convivencia Tanguera, La Menesunda, Ronda de Cantores, Noche de Recalada y El Tango Vuelve al Barrio-, el cantor puede entrar en el gusto de las nuevas generaciones.

Las versiones de Cucuza se afianzan en los arreglos y la base instrumental de un cuarteto -contrabajo, bandoneón, violín y piano- más afín al promedio del aficionado clásico del tango. Sin embargo, en el fondo, el cantor lanza un guiño cultural a su propia generación. Por eso, puede cantar "Carabelas de la nada" sin objeción de conciencia y convertirlo al instante en un himno tanguero. Es que el tango y el rock forman parte de su misma travesía personal, cultural y urbana.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas