Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Llegó el turno de Lionel Messi y su guiño para Sampaoli, entre tiras de asado y videos tácticos

El entrenador continuó con la gira en la que mantiene entrevistas con los futbolistas por Europa; ahora tuvo una charla con el capitán del seleccionado

Martes 08 de agosto de 2017 • 12:14
SEGUIR
LA NACION
0
Messi junto a Sampaoli y Beccacece
Messi junto a Sampaoli y Beccacece. Foto: Twitter @Argentina

El juego podría asemejarse, hasta que el espejo se rompe. Imposible no viajar un año atrás para descubrirlo a Edgardo Bauza , solo, en Barcelona, haciendo tiempo hasta queLionel Messi lo recibiera. Finalmente la reunión ocurrió el 11 de agosto. El día anterior, el entrenador que apenas aterrizaba en la selección, había visto desde un palco del estadio Nou Camp la victoria de Barcelona en la Copa Joan Gamper ante Sampdoria. Aquel encuentro se extendió por algo más de una hora en una oficina de la Ciudad Deportiva de Barcelona. Y hubo un tercer protagonista, Javier Mascherano , quien en realidad asumió la charla hasta que el capitán del seleccionado fue ganando confianza.

La fecha es casi la misma. Sampaoli también se está acomodando a su nueva función y anteayer observó desde un palco del coloso azulgrana otra victoria de Barcelona en la Gamper, ahora frente a Chapecoense. Pero enseguida estallan las diferencias: al día siguiente no hubo un distante encuentro en una habitación cualquiera, sino que Messi recibió en su casa de Castelldefels al entrenador, acompañado por Sebastián Beccacece. Solos. No estuvo Mascherano, atendiendo al sentido de una frase que arrojó Sampaoli en su último diálogo con la prensa: “Messi es el único titular indiscutible”.

Aquel viaje de Bauza se pareció, mucho, a un intento desesperado por torcer la decisión de Messi, que tras la final perdida por penales ante Chile, en la Copa América Centenario, había sacudido al mundo anunciado su renuncia a la selección. La charla no conmovió a Messi ni generó un cambio de opinión. La decisión de volver a jugar por su país, como lo anticipó la nacion siete días después de que el crack rosarino dijera que se alejaba, ya estaba tomada. No fue mérito de Bauza. Aquella expresión de Messi resultó una reacción cargada de angustia y frustración ante la tercera caída consecutiva en partidos definitivos. Pero su continuidad, realmente nunca estuvo en peligro.

Messi junto a Sampaoli y Beccacece
Messi junto a Sampaoli y Beccacece. Foto: Twitter @Argentina

Sorprendió que el encuentro haya sido en la casa del futbolista, celoso custodio de su intimidad. No se tiene registro de reuniones similares, ya no sólo con Bauza, sino tampoco con Martino o con Sabella, por citar a los más recientes entrenadores de la selección. Otro gesto de cercanía y complicidad. Y vaya si habrá sido un buen anfitrión Messi que esperó a Sampaoli y a Beccacece con un asado.

Otra diferencia sustancial es que este viaje de Sampaoli no responde a un operativo ‘solitario’, sino que está dentro de un plan de varias visitas a jugadores que el DT abrió hace una semana. Messi, como si el número lo acompañara a todos lados, fue el décimo ‘entrevistado’ por el técnico. Claro que con todos los anteriores el diálogo fue en hoteles, salvo con Icardi, ya que se encontraron en la Pianettina, el complejo deportivo de Inter. Y si las charlas no se prolongaron mucho más allá de la hora, con Messi el contacto rondó las tres horas. Fuentes cercanas a Sampaoli le confiaron a la nacion que sorprendió el entusiasmo de Messi por el juego y el conocimiento de los detalles. Es más: gobernó la conversación.

El sentido fue seguir afianzando detalles del nuevo proyecto de la selección. Tampoco faltó la proyección de imágenes. Sampaoli avanzó sobre la planificación de los próximos partidos, con Uruguay y Venezuela, cuando se reanuden las eliminatorias, e hizo particular hincapié en qué necesita el equipo de su crack y cuáles son las zonas del campo donde le conviene recibir la pelota, trasladar, soltar el balón, etc. Si se trata de Messi, ninguno de estos detalles es menor. Especialmente porque alrededor suyo se terminará de definir la ofensiva de la selección. Ya lo anticipó Sampaoli: jugarán los que mejor se complementen con el capitán.

En definitiva, Sampaoli y Messi, siguen conociéndose. Muy pocas veces se habían visto antes que la selección lo cruzara. La cita más importante ocurrió en enero de 2016, con motivo de la Gala de la FIFA que le entregaría el quinto Balón de Oro al rosarino e incluiría a Sampaoli en la terna como mejor entrenador de 2015 (finalmente, el ganador fue Luis Enrique). La charla se prolongó en el Kongresshaus de Zurich, escenario de la fiesta, y hasta Sabrina y Alejandro, hijos del DT, se fotografiaron con Messi.

Tras hacer escalas en París, Milán y Londres, la excursión del cuerpo técnico ya no saldrá de España. Además de juntarse con Mascherano en Barcelona, tiene previsto trasladarse a Sevilla para ver a Mercado, Banega y Joaquín Correa, y a Madrid, para reunirse con Augusto Fernández. De todos modos, luego Sampaoli y Beccacece regresarán a Barcelona, porque el próximo domingo asistirán al duelo de ida entre el equipo de Valverde y Real Madrid, por la Supercopa española. Será la última actividad, y después se embarcarán para Buenos Aires.

Nada ocurre por casualidad en el mundo Messi. La amabilidad y predisposición que rodeó al encuentro retrata el compromiso del jugador frente a la nueva etapa. Probablemente, consciente de que todavía acecha el peligro: a cuatro fechas del final de las eliminatorias, la Argentina debe sumar al menos siete puntos para sentirse en Rusia 2018. El rival que espera en el debut oficial de Sampaoli, paradójicamente es el mismo que examinó a Bauza en su estreno: Uruguay. Aquella vez ganó la Argentina… con gol de Lionel Messi.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas