Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lollapalooza Chicago: 4 momentos y 2 tormentas en la primera fecha

Ayer a la mañana se anunció que la edición argentina será de tres días; a la tarde Liam Gallagher tocó sólo cuatro temas y se retiró y, a la noche, la lluvia obligó a suspender la jornada cuando Lorde y Muse recién empezaban sus sets

Viernes 04 de agosto de 2017 • 08:30
SEGUIR
LA NACION
0
Lollapalooza Chicago desde el escenario electrónico, el Perry''s. A lo lejos los rascacielos, testigos impolutos
Lollapalooza Chicago desde el escenario electrónico, el Perry''s. A lo lejos los rascacielos, testigos impolutos. Foto: Katrina Barber

CHICAGO.- Ayer empezó la 26a. edición del festival ideado por Perry Farrell, la 13a. desde que se asentó en la Ciudad de los vientos, la del blues, los paseos en barco y la que descansa a orillas de un lago eterno, el Michigan, que observa de cerca al enorme Grant Park, una especie de Bosques de Palermo situado en el corazon del "downtown" y que durante cuatro días locos funciona como sede de Lollapalooza .

Primera tormenta

El sol, tenue, pugnaba por unirse a la fiesta a eso de las cuatro y media de la tarde, cuando Liam Gallagher y su nueva banda salieron a escena. "Rock 'N' Roll Star" y "Morning Glory", ambas de Oasis, subieron la temperatura en una tarde húmeda. "Wall of Glass" y "Greedy Soul", dos de sus flamantes canciones que integran su primer disco en solitario, As You Were, marcarían el abrupto final de un set que debió durar una hora y no fue más que un haiku. Veinte minutos, unos abucheos del público cuando se dieron cuenta que el hombre que se había ido del escenario no iba a regresar y a otra cosa: media vuelta y a ver, por caso, los últimos temas de los hiteros Capital Cities o el rap machacante de Migos.

Liam Gallagher saca la lengua para la cámara. Minutos después tomaría la decisión de dejar el escenario, 40 minutos antes de lo previsto
Liam Gallagher saca la lengua para la cámara. Minutos después tomaría la decisión de dejar el escenario, 40 minutos antes de lo previsto. Foto: Katrina Barber

Luego, en Twitter, Liam se disculpó a su manera. Adujo que sus cuerdas vocales no estaban en buen estado por el show que había dado la noche anterior. Y que también terminó abruptamente. Hizo 13 canciones (las primeras cuatro coinciden con las del show en el festival) el miércoles en el West Park, un club a 15 minutos en auto del centro de la ciudad. En una sala colmada por ingleses (éstos vestían gorros piluso, remeras de la selección de Inglaterra y muchas del Manchester City con el nombre del Kun Agüero en la espalda) y con un sonido ensordecedor, el bueno de Liam se despachó con un set corto pero contundente, en el que también hizo de Oasis "D'You Know What I Mean?", "Slide Away" y "Be Here Now". Al terminar toda la sala esperó por un pronto regreso para cerrar la faena con un par de bises. Pero no. El hermano de Noel casi que ya estaba camino al hotel. Y la tormenta interna, al caer.

La casa del rap

De $uicideboy$, un dúo de raperos de Nueva Orleans, y el trío de Georgia Migos, a Wiz Khalifa. Uno de los escenarios centrales estuvo prácticamente consagrado al hip hop en su primer día, Y la inmensa mayoría del público optó por moverse bajo la influencia de esta música que, por estas tierras, compite con la electrónica por la supremacía. El rock debía conformarse con un segundo plano. Y si no que digan lo propio Spoon, The Drums y hasta el mismísimo Liam que acá jugó de visitante y mucho más luego del cierre abrupto. El nombre no rapero de ese escenario le perteneció a una chica que, sin embargo, está bastante influida por la cultura hip hop, los cortes abruptos y las cajas de ritmo: Lorde.

Wiz Khalifa, el show más caliente en uno de los escenarios principales, casi íntegramente consagrado al hip hop
Wiz Khalifa, el show más caliente en uno de los escenarios principales, casi íntegramente consagrado al hip hop.

Segunda tormenta

Cuando transcurrían 15 minutos de los últimos y principales shows de la jornada, el de Muse en un extremo del enorme Grant Park y el de Lorde en la otra punta, la lluvia, el viento y los truenos dijeron basta. La organización debió dar por terminada la jornada antes de tiempo ya que el pronóstico presagiaba males mayores -que finalmente no llegarían- y así las más de 100 mil personas que había en el lugar se quedaron sin fin de fiesta. Y los músicos también: los integrantes de Muse se mostraron apenados por la cancelación y Lorde contó en las redes sociales que estaba estudiando la posibilidad de hacer un show en algún teatro de la ciudad.

Mick Jagger con vestido

Este año, en el Lollapalooza argentino, pudimos comprobar que Cage The Elephant no sube a un escenario para que la gente los escuche de fondo mientras pasea por el festival. Tampoco para hacer correctamente lo suyo y tener como testigo a un público ansioso, que se conforma con "ver" tres temas y seguir viaje. No. C.T.E. y principalmente su frontman, Matt Shultz, suben a escena para noquearte. Primero te despabilan y te sacan una sonrisa; después, cuando ves que la cosa va en serio, hacen que te sueltes, que sigas el show del modo más físico y sensible que sea posible. Y, al final, cuando creas que en definitiva esto es sólo rock n' roll muy influido por los Stones, The Kinks y The Who, ese cantante que porta un vestido y medias de red te dirá que no importan los sexos, lo que importa es el amor. Y ahí sí: el me gusta interno queda adherido en la memoria. Cage The Elephant ya está entre los mejores recuerdos de un festival que recién empieza y vos te preguntás cuándo podrás volver a verlos.

Matt Shultz, de Cage The Elephant, fue el gran frontman del primer día. Cantó, se tiró al público y corrió de una punta a la otra del escenario. Y siempre con ese vestido de fiesta
Matt Shultz, de Cage The Elephant, fue el gran frontman del primer día. Cantó, se tiró al público y corrió de una punta a la otra del escenario. Y siempre con ese vestido de fiesta.

El anuncio

La mañana de jueves empezó con el anuncio de que el próximo Lollapalooza Argentina tendrá tres días de duración. Será del 16 al 18 de marzo, igual que en Chile. En San Pablo se realizará entre el 23 y el 25 de marzo. El 8 empezará la venta de los Early Birds y en septiembre se conocerá el lineup. La danza de nombres ya está en marcha y en las redes sociales muchos se aferran a un rumor: Pearl Jam.

Millennial City

Es cierto que hay que dejar de utilizar el término por lo menos por dos años. Pero antes de hacerlo usémoslo una vez más. El Grant Park de Chicago se convirtió en la sede mundial de la cultura millennial. Desde ayer, gran parte de las más de 100 mil personas que acude a diario al festival tiene menos de 25 años (o entre 15 y 21 años, para ser más certeros). Disfrazados, con sus mejillas con corazones ellas y con sus remeras de algún equipo de basquet o fútbol americano ellos, lucen distraídos, en su mundo y poco conectados con lo que pasa en cada uno de los escenarios. La fiesta la llevan encima, en sus rostros radiantes, en sus alaridos, en sus corridas, en sus saltos. Si hubiera que elegir una banda de las que se presentaron el primer día para definirlos musicalmente, esa sería Capital Cities. Lúdica y adrenalínica. Como ellos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas