Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El futuro dirá si el dramático llamado del Papa a Venezuela llegó a tiempo

Cerca de Francisco consideran "injusto y arbitrario" decir que el Vaticano debería haber intervenido antes

Viernes 04 de agosto de 2017 • 10:36

Nunca tan esperado y quizás en el momento más grave de la crisis, el intento del papa Francisco para detener la instalación de la Asamblea Constituyente en Venezuela pone a prueba la capacidad política del Vaticano para lograr que se ponga fin al derramamiento de tanta sangre. El desarrollo de los acontecimientos dirá si llegó a tiempo el dramático llamado.

Francisco tiene una mano derecha que conoce a fondo la realidad de Venezuela: su secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, que fue nuncio en Caracas durante el régimen chavista. "Los muertos son demasiados y no creo que haya otros criterios que deben seguirse sino el bien de la gente", expresó Parolin el domingo pasado a periodistas de Venezuela.

Hubo palabras de la Iglesia en las últimas semanas, especialmente en la propia Venezuela y en la región. Pero ninguna exhortación tiene la fuerza de un llamado de Francisco, que siempre exigió "condiciones claras" para superar la crisis profunda a la que se llegó con el gobierno de Maduro. Esas condiciones, confirmadas por fuentes vaticanas a LA NACION, son: elecciones, alimentos, medicinas y liberación de presos políticos.

Cerca del Papa consideran "injusto y arbitrario" lanzar la idea de que la Santa Sede tendría que haber actuado antes.

"La Santa Sede ha hecho todo lo posible para intentar facilitar el diálogo en una situación muy polarizada, no obstante la buenas dosis de escepticismo existente", consideró hoy una fuente de la Santa Sede.

Hace una semana, el Episcopado de Venezuela desconoció la maniobra de Maduro para perpetuarse en el poder, al denunciar que la convocatoria a la asamblea constituyente es "dañina para el pueblo".

Toda la Iglesia de la región sigue con atención desde hace tiempo, minuto a minuto, la crisis social venezolana. Hace pocos días, los obispos de distintos países se unieron en una jornada de oración. Y, hace dos meses, varios obispos trataron el tema en la asamblea que el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) realizó en El Salvador, donde manifestaron su grave preocupación y el apoyo a los sectores más perjudicados por la crisis.

Muy probablemente, según pudo saber LA NACION, el Episcopado argentino se pronunciará sobre la crisis que tocó fondo y adhiera a las palabras del Papa invitando a la oración en la Argentina. En la última asamblea episcopal, en mayo, los obispos asumieron como propio el llamado de la Iglesia venezolana a "actuar según la recta conciencia, los principios democráticos y las leyes del país, así como ejercer el derecho a la manifestación y protesta pública de manera respetuosa con las personas y propiedades y de modo responsable y pacífico".

En esta nota:
Te puede interesar