Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El campo de juego del estadio Monumental, el refuerzo invisible que busca Gallardo para River

Tantas veces criticado por el DT millonario, los dirigentes encargaron trabajos para calmar sus exigencias; pasado mañana, ante Guaraní, el estreno de un factor influyente en el juego del equipo

Domingo 06 de agosto de 2017
0
El césped del Monumental luce renovado; habrá que ver si el martes Gallardo saldrá conforme tras la revancha con Guaraní
El césped del Monumental luce renovado; habrá que ver si el martes Gallardo saldrá conforme tras la revancha con Guaraní. Foto: PRENSA River

Marcelo Gallardo no pone nunca su cabeza a descansar. Siempre está pensando qué hacer para mejorar, qué fichas mover y qué estrategias nuevas elucubrar para que el rendimiento de su equipo crezca. Pero no sólo se enfoca en lo futbolístico, sino que también está al tanto de todo lo que ocurre a su alrededor: por eso, no se privó de cuestionar más de una vez el pobre estado del terreno de juego del Monumental cuando vio que eso perjudicaba al juego de River . Y fue el propio Muñeco uno de los impulsores del cambio que se propuso la institución de cara al nuevo semestre.

"Me preocupa y mucho y eso me enojó en la semana, ver el estado del campo muy deteriorado. No sé qué hacer ni decir de acuerdo a los muchos problemas que tuvimos desde hace un tiempo a esta parte con el estado del campo", había disparado Gallardo el 18 de junio, tras perder 3-2 con Racing como local. "Para un equipo que juega por abajo, necesitamos el campo bueno y de una parte hasta ahora no lo pudimos tener".

Ante la situación, se resolvió realizar una siembra en todo el campo de juego luego de la despedida de Fernando Cavenaghi, que se celebró el sábado 1° de julio, y además se empanaron 250 metros cuadrados en las áreas chicas y grandes, con panes que se trajeron desde el River Camp, el predio del club en Ezeiza.

Pero eso no fue todo. Según pudo saber LA NACION, también se aprovechó el receso de más de un mes para hacer una aireación con púas que se importaron desde Estados Unidos, que son especiales y más largas que las que se encuentran comúnmente en el mercado local. ¿Para qué sirven? Descompactan el terreno para que el jugador se sienta más cómodo que en una cancha dura y para que, a su vez, el agua de lluvia drene mucho mejor.

Además, se importaron de Inglaterra sensores de humedad que se colocaron en la primera capa de tierra del césped. Esto le permite al ingeniero agrónomo Sebastián Ruggeri, quien supervisó las obras y trabaja en el club hace más de dos años, poder chequear la humedad que existe en la superficie en tiempo real y vía celular. De esta manera, servirá no sólo para los trabajos de la semana de riego y fertilización, sino también para poder saber el día del partido cuánto tiempo antes regar la cancha para que no quede húmeda por demás.

"Todos los años se hace una siembra de invierno y otra de verano. En este caso, la de invierno se hizo entre fines de marzo y principios de abril. Pero por la cantidad de partidos seguidos y la lluvia debimos resembrarla antes, algo que no es normal ya que en octubre era la siguiente. No era una obligación porque con fertilizantes y empanadas podría haber llegado bien, pero quisimos estar más seguros y volver a sembrar", le contó Mariano Taratuty, presidente del Departamento de Planeamiento de River, a LA NACION.

"La queja de Gallardo llegó debido a dos problemas. El primero fueron las lluvias, que fueron más altas que las del promedio histórico, y además justo se dieron luego de la siembra que hicimos a comienzos de abril. Y el segundo fue que River tuvo focalizados en mayo muchos partidos, lo que generó que esa siembra no terminara de germinar correctamente. Esa fue la causa de cómo llegó al final del torneo", agregó Taratuy.

Durante el semestre pasado, entre marzo y junio, el Millonario disputó once partidos en el Monumental entre el torneo local y la Copa Libertadores: dos en marzo, tres en abril, cuatro en mayo y dos en junio. Sin dudas, la mayor intensidad se dio entre el 6 y el 28 de mayo, período en el que debió afrontar ocho partidos, de los cuales cuatro fueron en el Monumental: 4-1 ante Temperley, 1-1 con Emelec, 1-2 frente a Deportivo Independiente Medellín y 0-0 con Rosario Central. Luego, en junio, perdió 3-2 con Racing el 18 y le ganó 1-0 a Aldosivi el 21, pero a pesar del descanso que tuvo el terreno, se evidenció un fuerte deterioro.

Ahora, desde el club estiman que, con los trabajos realizados, la cancha llegará en perfectas condiciones al partido de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores ante Guaraní de Paraguay que se disputará pasado mañana. "Cuando vuelva River, el Monumental va a ser sin dudas una de las mejores canchas del fútbol argentino. Los sensores son inéditos para un campo en nuestro fútbol, lo mismo las púas. Hoy, no hay nada más para hacer", sentenció Taratuty.

Pese a que cuando algo no va bien el DT lo hace saber en los micrófonos, no sólo se expresa ante los medios, sino que se encarga también de tener asiduas reuniones con el sector para charlar diversos temas con una única misión: hacer crecer a la institución constantemente. "Nos juntamos permanentemente con Gallardo, no sólo para mejorar el estado del campo de juego, sino también para apuntar a la infraestructura de River en general. Un ejemplo claro son las obras de ampliación del River Camp", agregó el presidente de Planeamiento, haciendo alusión a la renovación total realizada en el predio de Ezeiza, que comenzó con un pequeño plano que el DT le llevó al secretario Guillermo Cascio y terminó con un sueño cumplido.

Hoy, River apunta a mejorar el estado del césped del Monumental, un aspecto central para la idea de juego que quiere implementar el entrenador. Pero no es algo nuevo, sino desde que asumió Rodolfo D' Onofrio, en diciembre de 2013, la situación ha ido cambiando. "Cuando asumimos la gestión, nos encontramos con una cancha totalmente compactada. Se había hecho una capa impermeable de lo dura que estaba, y sólo drenaba por el abovedado y no por las rejillas internas. Nosotros desde el día uno veníamos descompactando con púas para que también drene por las rejillas como fue originalmente planeado. Tampoco tenía riego el campo, y el riego automático sectorizado que tiene hoy fue una de las obras que se hicieron. La idea es que el técnico pueda tener una cancha rápida y en condiciones para hacer su juego".

Para el cuerpo técnico, el campo está en 7 puntos

Más allá de lo comentado por Taratuty, presidente del Departamento de Planeamiento de River, desde el cuerpo técnico millonario son cautos. Aunque son conscientes de que se realizaron trabajos en el Monumental y que se verán mejoras, el terreno de juego todavía no estaría en las condiciones ideales pedidas por Gallardo, según pudo averiguar la nacion con gente allegada al cuerpo técnico. Tal es así que hasta el martes no se entrenaría en el Monumental, lo mantendrían en cuidados intensivos. Fueron tantas las veces que se quejaron que incluso ahora prefieren esperar y ver. Ayer, en la práctica de River, Gallardo probó con Lux; Moreira, Maidana, Pinola y Casco; Ponzio; Pity Martínez, Enzo Pérez, Rojas y Nacho Fernández; Alario.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas