Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cuál será el mensaje del macrismo si el domingo gana Cristina Kirchner

Martes 08 de agosto de 2017 • 00:00
0

El misterio envolverá a las PASO de la provincia de Buenos Aires hasta el momento de la votación. Distintas encuestas indican que el nivel de ciudadanos que no han definido su sufragio supera el 15% en las últimas horas, aunque un estudio de opinión pública realizado la semana pasada por D’Alessio IROL/Berensztein da cuenta de que quienes declaran tener su voto decidido en el mayor distrito del país son sólo el 75%; el 17% se declaraba parcialmente indeciso y el 8%, totalmente indeciso.

La mayoría de las encuestas difundidas otorga una ventaja a la lista liderada por Cristina Kirchner sobre la encabezada por Esteban Bullrich. Sin embargo, varios de esos sondeos le dan una diferencia que se ubica muy cerca del margen de error estadístico, que ronda los tres puntos, por lo que no pueden servir como un pronóstico electoral.

En el comando de Cambiemos, se admite que el oficialismo puede ser derrotado en las PASO bonaerenses, aunque brota cierto entusiasmo al advertir que en las últimas dos semanas el crecimiento de la lista kirchnerista ha sido menor que el de la nómina amadrinada por la gobernadora María Eugenia Vidal, quien en los últimos días se ha perfilado como la gran referente de la elección bonaerense, bien por encima del presidente Mauricio Macri.

No es casual que el cierre de campaña de Cambiemos en la provincia, que se efectuará este jueves en el Centro Asturiano de Vicente López, no esté a cargo del primer mandatario. Será María Eugenia Vidal quien cierre la lista de oradores. El lugar elegido, además de estar en el partido donde Cambiemos espera obtener la mayor diferencia en votos sobre el kirchnerismo, refiere a una cábala: es el mismo sitio donde se cerró la campaña previa a las PASO de 2015.

La idea de perder por poco en las PASO ante Cristina Kirchner y ganar en octubre merced al efecto del miedo al retorno de la ex presidenta, que provocaría corrimientos de electores para favorecer al oficialismo, sigue siendo una hipótesis de trabajo en la Casa Rosada.

Dista de ser, sin embargo, el escenario deseado por Macri. ¿Por qué? Porque una derrota electoral el domingo 13 –aun cuando no sea definitiva– mostraría a un gobierno debilitado y a una Cristina en condiciones de liderar a la principal oposición, al tiempo que alimentaría dudas entre potenciales inversores y empresarios que se resisten a arriesgar capital en actividades productivas ante el temor de que el kirchnerismo pueda volver al poder.

Está claro que el macrismo podría contrarrestar el efecto negativo que provocaría un éxito de Cristina Kirchner si la diferencia favorable a la candidata del Frente Unidad Ciudadana fuera exigua y si, al mismo tiempo, el oficialismo obtuviera una victoria aplastante, de la mano de Elisa Carrió , en la Capital Federal y produjera la sorpresa de imponerse en distritos como Córdoba y Santa Fe, algo con lo que el macrismo se ilusiona.

Si se dieran estos últimos resultados halagüeños para el oficialismo, sumados a la posibilidad de que pueda revertirse en octubre la ventaja del kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires, podría aliviarse el pesar por una caída ante la procesada ex jefa del Estado.

No obstante, la soberbia no será la mejor consejera. El mejor negocio para los dirigentes de Cambiemos pasaría por dejar que aflore la humildad ante un llamado de atención de la ciudadanía bonaerense, y buscar que, a partir de ese momento, una envalentonada Cristina comience a hablar más en público, a asustar a quienes no la quieren y a cometer los errores que evitó hasta ahora en una campaña proselitista en la que sus estrategas descubrieron que el silencio era la acción más redituable.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas