Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Algunos consejos para que tu hijo no se distraiga con el teléfono a la hora de estudiar

Viernes 18 de agosto de 2017 • 00:13
SEGUIR
0
Foto: Shutterstock

Hola Consuelo,

Te escribo porque no sé cómo hacer para que mi hijo estudie. Se distrae con el celular, dice que se aburre, si le saqué el celular y la play para obligarlo a estudiar al rato lo veo con los ojos muertos mirando la pared. Tiene catorce años, es la primera vez que está al borde de llevarse materias y de acuerdo con la psicopedagoga del colegio es muy vago y distraído pero tampoco parece algo patológico. ¿Qué puedo hacer? Temo por su futuro, no solo que se lleve materias, sino que no pueda hacer una carrera.

¡Ayuda!

El papá desesperado (48)

Querido papá:

No es un mal extraño el que me estás contando, todo lo contrario. A modo de experiencia personal, yo los últimos años de mi carrera universitaria ya los hice con redes sociales funcionando a pleno y me costaron el cuádruple que los primeros. Y ni me quiero imaginar lo que pasa con los chicos de la edad del tuyo, que nacieron prácticamente con el ipad en la mano. Si lo pensás, es bastante delirante que a esos chicos que tienen menos años que Facebook los pongan a estudiar en un aula que es casi igual a la que tuve yo, a la que tuviste vos y casi te diría igual a la que tuvieron tus padres, con el papel y el lápiz y las fechas patrias y una excursión al “gabinete de informática” cada tanto. Están acostumbrados a otro tipo de estímulos, les cuesta estar tanto tiempo mirando cosas que no se mueven ni reaccionan. Pero no vamos a arreglar el sistema nosotros así que hay que pensar en cómo resolver lo de tu hijo.

Primero, por supuesto, nunca sobra una consulta con un buen terapeuta, más allá de si lo que tiene tu hijo es “millenialitis normal” (teóricamente ya es generación Z, pero se entiende). La terapia es justamente un buen espacio para que estos chicos que se aburren con todo lo que no va a mil por hora prueben pensar y conversar a otros ritmos, investigarse internamente con más paciencia. En segundo lugar, una cosa que creo que siempre funciona es conectar a los chicos con el deseo: ayudarlos a encontrar algo que los entusiasme y que entiendan que la educación, más allá del valor que tiene en sí misma, es también un medio para alcanzar esos sueños. Quizás le gustan los animales, o los autos, o las máquinas, o ayudar a otras personas, o diseñar ropa, o lo que sea: que vaya leyendo las cosas que le gustan, investigando, conociendo esos mundos. No lo va a distraer del colegio eso, todo lo contrario: lo va a ayudar a entender que, incluso si no le gusta, le sirve para llegar a un lugar que sí le interesa. Y también le va a servir para probar otro tipo de actividades que no sean todas sentado en la computadora.

Contame cómo te va con eso. Cariños,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar, como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas