Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La embajada chilena, un centro de refugiados que escapan del chavismo

La sede diplomática ya recibió a cinco jueces de la Corte que habían sido designados por la Asamblea

Viernes 04 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

SANTIAGO, Chile.- "Chile siempre ha sido asilo contra la opresión." Citando la frase final de su himno nacional, el canciller, Heraldo Muñoz, defendió que la residencia del embajador chileno en Caracas se hubiera convertido desde esta semana en el refugio de seis opositores a Nicolás Maduro. Los asilados son la abogada Zuleima del Valle, Beatriz Ruiz, José Fernando Núñez y Elenis del Valle, que forman parte del nuevo cuerpo de 33 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia de la opositora Asamblea Nacional, y Roberto Enríquez, el presidente del Partido Social Cristiano, que está desde abril pasado bajo protección en la embajada que encabeza Pedro Ramírez. Ayer se sumó el abogado Luis Marcano.

Hace dos días, tras confirmar el ingreso de Del Valle a la casona del barrio Country Club, Muñoz dijo que si bien la logística estaba copada, el compromiso del Estado chileno seguía incólume con los refugiados. Llamó, sin embargo, a que otras embajadas "amigas" imitaran su gesto solidario para presionar alguna respuesta del gobierno venezolano. "Todo conflicto tiene, en algún momento, negociación política", dijo el canciller. Agregó además que, según la tradición humanitaria de Chile, su embajada en Caracas tuvo la voluntad política para "acoger a personas que sientan que, excepcionalmente, su integridad física corre peligro".

Sobre los asilados, dijo que son abogados designados por la Asamblea Nacional, declarada inconstitucional por Nicolás Maduro, y que sobre ellos prevalecen órdenes de arresto que ha confirmado el diputado y dirigente del Partido Voluntad Popular Juan Andrés Mejía. Muñoz comentó en Radio Cooperativa: "Son personas que temen por su integridad física y yo espero que en las conversaciones que llevamos a cabo con el gobierno podamos resolver algunas de estas situaciones".

Además de lamentar nuevamente la decisión de Maduro de iniciar el proceso constituyente, el canciller confirmó que asistirá a Lima el próximo martes a la reunión con sus pares que convocó Perú.

La embajada de Chile tiene tres habitaciones, una pileta, tres baños, quincho y espacio para estacionar cuatro vehículos, contó una fuente al portal Emol, y agregó que los inquilinos pasan gran parte del día en el living.

El anfitrión es el ingeniero Pedro Ramírez, embajador chileno en Caracas desde 2014, un político de izquierda que se identifica especialmente con el mundo de los perseguidos políticos. Fue diputado, ministro de Minería y de Vivienda de Salvador Allende entre 1970 y 1973, y luego del golpe de Estado de Augusto Pinochet estuvo detenido en cuatro campos de concentración hasta que, en 1976, partió al exilio en Venezuela.

Los cinco asilados buscaron refugio en su residencia asumiendo con certeza que les darían protección. Consideraron, además del pasado de Ramírez, la historia reciente del país, que tuvo a miles de ciudadanos exiliados durante el régimen de Pinochet; las declaraciones que ha venido dando Michelle Bachelet desde hace dos semanas, cuando pidió en entrevista con LA NACION una salida pacífica y creíble a la crisis, y las palabras de Muñoz en abril, cuando aceptó a Roberto Enríquez como inquilino en Caracas aduciendo que las razones humanitarias son políticas. Por eso tampoco reaccionó a las críticas de un diputado comunista chileno por la presencia de la jueza Beatriz Ruiz en la embajada. Según información que recogió de un medio electrónico venezolano, Ruiz habría sido destituida en 2009 en el estado de Guarico por recalificar delitos y darle la libertad a una detenida por tráfico de drogas.

Un choque de poderes deriva en crisis diplomática

La opositora Asamblea Nacional, semanas atrás, había designado 33 nuevos jueces del Tribunal Superior de Justicia, controlado por el chavismo y punta de lanza del gobierno contra el Poder Legislativo. La oposición sostiene que varios jueces fueron nombrados de manera ilegal por el Poder Ejecutivo

El gobierno de Nicolás Maduro ordenó el arresto de los magistrados. Ante la persecución de las fuerzas de seguridad y del servicio de inteligencia, la mayoría de ellos pasó a la clandestinidad.

Hasta ahora, el régimen detuvo a Jesús Rojas Torres, Zuleima González y Ángel Zerpa.

Los jueces Zuleima del Valle, Beatriz Ruiz, José Fernando Núñez y Elenis del Valle solicitaron refugio en la sede diplomática de Chile en Caracas, un pedido que fue convalidado por el gobierno de Michelle Bachelet.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas