Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Algo más que un bodegón

Cocina con influencia del País Vasco que incorpora lo asiático

Domingo 06 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: Dafne Gentinetta

Por razones económicas o por puro gusto, los bodegones han vuelto a la moda en Buenos Aires. ¿Qué es un bodegón? Pues nada más y nada menos que una casa de comidas: jatetxea en vasco, más castizo figón, en inglés eating house. Figón suena a cochambroso, diría Brascó, ese término que tanto utilizaba. El bastante reciente Lekeitio de Chacarita -Lekeitio es el pueblo del tatarabuelo del joven cocinero vasco Shanti Aboitiz, socio de Mariano Visus- fue concebido con todos los atributos de un bodegón pero puesto como un restó. Es un salón largo gris, terminado en patio con plantas, la barra a un lado y detrás estanterías con todo lo necesario a la vista, hasta libros de gastronomía filipinos y vascos.

Sillas y mesas de madera, además de larga banqueta con vista a todo el restó, las paredes muestran paisajes, pinturas, objetos, fotos de las familias y empleados de varias épocas y de los bodegones propios. Shanti nació en los Estados Unidos, de familia vasca y filipina, a los quince años viajó al País Vasco y al sur de Francia; una cocina vasca que incorpora lo asiático, como en todos los platos orientales, el arroz y alguna salsa como la shoyu, maní y cítricos. En Barcelona y Buenos Aires se perfeccionó su cocina occidental y europea. El producto es de lo más importante para este restaurante que a un año de abierto ya cuenta con lo que se usa en el País Vasco.

La tortilla de papas, con o sin chorizo (180), sale baveuse, cremosa; las gambas al ajillo son suculentos langostinos (y no camarones); las croquetas de pescado con bechamel y panceta, suaves y crocantes (180), están entre las raciones que compiten como entrada con el marmitako, la sopa de mar mas tradicional de la gastronomía vasca (180). Una recomendación que ensambla los sabores nativos es la pesca a la vizcaína: filete de anchoa grillada sobre coulis de pimientos, más perifollo, tapenade y un rulo de jamón crudo, una fórmula infalible (180). La escalibada es catalana, plato vegetal delicado, y la señora milanesa no necesita mas descripción.

La tarta vasca de crema pastelera con coulis de naranja es un postre tan exquisito como tradicional. Algo muy amigable en Leikeito es el descorche: se puede llevar la botella de vino propia, que se cobra más o menos según el humor reinante.

Lekeitio Bodegón Vasco

Dónde: Santos Dumont 4056, Capital.

Teléfono: 5629-3312

Otros: de lunes a domingo, mediodía; martes a domingo, noche. Tarjetas. No se cobra servicio de mesa

El plato

Pesca a la vizcaína

Foto: Dafne Gentinetta

Mediodía

Menú Ejecutivo: de lunes a viernes, tres pasos ($ 200), con carne, pescado y vegetales. Sopas, todos los días

Sábados

Mediodía: pescados a la parrilla

Domingos

Paellas, con o sin mariscos ($ 250)

Bebidas

Carta corta y completa de vinos, todos de Bodega Catena.

Cervezas y sidras artesanales tiradas o embotelladas

Sobremesa

Vinos dulces, licores, orujo, patxarán, y gin tonics en la barra

Para mejorar

El ruido. Están por insonorizar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas