Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trump se toma su tiempo para aumentar las sanciones al chavismo

La Casa Blanca evalúa cómo y cuándo elevar la presión contra el régimen de Maduro para ayudar a resolución del conflicto; el nuevo jefe de gabinete será una figura clave en la decisión

Sábado 05 de agosto de 2017
SEGUIR
El Nuevo Herald
0
La instalación de la Constituyente dio lugar ayer a nuevas protestas de la oposición frente al palacio judicial
La instalación de la Constituyente dio lugar ayer a nuevas protestas de la oposición frente al palacio judicial. Foto: LA NACION

MIAMI.- Enredadas en la transición que la Casa Blanca vivió esta semana luego de que Reince Priebus renunció como jefe de gabinete y John Kelly lo sustituyó, están las severas sanciones económicas con que Estados Unidos amenaza a Venezuela por la instalación de la Constituyente.

Kelly, que fue jefe del Comando Sur con sede en Miami, está íntimamente familiarizado con los problemas de Venezuela. Desde que la semana pasada fue nombrado jefe de gabinete, se ha dedicado al importante trabajo de darle forma a la respuesta que deberá tener el gobierno de Donald Trump.

El senador republicano Marco Rubio, del estado de Florida, que ha trabajado con Trump, con el vicepresidente Mike Pence, el Consejo de Seguridad Nacional, Priebus y ahora con Kelly en lo que respecta a la política a seguir hacia Venezuela, dijo que se siente muy satisfecho con la presencia de Kelly en la Oficina Oval.

"Tenemos suerte de que haya funcionado de esta manera", le dijo Rubio al Miami Herald en una entrevista. "El presidente tiene a Kelly a su lado, no sólo como jefe de gabinete, donde creo mejorará el papel de la Casa Blanca, sino también como alguien que entiende a Venezuela tan bien o mejor que cualquier otra persona en la administración."

La vocera del Departamento de Estado, Lydia Barraza, dijo que las sanciones anunciadas por el gobierno de Trump van dirigidas a los jueces "que usurparon las funciones de la Asamblea Nacional" y no hacia el pueblo y la economía de Venezuela. Esta decisión, dice Barraza, refleja el compromiso de Estados Unidos de apoyar a los venezolanos a proteger su sistema democrático.

La participación de Kelly parece ser una de las varias razones por las que la Casa Blanca se ha tomado su tiempo antes de aplicar más sanciones contra Venezuela. No porque Kelly se oponga, sino porque quiere estudiar a fondo el plan del gobierno.

El gobierno de Trump ya amenazó con castigar a todos o a algunos de los 545 miembros de la Asamblea Constituyente. El propio Maduro salió afectado con sanciones.

Trump aún tiene que ordenar una acción económica que sea "fuerte y rápida", como prometió en la campaña. Ello se debe en parte a la reacción con que la comunidad internacional rechazó los resultados. Estados Unidos sabe que dentro del gobierno venezolano, algunos funcionarios leales a Maduro podrían querer negociar, dijo Rubio. "Desde el punto de vista político, si yo fuera Nicolás Maduro dormiría con un ojo abierto, preocupado de quiénes son los que me rodean", señaló.

Lo que el gobierno norteamericano quiere es la restauración del orden democrático, que se continúe con el proceso de elecciones regionales libres y justas que desde el año pasado están pendientes.

Sembrar la desconfianza entre funcionarios del gobierno venezolano es exactamente lo que se busca con las sanciones individuales, dijo Christopher Sabatini, experto en Relaciones Internacionales de la Universidad de Columbia.

"En eso consiste la estrategia, en que resulte más alto el riesgo que corren los que deciden seguir fieles a Maduro", señaló Sabatini.

La televisión oficialista se pasó toda la semana culpando a Estados Unidos por su "actitud agresiva" contra Venezuela. "La extrema derecha republicana está pidiendo la intervención norteamericana", decía anteayer un cintillo mientras la estación transmitía una entrevista doblada al español que Fox News le hizo a Rubio.

Lo que Kelly podría recomendar se desconoce. Fuentes cercanas al gobierno de Trump dijeron que por el momento no se contempla una medida severa con respecto al petróleo, aunque la Casa Blanca ha reiterado que todas las opciones están siendo consideradas.

Michael Shifter, presidente de Inter-American Dialogue, dijo que Kelly comprende la región mejor que nadie en el gobierno. "Se trata de alguien que juzgaría sabiamente cuáles podrían ser las dificultades políticas en caso de que se sigan opciones diferentes", agregó el analista.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas