Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Cottolengo: más de 80 años de amor y asistencia a personas con discapacidad

Ubicada en Claypole, la institución brinda asistencia integral y es una de las más grandes del mundo; en sus 50 hectáreas se distribuyen 15 hogares, una escuela especial y hasta un cementerio

Lunes 07 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

A simple vista es un pequeño pueblo. Pero es mucho más que eso. Fundado por el sacerdote italiano San Luis Orione en 1935, el Pequeño Cottolengo Don Orione de Claypole -que de pequeño no tiene nada- fue la primera obra especialmente enfocada a la atención de personas con discapacidad, en una época en que la exclusión era la regla.

"En este lugar, uno se encuentra con el otro desde lo esencial, más allá de todo lo que podamos aparentar y caretear. Acá la vida se da desde su lugarcito más profundo", sostiene la voluntaria Carolina Casuscelli, mientras recorre uno de los caminos arbolados que cruzan las más de 50 hectáreas que pertenecen al Cottolengo.

Allí se distribuyen 15 hogares de coloridas fachadas, plazas, una escuela especial, el Centro Educativo Terapéutico, salas para cuidados médicos, rehabilitación e hidroterapia, la cocina central, una lavandería, un campo de deportes, salón de fiestas, huerta, radio, un cementerio y un santuario.

Un grupo de residentes participa de actividades recreativas
Un grupo de residentes participa de actividades recreativas. Foto: Leo Vaca/AFV

Actualmente es la institución de su tipo más grande de América y una de las de mayor magnitud del mundo: allí viven 380 residentes de 4 a 90 años, con discapacidades diversas, que encontraron en ese lugar un hogar y, en muchos casos, su única familia.

A sus puertas varios fueron, literalmente, abandonados. Llegaron con lo puesto, a veces desde otras provincias, como dos jóvenes mendocinos a quienes Don Orione fue a buscar a la estación de tren de Retiro. Alguien había llamado al sacerdote luego de encontrarlos con un cartelito en el ojal que decía: "Pequeño Cottolengo".

LA NACION recorrió durante una mañana las instalaciones del predio de Claypole, en el que trabajan 400 empleados y más de 90 voluntarios. Allí, donde la vulnerabilidad se muestra con crudeza y la solidaridad trasciende las palabras, muchos afirman, como Carolina, que esa experiencia produjo un cambio definitivo en sus vidas.

Frente a la dirección del Cottolengo está la bicicleta con canasto de Jorge Silanes, hermano de la Pequeña Obra de la Divina Providencia y coordinador del equipo directivo.

"Hace 50 años, una familia tenía un niño con discapacidad y el médico le decía: «Llévenlo al Cottolengo». Hoy, salvo casos excepcionales, niños no recibimos: actualmente, la sociedad se organizó de otra manera", cuenta Silanes, de 60 años.

Y aclara: "Hoy muchos de los residentes tienen familiares que los visitan, pero la discapacidad o el problema social es tan grande que no están en condiciones de brindarle los apoyos necesarios para que lleven una vida digna".

En bicicleta, Silanes se traslada de un hogar al otro (algunos tienen los nombres de familias donantes, como Barilari o Anchorena). En cada uno viven unas 30 personas. Explica que los residentes tienen un plan de atención personal. "Somos una institución de inclusión y apoyo para la familia", dice, sosteniendo que, para eso, la calidad de servicio y gestión son clave.

Distintas necesidades

La médica Paula Sixto, en uno de los hogares de alta dependencia
La médica Paula Sixto, en uno de los hogares de alta dependencia. Foto: Leo Vaca/AFV

Las discapacidades de quienes viven en el Cottolengo componen un abanico diverso. "Hay desde quienes tienen trastornos motrices hasta aquellos con parálisis cerebral, un severo daño neuromotor y retrasos intelectuales profundos. Además, personas sordas, ciegas y otras más autoválidas, con diferentes patologías", detalla Fernando Montero, licenciado en Psicopedagogía.

No llegan sólo por pedido de sus familiares, sino también de juzgados, ante casos de desamparo o abandono, y de instituciones municipales, entre otros. Hace unos meses recibieron a 15 adolescentes y niños que vivían en un hogar que cerró en Berazategui.

Ocho varones de ese grupo ahora conviven en un área que fue especialmente remodelada para ellos. "Son pibes jóvenes y autoválidos, por lo que se trabaja mucho la inclusión en la sociedad", sostiene Montero.

Roberto Ramírez, de 22 años, vive en el Cottolengo desde los 11.
Roberto Ramírez, de 22 años, vive en el Cottolengo desde los 11.. Foto: Leo Vaca

Uno de los que hizo buenas migas con esos jóvenes es Roberto Ramírez, de 22 años, que vive en el Cottolengo desde los 11. "Me traigo mi tupper y vengo a cenar con ellos", cuenta mientras pasa con su silla de ruedas frente al hogar donde viven, que está pintado de azul.

Roberto se define como independiente y amiguero. Además de ser un conversador insaciable y de sumarse a los talleres de murga y radio, juega a las bochas adaptadas: salió campeón bonaerense y participó en torneos que lo llevaron desde Mar de Plata hasta Ushuaia. Pero, sobre todo, lo suyo es estar "conectado". "Donde hay Wi-Fi, estoy yo", confiesa con una sonrisa.

Más serio, admite que cuando llegó al Cottolengo fue duro. Pero, a renglón seguido, define esa institución como "un ejemplo de vida".

"Siempre te respetan cuando vos pedís algo, y eso hay que valorarlo", asegura. "Yo pedí que me llevaran a la cancha de River, y me llevaron. Me quise comprar una tablet, armé una rifa, y entre todos me ayudaron para comprarla. Acá nunca se le niega nada a nadie."

Ese día, Roberto se levantó a las 9 de la mañana para ser entrevistado por LA NACION. Pero como son vacaciones de invierno, se suele despertar a las 13. Normalmente, los días de semana va a la escuela especial desde las 7 hasta el mediodía. "Después almuerzo, hago actividades hasta las 16 y pongo a cargar mi celular. A la noche me quedo subiendo cosas a Facebook hasta tarde. La ley del Cottolengo es que te podés acostar cuando querés, pero al otro día te tenés que levantar, a menos que estés de vacaciones", dice.

Una institución dinámica

La voluntaria Carolina Casuscelli, de 34 años, junto a Paula
La voluntaria Carolina Casuscelli, de 34 años, junto a Paula. Foto: Leo Vaca/AFV

A unos 30 metros de la escuela especial está el Centro Educativo Terapéutico (CET). Como son vacaciones, éste es el que concentra las actividades esa mañana. En un salón, unos 25 hombres (muchos en sillas de ruedas) participan del taller de cine: miran Los tres chiflados, la película que eligieron.

Distribuidos en aulas, en grupos de doce, otros residentes arman barriletes. Con varillas, algunos preparan las estructuras; el resto, en mesas repletas de cartulinas y témperas, pinta con las palmas de sus manos o pinceles, pega papelitos y dibuja.

En el centro siempre hay movimiento. Jorgelina Leis es terapista ocupacional y coordinadora del CET. Explica que está conformado por toda la planta médica, kinesiólogos, fonoaudiólogos, terapistas ocupacionales y los llamados "orientadores" (estudiantes de los últimos años de carreras afines a la discapacidad o recién recibidos). La misión de estos últimos es la de ser "multiplicadores" de las tareas que indica el equipo profesional.

Con una sonrisa de oreja a oreja, Silvita, una de las residentes, sale a saludar desde una de las aulas. Reparte besos y se funde en largos abrazos. Tiene unos 50 años, anteojos y el pelo recogido en trenzas. Aclara que además de pintar y hacer barriletes, le gusta tejer y cocinar: sobre todo, pelar zapallos. Presenta a sus compañeros: entre ellos están Raúl, recostado en una camilla junto a una de las mesas, y Laura, de 48 años, una de las pocas del grupo que sabe leer y escribir. El clima es de alegría: hay risas, charlas animadas y, con aquellos que no hablan, como Raúl, intercambio de sonrisas.

Las actividades del CET se adaptan a las necesidades de los residentes. "Además hay un grupo de jóvenes que viven con sus familias, pero vienen durante el día a participar de los servicios que brindamos. Este dispositivo ambulatorio se abrió hace un año por la necesidad de muchas familias de la zona que no tenían adónde llevar a sus hijos", cuenta Leis. Y mientras recorre los pasillos, confiesa: "A veces me pregunto cuándo el Cottolengo se va a quedar quieto. Y la respuesta es que, gracias a Dios, nunca. Si bien es una institución muy grande, no es rígida, sino dinámica".

Una gran obra con foco en los más vulnerables

Cottolengo es el apellido de José Benito Cottolengo, un presbítero piamontés que en 1842 abrió una casa para acoger pobres, enfermos y abandonados. En honor a él, el sacerdote italiano Luis Orione -que llegó a la Argentina hace más de 80 años, con la misión de acompañar y atender las necesidades de las personas con discapacidad- llamó así a su gran obra.

Sin embargo, la Obra Don Orione no sólo se dedica a la atención de personas con discapacidad, sino también a la educación, a través de sus colegios; al cuidado de niños y adolescentes, mediante hogares convivenciales de minoridad; y a la evangelización en parroquias, capillas y centros misionales.

Con el Cottolengo se puede colaborar siendo voluntario, dejando una herencia de bienes a su nombre o donando dinero, ropa, muebles y electrodomésticos en buenas condiciones.

Cómo colaborar

Obra Don Orione

0800-333-6746

info@donorione.org.ar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas