Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El mundo y los personajes de Fontanarrosa vuelven a la vida en Rosario

Muestras interactivas, relatos de gol, el bar y los admiradores célebres para un homenaje que recorre una ciudad

Sábado 05 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

ROSARIO.- "Lleva la pelota Messi, va pensando en Riquelme, la tira para Juan Román, Riquelme otra vez para Messi, Messi entre tres, la pide Aymar, Messi la saca para Sorín, Sorín puede levantar para Tevez, viene el centro para Maxi, la paró con el pecho, le pegó de zurda y goooool."

Boogie, una atracción irresistible
Boogie, una atracción irresistible. Foto: LA NACION

Este gol, con el que Argentina marcó contra México en Alemania 2006, es relatado por el joven Franco Herrera en una minirrecreación de una cancha con pantalla anexa, micrófono y visualización de goles históricos, y se escucha por todo el Galpón 13 de la Franja Joven del Río, en Rosario. Allí, la ciudad rinde homenaje con una muestra interactiva de a su gran ícono popular del dibujo: Roberto Fontanarrosa.

En el décimo aniversario de su muerte, los rosarinos honran el arte, el ingenio, la narrativa y la devoción futbolera de "El Negro" con una exposición que reúne obra, objetos personales e intervenciones de otros artistas.

La presencia de su figura se respira también en la ciudad, donde por momentos se confunde quién inventó a quién: fue Rosario la gran fuente de su inspiración o contribuyó él mismo a pensarla con su trazo. El bar El Cairo, donde pasaba sus días en la Mesa de los Galanes, es por la tarde un trajín de gente. Desde la ventana, según cuenta Rubén Díaz, uno de los dueños, Fontanarrosa "saludaba a los que pasaban y ahora viene gente de toda América latina por él". El Negro Centurión, uno de los galanes, está sentado junto a él y dice: "Yo los cargo a los muchachos y les digo que con esta mesa pasa lo mismo que con la cancha de Argentino Juniors, si no hubiese sido por Maradona, quién la querría conocer". Los galanes celebraban el Día del Amigo el 19 de julio. Por ironías del destino, fue un 19 de ese mes cuando perdieron a su célebre compañero. En esa fecha se inauguró también este año la muestra del Galpón 13, organizada por el Ministerio de Cultura de Santa Fe y la Municipalidad de Rosario. El proyecto expositivo incluye una recreación de El Cairo y otra de su oficina de Alberdi, con objetos reales del autor: el tablero, sus lápices, su máquina de escribir, su archivo, una bandera y una camiseta del Central, fotos, cuadros, estatuillas. "El Negro trabajaba en esta especie de tablero de arquitectura y en su archivo guardaba todo asombrosamente", cuenta el secretario de Comunicaciones santafecino, Horacio Ríos.

Personajes de Fontanarrosa como Boogie, el Aceitoso; Inodoro Pereyra o Eulogia Tapia toman vida en el galpón sobre cuadros, paneles y muñecos. También está colgado, rumbeando al cielo, el Citroën verde loro que fue del humorista. Junto al vehículo está la "Jauría rosarina", medio centenar de "Mendietas" intervenidos por artistas de todo el país como Guillermina Ygelman (que viste al perro de rockero), Gabriela Gabelich (que escribió en él las malas palabras que nombró el dibujante en el Congreso de la Lengua de 2004), Crist, Liniers o Max Cachimba.

En otro puesto hay dispositivos de stop motion para crear dibujos animados a partir de sus personajes recortados en madera. También hay vitrinas con originales, obras que le dedicaron otros dibujantes y una gran tira de paneles en la que reconocidos colegas dibujan personajes suyos, entre ellos Flopa, Lucía Seisas, Martín Boc, Flor Balestra, Tute y Rep. En otro puesto, se escribe. La gente le dedica cartas contándole qué pasó en estos diez años. Le hablan del Central, de sus hijos, del amor.

La ministra de Cultura de Santa Fe, "Chiqui" González, recorre el galpón sembrado de homenajes y se siguen escuchando goles. "Con esta muestra no queremos crear una poética de la muerte, pero tampoco negarla. Fontanarrosa dijo: «Bueno, me muero, no es cosa del otro mundo»." Y lo cierto es que, del imaginario popular, el dibujante no se fue. "Su gran acto fue no irse de acá, recreó la rosarinidad y fue un ejemplo de que no había que irse a Buenos Aires para triunfar."

Desde su despacho de la sede de la gobernación en Rosario, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, también recuerda a "El Negro". "Creó personajes que lo trascendieron. Tenía mucha profundidad para transmitir a través del humor nuestra forma de ser."

Fontanarrosa ya no está para ironizar sobre políticos, famosos o los héroes de la cancha. No sabemos si le hubiese dedicado alguna viñeta a la boda de Messi o al escueto regalo que sus adinerados invitados donaron a una ONG, pero en el Galpón 13 de la Franja del Río, los rosarinos siguen recreando sus historias, en un diálogo emotivo y un repensar colectivo de su figura.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas