Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo reconectar con un amigo del pasado cuando Facebook no alcanza

Consuelo

SEGUIR

Viernes 04 de agosto de 2017 • 00:14
0
Foto: Shutterstock

Hola Consuelo, ¿cómo estás?

Tengo una consulta, hace un par de meses me crucé con un ex compañero de colegio que me saludo re bien y, aunque hablamos dos minutos, pude notar que tenía ganas de verme y buena onda para hablar. Parecerá una idea tonta, pero me hizo re bien habérmelo cruzado y le escribí por mensaje privado de Facebook agradeciéndole.

Unos días después, también por Facebook, descubrí que teníamos intereses en común (de hecho nos intercambiamos Me Gusta ante cada publicación que hacemos) y por un evento en común le escribí para que me haga un favor; al día siguiente cuando nos encontramos pude volver a sentir que realmente quería verme y hablarme pero fue también solo por un ratito. Más tarde cuando quiero seguir la conversación por facebook me encuentro con que yo le tengo que escribir porque él no me escribe. No quiero quedar como una pesada, pero realmente quiero retomar el diálogo con el. ¿Qué puedo hacer para no caerle mal?

La amiga desesperada (23)

Estimada Amiga Desesperada:

¡Una ternura tu consulta! Entiendo perfecto eso que decís que pensás que es una tontería: a veces se alinean los planetas o los chakras del mundo o lo que sea y la sonrisa de esa persona del pasado aparentemente insignificante que te cruzaste por azar es exactamente lo que necesitabas. Facebook es ideal para esto: de hecho, creo que es la forma más cálida y humana de usarlo, la que va en función de la felicidad en lugar de ir en función de la neurosis, el narcisismo o la ansiedad.

No termino de entender en la consulta si querés hacer un acercamiento romántico o amistoso, pero el consejo en los casos es el mismo: para no ser pesada, siempre es mejor hacer un contacto fuerte en lugar de muchos chiquitos. ¿Entendés? No tires un "hola" detrás de otro porque eso es super denso, ni mil millones de likes seguidos. Mandale un mensaje contundente: "Hola X, la verdad me encantó cruzarme con vos estos días y me dieron muchas ganas de charlar más con vos, ¿querés tomar un café uno de estos días? Por ejemplo el sábado a la tarde, o cuando te venga bien. Sin presiones. ¡Beso grande!". Es un mensaje claro pero no invasivo, y de su respuesta vas a poder deducir si él también quiere charlar o no. Si te patea mil veces o te esquiva, y bueno, planetas desalineados y a otra cosa. ¡Pero mandate! Todos estamos más solos de lo que piensan los demás y cuando aparece un calor humano, sea calor con intención de cama o calor de nuevo amigo, vale la pena aprovecharlo. ¡Además, hace mil que no se veían y te hizo un favor! O es una persona maravillosa o realmente tiene ganas de construir un vínculo con vos: en cualquiera de los dos casos es una buena idea tener a esa persona en tu vida.

Un cariño,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar, como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas