Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los gobernadores del PJ inician una jugada fuerte para defender sus fondos

Decidieron pedirle una audiencia a la Corte, que tiene que fallar por el reclamo de Vidal para recuperar el Fondo del Conurbano

Viernes 04 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Neder, Peppo, Insfrán, Urtubey, Bordet, Bertone, Casas, Espínola, Schiaretti, Verna, Uñac, Corpacci, Manzur y Passalacqua
Neder, Peppo, Insfrán, Urtubey, Bordet, Bertone, Casas, Espínola, Schiaretti, Verna, Uñac, Corpacci, Manzur y Passalacqua. Foto: Télam

La posibilidad de perder millones de pesos les dio la excusa perfecta para abroquelarse y hacer una demostración de fuerza cuando faltan apenas nueve días para las elecciones.

Una docena de gobernadores peronistas decidieron ayer jugar fuerte en el conflicto desatado por el reclamo de la provincia de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano que desde hace casi dos meses está en manos de la Corte Suprema. Los jefes provinciales del PJ se pusieron de acuerdo para pedir una audiencia conjunta a los jueces del máximo tribunal. Quieren que la Corte los escuche, a todos juntos, antes de decidir sobre el planteo de María Eugenia Vidal.

La decisión de pedir una cita con la Corte, tarea que concretará el salteño Juan Manuel Urtubey, fue la principal conclusión de la reunión que los gobernadores mantuvieron ayer en la Casa de Entre Ríos, en pleno centro porteño.

En febrero del año pasado, Vidal presentó una demanda contra el Estado nacional para recuperar íntegro el Fondo del Conurbano y reclamar lo no cobrado en los últimos cinco años: $ 250.000 millones.

Los gobernadores dan por descontado que la Corte le dará la razón a la gobernadora bonaerense y temen que, para saldar la deuda con Vidal, el Gobierno eche mano de recursos que hoy reparte entre sus provincias. Exigen que el dinero para compensar a Buenos Aires salga de la parte de la coparticipación que hoy retiene la Nación.

Especulan con que la Corte no resolverá el asunto hasta después de octubre. Pero no quieren ceder espacio. Confían, incluso, en sumar a la audiencia con Ricardo Lorenzetti a los gobernadores de Cambiemos.

Ayer, el anfitrión, Gustavo Bordet, recibió a sus pares con un asado copioso. Estuvieron Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manzur (Tucumán), Domingo Peppo (Chaco) y Sergio Casas (La Rioja). También, Urtubey, el sanjuanino Sergio Uñac, la catamarqueña Lucía Corpacci, el misionero Hugo Passalacqua y la fueguina Rosana Bertone. La santiagueña Claudia Ledesma mandó a su vice, Julio Neder. Hasta allí, "los de siempre", o los que se vieron las caras en casi todas las reuniones organizadas desde que Mauricio Macri llegó al poder.

Pero esta vez, urgencias de bolsillo mediante, se sumaron el pampeano Carlos Verna y Gildo Insfrán, ambos abiertamente enfrentados con Macri. Su presencia y las ausencias de Alicia Kirchner y Alberto Rodríguez Saá, los dos cristinistas del lote, dieron al encuentro un claro sello de peronismo ortodoxo y antikirchnerista.

La reorganización del PJ

Aunque todos se empecinaron en negar que se haya hablado de las PASO y de la posibilidad de que Cristina Kirchner gane en la provincia de Buenos Aires, a ninguno se le escapa que un triunfo reposicionaría a la ex presidenta e impactaría de lleno en la reorganización del PJ de cara a 2019.

Dicen, sin embargo, que la discusión de esos temas llegará después de octubre, con los números sobre la mesa. Saben que, para poder hacerle frente a Cristina, necesitan ganar en sus territorios. No fue casual que ayer sumaran a Carlos "Camau" Espínola, el candidato a gobernador que aspira a desbancar al radicalismo en Corrientes.

Mientras tanto, los gobernadores intentarán volver a funcionar como un bloque de poder frente a la Casa Rosada y, de rebote, ante Cristina.

Para enfrentar a Macri se valdrán de la puja por el Fondo del Conurbano y de temas económicos cruciales que el Congreso debe resolver antes de fin de año. Por eso, otro de los invitados extras al almuerzo de ayer fue el jefe del bloque del Frente para la Victoria en el Senado, Miguel Pichetto.

Entre achuras y cortes de asado, quedó claro que el impuesto al cheque, que vence a fin de año, y la aprobación del presupuesto, que ingresará en la Cámara de Diputados a más tardar a mediados de septiembre, serán los próximos campos de batalla.

El endurecimiento, al menos discursivo, frente a Macri se ensayó ayer mismo en la conferencia de prensa posterior a la reunión. "No queremos que el país desbarranque. Queremos garantizar la gobernabilidad, pero tiene que ser un camino de ida y vuelta", volvió a advertir Schiaretti. "La demanda [de Buenos Aires] es un peligro para las finanzas de las provincias. No puede ser que la Nación se quede con fondos de las provincias para dárselos a la ciudad más rica de Latinoamérica", bramó el cordobés. A su lado, Bordet avisó: "No estamos dispuestos a ceder un ápice en nuestros derechos".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas