Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mundial de Atletismo. Tres figuras quedaron afuera por una intoxicación generalizada

Isaac Makwala, Thomas Barr y Eric Gillis compartían un hotel en el que se registraron doce casos de gastroenteritis

Lunes 07 de agosto de 2017 • 22:29
SEGUIR
LA NACION
0
Isaac Makwala, uno de los más perjudicados
Isaac Makwala, uno de los más perjudicados. Foto: AFP

LONDRES.- Isaac Makwala llegaba al Mundial de Atletismo lejos de los flashes que persiguen a Wayde Van Niekerk, pero con números que presagiaban que "el sucesor de Bolt" no iba a tener una tarea sencilla sobre la pista del Estadio Olímpico. Dueño de la mejor marca del año en 200 metros (19s77/100) y cuarto tiempo en los 400 (43s92/100), el botsuano se había dado el lujo de correr por debajo de los 20 y los 44 segundos el mismo día, el 14 de julio pasado en Madrid. Por eso sorprendió su ausencia en las series de clasificación del lunes de los 200m. Y por eso se transformó en la cara visible de un problema que puso en jaque a los organizadores del certamen: la IAAF informó que se conoció un número sin determinar de casos de gastroenteritis en uno de los hoteles oficiales.

Makwala, el irlandés Thomas Barr (400 metros vallas) y el canadiense Eric Gillis (maratón) son los principales perjudicados por una intoxicación que podría llegar a 12 atletas y a un total de 30 personas relacionadas al Mundial, según estimaciones extraoficiales.

Ausente en la clasificación de los 200m por prescripción del equipo médico de la IAAF, se creía que Makwala podría ser de la partida en la final de los 400m, pero su nombre apareció tachado en la tarde de ayer. "Badman", que cuando terminaron las semifinales avisó que iba por la medalla de oro, se consideraba en condiciones de darle pelea a Van Niekerk, pero fue el equipo médico de la IAAF el que no le permitió competir al considerar que seguía enfermo y que no podía hacerlo.

El Guoman Tower Hotel, un cuatro estrellas ubicado a orillas del río Támesis y con vista privilegiada al Tower Bridge, es el complejo que está bajo la lupa. El lunes a última hora, los organizadores reconocieron el problema y se lo informaron a la prensa por correo electrónico, pero evitaron dar mayores precisiones y no lo publicaron en el sitio oficial, ni en redes sociales.

"Hay una serie de casos de gastroenteritis reportados por miembros de diferentes equipos que residen en uno de los hoteles oficiales del Mundial. Los afectados tuvieron el apoyo tanto del equipo médico como del comité organizador, además del trabajo en conjunto con Public Health England", decía el escueto comunicado enviado por Ryan Bangs, jefe de prensa de la federación internacional. Al mismo tiempo, Makwala daba la explicación en su cuenta de Facebook: "Al parecer estoy sufriendo una intoxicación alimentaria".

Desde el hotel confirmaron que "un pequeño número de huéspedes sufrieron una enfermedad", aunque aclararon que las investigaciones realizadas con funcionarios de salud ambiental y IAAF habían demostrado que el hotel "no era la fuente de la enfermedad" y que desde que se conocieron los hechos "se siguió un estricto protocolo de higiene, asegurando que los afectados no estén en contacto con otros huéspedes, y todas las áreas públicas fueron completamente desinfectadas".

Pero el temor a una intoxicación masiva hizo lo suyo en el Guoman Tower y varios atletas llegaron ayer por la mañana a la recepción del Grange Tower Bridge Hotel, el mismo que ocupa la Argentina, para conseguir una nueva habitación. Más allá de que el problema se pueda encontrar en las comidas, las recomendaciones como el lavado de manos o el uso de geles fueron moneda corriente entre los equipos, según pudo conocer la nacion de parte de integrantes de la delegación nacional.

Con el recuerdo más cercano en Brasil, cuando la regatista belga Evi Van Acker dijo sentirse mal después de competir en la Marina da Gloria de Río de Janeiro, la prensa británica rescató una serie de brotes similares que afectaron a una mayor cantidad de personas en un evento de estas características en el Reino Unido, como las decenas de infectados en los Juegos de la Commonwealth en Glasgow, en 2014, o la baja de 20 futbolistas de Middlesbrough antes de un partido con Blackburn Rovers en la Premier League 1996/97. Pero no se recuerdan intoxicaciones a gran escala en mundiales.

"Esto es malo, estoy desconsolado porque estaba preparado para este Mundial, trabajé duro por esto", le dijo a la BBC Makwala, golpeado por su ausencia. "Todo mi año se centró en el Mundial. El apoyo que había recibido era sencillamente brillante, y no poder salir a competir para Irlanda es más que decepcionante", se lamentó Barr.

Tras el comunicado del lunes, la IAAF no volvió a hacer referencia al tema, y las informaciones empezaron a darse a conocer por parte de los equipos, con el miedo a una mayor cantidad de casos y el aumento de las precauciones en los últimos días del certamen, pero también con la bronca de los afectados. Atletas que llegaron a Londres con la ilusión de competir, y que tuvieron que abandonar sin conocer a ciencia cierta qué sucedió.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas