Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Klitschko: el retiro de un caballero

Osvaldo Príncipi

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 04 de agosto de 2017
0

El retiro del ring en el momento exacto constituye la última obra, cumbre y exitosa, exigible a las carreras de los boxeadores que se convertirán en históricos. Aquellos que expusieron algo más que records y KO. Aquellos que dejaron una imagen y un mensaje ejemplar. Imitable, arriba y abajo del cuadrilátero.

El ucranio Wladimir Klitschko decidió poner fin a su exitosa campaña de 64 victorias (53 KO) y 5 derrotas, tras permanecer 21 años en el pugilismo rentado y haber ganado la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atlanta 96.

A los 41 años, desde Alemania, país de residencia, indicó: "El boxeo fue la mejor elección de mi vida. Me dio conducta, viajes, la posibilidad de aprender idiomas, armar empresas y ayudar a mucha gente. Me tomé un buen tiempo para pensar después de perder con Joshuá, y a pesar de firmar una revancha, decidí retirarme. Es el momento de empezar una nueva etapa y mis emprendimientos hoteleros, en Ucrania, forman parte de mi nuevo ciclo. Sólo me resta decir gracias".

¿Que fue Wladimir Klitschko para el boxeo? Fue un referente del cambio étnico para la categoría de los pesados. Fue parte del conjunto de los "gigantes rusos" que junto con su hermano Vitali -también campeón mundial y actual alcalde de Kiev-, desde Europa, invadieron Las Vegas y asombraron a los norteamericanos. Wladimir, con 1,98 metros, y Vitali, con 2,02m, conformaron un conjunto de "torres gemelas soviéticas" que asombraron al planeta.

Wladimir Klitschko realizó 29 peleas mundialistas, en dos ciclos de campeón (2000-2003) y (2006-2015). Superó en cantidad de cotejos oficiales a íconos como Muhammad Ali y Joe Louis. Su estilo robotizado jamás excitó a los espectadores pero fue productivo y resultadista. Sus disparos, lineales y potentes, fueron decisivos. Su mentón siempre condicionó sus desempeños. Ganador de los ex campeones mundiales norteamericanos Chris Byrd, Hasim Rahman y Lamon Brewster.

La caballerosidad de Wladimir se vio reflejada un día después de haber vencido en el primer round al cordobés Fabio "La Mole" Moli, quien opuso una mínima resistencia, el 30 de agosto de 2003, en Colonia, Alemania. Klitschko, reunió a la prensa y pidió disculpas por haber aceptado un rival tan endeble.

Junto a su hermano mayor, Vitali, hicieron mucho por la recuperación de Ucrania, en lo político, social y económico.

La pérdida de su corona ante el díscolo ingles Tyson Fury, en 2015, y su derrota dramática ante el británico Anthony Joshuá, el 24 de septiembre último, anticiparon un ocaso que el paso del tiempo venía presagiando. No admitió el uso de su cuerpo en pos de los grandes negocios y millonarias bolsas por ganar. No tomó riesgos cercanos a dar pena o lástima. Y se fue, como un caballero. Intacto y lleno de proyectos.

Muhammad Ali terminó vapuleado por Larry Holmes, en 1980. Ray Sugar Robinson, el mejor pugilista de todos los tiempos, se retiró en función de probador, a los 45 años. Mike Tyson sufrió la impiedad de sus rivales ante una platea insensible, no hace mucho tiempo.

Los retiros gloriosos son los que no se olvidan; conforman flashes épicos, casi majestuosos. Como aquel de Carlos Monzón, con su adiós sobre el ring de Montecarlo, hace 40 años, con todos sus títulos. Sin la corona en su poder, pero fresco e integro, Wladimir dijo adiós y el mundillo pugilístico valora y festeja su última gran acción.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas