Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un barrio que debió cambiar su ritmo

Madrugadas bulliciosas rompen la calma del área

Domingo 06 de agosto de 2017
0

El cambio gastronómico en la zona de la plaza Arenales trajo a un público que no era habitual en la zona. Y cambió, así, las costumbres del barrio. Ahora, son cada vez más los jóvenes de entre 20 y 30 años que eligen los nuevos bares que abrieron entre Fernández de Enciso, Nueva York y Chivilcoy para salir a comer o tomar algo.

"Hay un público juvenil, gente de muchos barrios. A partir de los jueves, los horarios se estiran hasta muy tarde", dice Nidia, una vecina de Villa Devoto. "Cerca de la medianoche hay muchísimo movimiento", indica Gabriel, dueño de un puesto de flores de la zona.

"A veces se juntan alrededor de la plaza, ponen la música fuerte y se quedan toda la noche ahí, sentados en los bancos", agrega el vecino Jorge Benjardino.

"En verano podría tener el local abierto las 24 horas porque hay gente todo el tiempo", cuenta Claudio Mariani, el dueño del restaurante Pablos, que los sábados cierra a las cuatro. Y agrega: "Antes, había gente mayor de 30 años, y ahora ya hay chicos de 20".

"Pusieron muchas cosas copadas. Hay pizzas, panchos, que están buenos para la noche. Hasta una wafflería. Y los precios, en general, están bien. Suelo frecuentar un poco cada uno", dice Juan Pablo Rodríguez, de 37 años, habitual comensal en la zona.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas