Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La FAO advierte por la degradación de los suelos

Sábado 05 de agosto de 2017
0

El representante para América latina y el Caribe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), Julio Berdegué, le dio un fuerte espaldarazo a la agricultura de conservación. Lo hizo en el acto de apertura del 25° Congreso de Aapresid, que se realizó en simultáneo con el 7° Congreso Mundial de Agricultura de Conservación, al que asistieron delegaciones de 40 países.

Según el funcionario de la FAO, en la actualidad más de 800 millones de personas en el mundo pasan hambre. En este contexto, la generación actual "tiene la obligación moral" de contribuir desde la agricultura a la alimentación. "Más de la mitad de las tierras para agricultura están en degradación. Y esa degradación es un obstáculo al desarrollo sostenible", dijo Berdegué.

A añadió: "No vamos a tener una atmósfera limpia con suelos enfermos". Según el experto, la agricultura de conservación "repone" principios ecológicos. En esta línea, no sólo consideró que se trata de un aporte frente al cambio climático, sino que tiene que ver con la agricultura del futuro. "La agricultura de conservación es económicamente eficiente, nos acerca a la meta de desarrollo sostenible y hace una contribución sólida desde la agricultura a la lucha contra el cambio climático", precisó.

En el mundo apenas 130 millones de hectáreas -el 10% del total cultivable- está bajo agricultura de conservación. De ese 10%, un 75% se reparte entre Brasil, la Argentina, Paraguay y Uruguay. La Argentina tiene un 90% de la superficie bajo siembra directa. Tuvo 94% en 2013, pero bajó por el monocultivo, los problemas con malezas resistentes y por las políticas del gobierno anterior, que sacaron incentivos a la rotación. En Brasil se trabaja bajo siembra directa el 60% de la superficie. En EE.UU. es el 25% y en Europa va apenas del 2 al 3%.

Experiencia en Turquía

Fatih Ozdemir, consultor internacional para la implementación de agricultura conservacionista adecuada a los requerimientos de la FAO, expuso sobre su experiencia en la utilización de métodos de agricultura conservacionista en Turquía. Según explicó, la investigación se realiza desde un abordaje holístico, que incluye la administración de tierras sostenibles y la agricultura inteligente para adaptar ecosistemas. La experiencia se desarrolla principalmente en la provincia de Konya, ubicada en la región de Anatolia Central, dónde la utilización de la agricultura conservacionista es muy importante. Entre los desafíos a sortear para poder avanzar con el proyecto destacó la integración de la ganadería con la agricultura y la adaptación de la maquinaria.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas