Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las remeras con frases y eslóganes se ponen de moda

Hasta grandes marcas como Zara empezaron a usar este recurso con consignas populares que nos identifican

Sábado 05 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

En un momento en que la customización, lo artesanal y el DIY son tendencias a las que muchas empresas se suben para diferenciarse, la intención de alinearse con cierta idea o causa, parece ser el último grito de la moda con conciencia. Así, cada vez más marcas apuestan a prendas que llevan mensajes con bajada ideológica: pro consumo ético, ecofriendly, contra el racismo, feministas, gay friendly e inclusive pacifistas.

Si bien la moda comenzó con diseñadores independientes, hoy las estrellas marcan tendencia con eslóganes de género u otros en su ropa y accesorios, y más casas (Zara, Topshop) los incorporan. Este verano el fenómeno llegó a las pasarelas cuando marcas exclusivas como Dior, Sacai y House of Holland los sumaron en sus colecciones, inundando las páginas de las revistas y nuestras pantallas con las famosas remeras con consignas. Algunas de ellas fueron We shouldallbe feminists (Todos deberíamos ser feministas) o Give peace a chance (Denle una oportunidad a la paz).

"Suprema", "Brava" o "Fuega" son algunas de las palabras elegidas por la marca PAUER
"Suprema", "Brava" o "Fuega" son algunas de las palabras elegidas por la marca PAUER. Foto: Gentileza Connie Tenaglia

La realeza del pop también se paseó con ellas: Frank Ocean fue visto en ensayos con una comentada remera que decía "Why be racist, sexist, homophobic o transphobic when you could just be quiet?", y por su parte Beyonce volvió la remera feminista la nueva it thing de la chica intelectual y cool.

Acá existen casas como La Coneja China o PAUER, que triunfan vendiendo ropa con frases ad hoc como "Feminista" o "Future is female", que muchas chicas llevan en tonos pastel con actitud entre decidida y distraída. Pero ¿qué significa todo esto en términos de consumo? ¿Cómo se conjuga la moda con las causas que promueve? ¿Apertura del discurso, esnobismo hipster o estrategia de venta?

Desde La Coneja China, quizás una de las primeras en capitalizar este trend, su creadora nos cuenta que el público que consume el producto es en su mayoría femenino ("85% mujeres entre 18 y 40 años, pero se han llevado para abuelas, novios, padres, nietos"), y que aunque el negocio comenzó hace apenas un año y meses no ha parado de crecer. "Está buenísimo porque la gente lo empezó a tomar como un medio de comunicación que llega directo a donde tiene que llegar: la vista del otro. Las que más vendí fueron una de River y la de «Una wacha piola». La gente se está empezando a animar más a decir, parece".

En PAUER los datos que nos comparte su diseñadora Lucía Levy son similares: las chicas son las que más compran y las edades van de los 20 hasta mujeres de 40 años. Sin embargo, en esta marca los modelos que más salen son sin dudas los de la definición de feminismo ("The future is female" y otras variantes), y otras claramente apuntadas a las chicas fuertes, como "Suprema", "Brava" y "Fuega".

"En el caso específico de mi marca, muchas chicas me dijeron que se sienten acompañadas cuando salen a la calle con su remera. Se formó una sororidad hermosa. Siempre fui feminista y me parece que llevar una remera que refleje mi ideología es un acto político, un manifiesto en movimiento. Creo que este nuevo consumo ideológico funciona porque la gente se dio cuenta de que la ropa que usamos comunica quiénes somos, ¿y qué mejor que decirlo con tu remera?", cierra entusiasta Levy.

Finalmente, desde Four Elements, uno de los puntos de venta de PAUER y una tienda de diseño de autores argentinos y marcas emergentes, Guido Attwell, su curador, da cuenta de la popularidad de las remeras al explicar que la gente los contacta por Facebook e Instagram y va exclusivamente al local a buscar estos productos. "Hay una gran tendencia a expresarse mediante prendas que a uno lo identifiquen con mensajes cortos. A diferencia de la elección de prendas que conforman un estilo para expresar la personalidad, estas remeras tienen un mensaje concreto que nos puede dar información directa sobre los pensamientos y postura tanto política como social de la persona que la lleva."

"Las prendas con frases provocadoras surgen con la subcultura punk a comienzos de la década del 70. Los integrantes de este movimiento cultural buscaban transgredir y llamar la atención de la sociedad transmitiendo mensajes agresivos a través de sus prendas. Esta tendencia tomó forma cuando el punk se estetizó, en la década del 80. Luego, este tipo de remeras y buzos se volvieron populares en los 90. No sólo fueron ideas políticas y sociales las que se vieron impresas en remeras, sino también varias marcas internacionales que citaban frases célebres o parodiaban los logotipos de marcas de lujo como Prada, Chanel, Gucci, etcétera. Está claro que esta tendencia de darles un nuevo significado a las frases estampadas en prendas está pisando fuerte en el mundo de la moda y la cultura pop del momento. Las nuevas generaciones son las que buscan alternativas para expresar sus ideas, y lo hacen resignificando modas anteriores", contextualiza Attwell.

Aunque algunos ven las virtudes de esta movida, desde los propios diseñadores que intentan usar la moda como plataforma para comunicar (al igual que lo hizo Vivienne Westwood o la propia Katharine Hamnett) a las chicas dando sus primeros pasos en la militancia feminista, puede resultar difícil disociar la maquinaria del marketing de una verdadera filosofía ética del consumo? o cualquier otra causa. Las voces escépticas plantean una disonancia entre la propia industria de la moda con sus estándares muchas veces crueles, elitistas, sexistas y de explotación y los mensajes de pluralidad, empoderamiento femenino y amor. Aun si algunas leyendas rezan cosas como "Fashion stole my smile" ("La moda me robó la sonrisa"), llevada por la poco sonriente y siempre delgada Victoria Beckham en un supuesto autoguiño.

¿Y dónde queda el oportunismo vinculado a lo explosión mediática de ciertas temáticas? Pese a la reutilización de modas anteriores que todas las generaciones hacen, ante la idea de expresarse o apoyar una causa noble a través de la ropa no debería pasar desapercibido que muchas de estas consignas están teniendo su auge de popularidad circa 2017. Para los más optimistas lo importante es que se está hablando de ciertos tópicos aunque sea reciente y en formato remera, y acaso a un costo de frivolizar o simplificar la discusión de fondo. ¿Y qué decir de la búsqueda de personalización en vestimenta masiva y con consignas que apelan a una identificación popular?

Pero atención: si se trata de capitalizar tanto la charla de oficina, el trending topic como la tapa de los diarios, no sólo hay lugar para consignas amigables o para instruirnos sobre nuestros derechos, sino también para la militancia y la sorna política. Con las elecciones próximas y los ánimos caldeados, era cuestión de tiempo para que a alguien se le ocurriera empezar con las remeras de militancia como un nuevo objeto de cultura pop (como la remera "Macri gato"). Resta ver qué sucederá en los próximos meses, pero podemos aventurar que la picardía criolla encontrará la manera de llegar a nuestras prendas. Y hacer algunos pesos en el camino.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas