Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Diego Valenzuela: "No creo en un modelo simplificado contra el delito, como ese show de las cámaras de seguridad"

El intendente de Tres de Febrero afirma que su municipio dejará atrás el primer lugar en la tasa de robo en el conurbano

Sábado 05 de agosto de 2017
0

La estadística oficial señaló que durante 2016 el partido bonaerense de Tres de Febrero registró una tasa de 1236,2 robos cada cien mil habitantes. La cifra más alta del conurbano. Ese dato preocupó a las autoridades y el intendente Diego Valenzuela aseguró en diálogo con LA NACION que se trabaja para mejorar ese problema, aunque agregó que al recibir el municipio en diciembre de 2015 la situación era aún peor. "Estamos en un nivel de robos relativamente alto, pero mejoramos", dijo. Y agregó: "El delito no tiene fronteras en el conurbano".

"Está en marcha una reforma estructural de los sistemas de seguridad, y ese camino no se recorre de la noche a la mañana. No hay magia. Percibo que la seguridad es la principal preocupación de los vecinos, pero valoran el trabajo que hacemos. Sienten que los cuidamos. Y vemos un descenso inédito de los robos", aseguró Valenzuela.

-¿Cuáles son las dos principales preocupaciones de los vecinos?

-Los robos y las drogas.

-Las estadísticas señalan una elevada tasa de robos en 2016, ¿por qué habla entonces de un descenso del delito?

Foto: LA NACION

En 2016 se cometieron 1211 robos menos que en 2015. Los homicidios dolosos bajaron 47%. Si se comparan los datos de nuestra gestión con los datos de la gestión anterior, esta etapa muestra mejoras. Por ejemplo, durante el primer semestre de 2015 (último año de gestión de Hugo Curto) el Ministerio de Seguridad de Buenos Aires contabilizó 1039 robos. Durante el primer semestre de 2017, contabilizó 751. Según datos del Ministerio de Seguridad de la Nación, los vecinos de Tres de Febrero denunciaron 8844 delitos contra la propiedad en 2015 y en 2016 denunciaron 7370. Es decir, 1415 delitos menos. Y en el primer semestre de 2015 fueron robados 1676 autos, y en el primer semestre de 2017, 1038.

-¿Cómo trabaja un municipio para frenar el ascenso de bandas criminales?

Trabajamos juntamente con otras instituciones, y con las fuerzas de seguridad.

-¿Con qué clase de acciones?

Hemos derribado búnkeres de narcotraficantes. También tenemos el caso de barrio Esperanza. Allí funcionaba un desarmadero a cielo abierto. Queríamos urbanizar el barrio, pero no teníamos capacidad logística ni herramientas legales para urbanizar. La policía no podía entrar porque no había calles. Es imposible que exista un desarmadero gigante sin complicidad. Alguien dejaba que eso ocurra. Por acción o por omisión. Esto no significa que intentemos reemplazar a las fuerzas de seguridad. Yo no me quiero poner un chaleco antibalas para ir a un operativo. Mi trabajo es la prevención, la planificación y la ejecución del presupuesto.

-En algunas zonas conflictivas de su municipio actúan fuerzas federales, ¿es importante esa presencia?

Contamos con una buena dotación de Gendarmería Nacional y de la Policía Federal. Los agentes tienen una importante actitud de control.

-Uno de los lugares más emblemáticos en la inseguridad local es el barrio Ejército de los Andes, conocido como Fuerte Apache, ¿puede modificarse esa situación?

En el barrio Ejército de los Andes, donde tenemos fuerzas federales, se activaron controles que empiezan a las 5 de la tarde y terminan durante la madrugada. La idea es crecer en la línea de la seguridad ciudadana. Queremos que, a través de las obras, el barrio se integre a la ciudad. Queremos mostrar todo lo bueno del barrio, que no debería tener un estigma negativo. Tuvimos hechos delictivos en Caseros sur, originados en el barrio Carlos Gardel, que integra Morón. Es un tema que nos preocupa, tanto al intendente (Ramiro, jefe comunal de Morón) Tagliaferro como a mí. Hace poco hubo un allanamiento muy importante, con varios detenidos. Hoy, allí está Gendarmería Nacional por pedido de los dos intendentes. Evolucionamos no sólo con mayor control de Gendarmería, sino con la presencia del Estado en cuestiones sociales y vinculadas con el espacio público. En el conurbano no hay fronteras.

-Más allá de reforzar la presencia de fuerzas federales y de la policía bonaerense, ¿qué aporte contra la inseguridad puede hacer un municipio?

La solución a los problemas vinculados con la inseguridad está en la vitalidad de los espacios públicos. Eso genera un círculo virtuoso de control implícito. Inhibe la posibilidad de que existan sitios propicios para que actúen los delincuentes. No creo en un modelo simplificado contra el delito, como ese "show de las cámaras de seguridad". Cuando terminó el mandato del intendente Hugo Curto, durante la transición, él me miró y dijo: "No vas a poder con la inseguridad". Curto invertía más en la seguridad privada de los edificios municipales que en seguridad para el vecino. Durante su gestión, el Concejo Deliberante aprobó un presupuesto que destinaba sólo el 1,5% de los fondos a la seguridad pública. Ahora destinamos 9%.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas