Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Revolución cubana en el Top 12 de la URBA: posiciones relativas y variedad ofensiva

Joaquín Hardoy, Thomas Morani y Benito Ortiz de Rozas y el entrenador Juan Capdepont explican el fenómeno de CUBA, puntero invicto en 11 fechas, goleador y sólido en la defensa

Viernes 04 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Capdepont, Ortiz de Rozas, Hardoy y Morani; CUBA se divierte tanto en la cancha como fuera de ella
Capdepont, Ortiz de Rozas, Hardoy y Morani; CUBA se divierte tanto en la cancha como fuera de ella. Foto: LA NACION / Daniel Jayo

Esta es una revolución cubana que nada tiene que ver con la que en 1959 encabezaron Fidel Castro y Ernesto "Che" Guevara. Lo que está haciendo el Club Universitario de Buenos Aires (CUBA) en el Top 12 de la URBA es mucho más trivial pero realmente disruptivo: un rugby integral en el que las posiciones son relativas y que es capaz de hacer daño con una variedad de armas indescifrable. Se trata de una revolución que promete superar a la de 2013, cuando CUBA tomó el poder deportivo luego de 43 años de opresión a manos de sus propios resultados.

Es digno de asombro lo que viene haciendo en la cancha el equipo azul y negro. Sus números son la esperanza de algo superior a lo de hace cuatro años. Finalizada la primera rueda, marcha puntero e invicto, con 10 triunfos, un empate y 15 puntos de ventaja sobre su escolta, San Isidro Club. Es el conjunto más goleador, con 325 puntos, y el de mejor defensa, con 170 tantos en contra. Cifras que no hacen más que reflejar lo que CUBA muestra sábado tras sábado.

Las paredes de la sala de entrenadores de CUBA están atestadas de fotos históricas de sus 15 títulos, mayoritariamente de las recientes conquistas de la URBA de 2013 y el Nacional de Clubes 2014, pero también de la época dorada 1940-1970. Una tradición que hoy vuelve a emerger y explica este fenómeno en una medida tan significativa como la deportiva.

Así lo explican Juan Capdepont, uno de los entrenadores (junto a Esteban "Rulo" Lasala y Carlos Benítez Cruz), el capitán Joaquín "Caco" Hardoy -uno de los sobrevivientes- de 2013, y dos jóvenes apariciones, el octavo Benito Ortiz de Rozas (20) y el centro Thomas Morani (21). Posan en distintas posturas para la foto, bromean en la entrevista, se divierten. Como en la cancha.

"Con la llegada de los nuevos entrenadores cambiamos totalmente el plan de juego. Adoptamos una forma distinta de atacar y defender", cuenta Benito, en una charla en el barrio de Núñez. "Más allá de que el ADN de CUBA se mantiene: someter al rival a partir de la defensa", advierte.

La identidad de este conjunto excede lo que sucede en el campo. Cada equipo tiene su idiosincrasia, y la de CUBA es que el club sea una segunda casa, una segunda familia. "Es muy importante la parte humana. CUBA es muy inclusivo. Muchos vivimos en el club o lo tenemos cerca, y pasamos muchas horas de nuestra infancia ahí", cuenta Thommy.

"Yo vivo en la Villa [la sede de Villa de Mayo], y mi mujer también es de CUBA. Lo veo en mis hijos, que llegan del colegio y se van derecho al club", afirma Capdepont, que jugó en la primera en los noventas y desde 2008 entrena a distintas divisiones. "Hay una vida que se generó en torno al club que les da a los chicos un sentido de identidad. En infantiles se plantea que vengan a divertirse y a hacer amigos. Después, sí se hace hincapié en el rugby, pero con esos valores", añade el DT.

En el inicio de la segunda rueda del Top 12, CUBA visitará mañana al SIC, su perseguidor más inmediato. "Sabemos que jugamos contra un equipo supercompetitivo que viene mejorando. Está segundo en la tabla y en el juego también está ahí arriba", reconoce Hardoy. Que amplía: "Benja Madero está en un gran momento, jugando cada vez mejor; para ellos es muy importante. Va a ser un partido muy divertido".

Falta mucho, pero la correlación con aquel equipo de 2013/14 es inevitable. En CUBA, no obstante, no quieren saber nada de hablar de campeonato. "Poner el foco en el juego abstrae desde el primer momento. Lo numérico será una consecuencia de lo que hagamos en el juego. Cuanto menos uno piensa en el resultado mejor salen las cosas y más fácil llega el resultado", agrega Hardoy. "Hay similitudes: los vestuarios son los mismos, la esencia de CUBA se mantiene. Y hay diferencias: el equipo de 2013 tenía individualidades más marcadas; hoy somos más homogéneos", analiza.

Esas diferencias son visibles en la cancha: aquel conjunto tenía preponderancia en el pack (el hooker Facundo Bosch era el tryman gracias al maul) y éste es mucho más versátil. "El rugby evolucionó hacia algo mucho más integral", destaca Capdepont. "CUBA tiene un pack muy fuerte, pero está muy homogéneo con los tres cuartos, que generan muchos tries. En 2013 teníamos tipos afuera que desequilibraban, como Tute Moroni y Bauti Güemes, y así y todo no generábamos tantos tries como ahora. Es por la idea que tenemos ahora de un rugby mucho más integrado", compara.

Hasta dónde llegará el equipo es imposible de aventurar. Pero es claro que la segunda revolución cubana está en marcha.

Al capitán de 2013 le gusta todo de este CUBA

Lucas Piña, capitán del equipo campeón de 2013 y hoy integrante del staff como entrenador de maul y defensa de line, se entusiasma con el presente de CUBA. "Me encanta cómo están jugando, se divierten. Entienden qué hacer en cada lugar de la cancha, no es sólo que los entrenadores que plantean buenas estrategias", destaca.

Piña apunta al DT Esteban Lasala como piedra fundamental: "Tiene una mentalidad ganadora infernal, conceptos muy claros y llegada muy directa al jugador. Además se armó un grupo de laburo excepcional en el que todos están alineados. Hay líderes que mantienen al equipo en tensión y jóvenes multifacéticos que se acoplaron a la perfección", enfatiza.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas