Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La principal hipótesis apunta a un accidente

Un radar militar captó la aeronave en vuelo a menos de 600 metros de altura

Domingo 06 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

A las 14.30 del 24 de julio pasado despegó desde el aeropuerto de San Fernando un Mitsubishi matrícula LV-MCV rumbo a la localidad formoseña de Las Lomitas. Nunca llegó. El destino de los dos tripulantes y del único pasajero, hijo del dueño de la aeronave, es un misterio. Más de una docena de aviones, dos helicópteros y 20 embarcaciones están desde ese día asignadas al sistema de búsqueda y rescate. Ninguna pista fue encontrada. Sin embargo, para las autoridades la principal hipótesis apunta a un accidente aéreo.

La torre de control tuvo el último diálogo con el piloto Matías Ronzano pocos minutos después del despegue. El radar de Ezeiza, destinado al control de la navegación aérea, no podía reconocer la altura de vuelo al no activarse el sistema transponder, que en forma automática se enlaza a la emisión del radar para devolver información sobre el vuelo. El control aéreo pidió al piloto que regresara a San Fernando. La falla del transponder no pone en riesgo la aeronave, pero sí puede derivar en una colisión con otro aparato al no conocer el radar de la congestionada zona metropolitana la altura real de ese avión. La radio funcionaba, pero desde ese momento no hay comunicaciones.

El radar militar ubicado en Merlo monitoreó esa aeronave hasta una zona ubicada 75 kilómetros al norte de esa base de la Fuerza Aérea. En esa unidad se encuentra un búnker varios pisos bajo tierra, donde se reciben las señales de todos los radares del país. Es allí donde se analizan los vuelos ilegales y se comandan las interceptaciones. Ese radar no necesita del apoyo de la aeronave -transponder mediante- para ubicar su posición. Quienes conocen la información de ese día afirman que el Mitsubishi volaba cerca de la ciudad uruguaya de Nueva Palmira cuando bajó a menos de 600 metros y salió de la pantalla del radar.

A esa altura hay señal de telefonía celular, afirman pilotos. El juzgado federal de San Isidro espera datos al respecto desde Uruguay.

Los funcionarios que sostienen la hipótesis del accidente aéreo señalan situaciones que pudieron haber ocurrido. Una posibilidad es la continuidad del vuelo por debajo de la visión del radar y un problema mecánico a esa altura con poco tiempo para resolver; el piloto tenía poca experiencia en esa aeronave y el copiloto, ninguna. En esa hipótesis, el avión podría estar fuera de la zona de búsqueda.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas