Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sorprendente: un club inglés histórico apuesta a la filosofía del Feng Shui para mejorar el rendimiento de sus futbolistas

Tony Fernandes, el accionista mayoritario del Queens Park Rangers, estableció cambios que fueron más allá de la política de incorporaciones y el equipo comenzó el torneo con un gran triunfo

Martes 08 de agosto de 2017 • 23:59
0
El malayo Tony Fernandes, devoto del Feng Shui y accionista mayoritario del QPR desde 2011
El malayo Tony Fernandes, devoto del Feng Shui y accionista mayoritario del QPR desde 2011. Foto: BBC

No ha pasado mucho tiempo desde que el Queens Park Rangers se ofreció como una seria alternativa al Chelsea en la lucha por convertirse en el club de referencia del oeste de Londres, de la mano de los multimillonarios magnates de la Fórmula 1 Flavio Briatore y Bernie Ecclestone. Pero la realidad pronto chocó con los sueños de grandeza de sus dueños y el club nunca pudo dar el salto de calidad que se esperaba, ni siquiera cuando logró el tan anhelado ascenso a la Premier League en 2011, después de 15 años en las divisiones inferiores

Tampoco sirvió el cambio de manos de Briatore y Ecclestone al empresario malayo de la industria de la aviación Tony Fernandes, quien llegó al club al mismo tiempo que vivió un paso fugaz por la categoría reina del automovilismo. El QPR se convirtió en un equipo de ascensos y descensos, incluso tras armar una plantilla en que contó con la experiencia de Rio Ferdinand, el olfato goleador de Charlie Austin y el aporte de dos futbolistas que llegarían a ser campeones de América, los chilenos Eduardo Vargas y Mauricio Isla.

Confirmada su caída en 2015 a la que se conoce como la segunda división del fútbol inglés, la Championship, el Queens ha seguido cayendo en picada hasta terminar la temporada pasada en el 18º puesto, sólo dos puntos por encima del descenso a la tercera categoría. Fue el punto de inflexión para Fernandes, quien esta temporada decidió cambiar radicalmente su política de refuerzos y en lugar de buscar fichajes de lujo optó por una fuerza más espiritual que dejó a sus propios aficionados rascándose la cabeza.

El primer anuncio fue el relacionado a establecer un comité de jugadores para ayudar al entrenador Ian Holloway a manejar la plantilla, mientras que el segundo fue en referencia a la implementación de un concepto aún más inusual en el fútbol: la milenaria filosofía china Feng Shui. Mientras que hay clubes que buscan soluciones en programas virtuales, drones, sistemas para monitorear las pulsaciones o todo tipo de estadísticas y tecnología para conseguir la crucial ventaja competitiva, el Queens contrató a un experto del Feng Shui para ayudar al equipo deportivamente y al club en general.

¿Cómo puede servirles? El Feng Shui -literalmente viento y agua- se fundamenta en los principios del flujo de energía vital, basado en la ocupación armónica y consciente del espacio. Fernandes, devoto de esta filosofía, cree que puede ser un factor determinante para el resurgir del club. "Es parte de su cultura", explica el director de fútbol del club y una de las leyendas del equipo, Les Ferdinand. "Muchos negocios lo utilizan y nosotros no somos diferentes", agrega.

El Fen Shui, una filosofía basada en la armonía del espacio
El Fen Shui, una filosofía basada en la armonía del espacio. Foto: BBC

Entre los cambios que se han realizado están modificaciones al campo de entrenamientos, así como a la posición de los asientos tanto en las gradas como en el banquillo. "Se supone que crea un mejor flujo y un mejor orden, aunque no he notado ninguna diferencia", admite Ferdinand. Sin embargo, Jan Cisek, expertó del Feng Shui consultado por la BBC, considera que el impacto no es perceptible tan fácilmente.

"Se basa en reducir el estrés que genera el ambiente que te rodea, por ende hace que rindas mejor. Si duermes con tu espalda a la puerta seguramente tu cuerpo estará estresado porque no sabes lo que pasa detrás de ti. Sentirse seguro y protegido es clave para la felicidad", resalta Cisek.

¿Cómo se traduce eso a un club de fútbol? "Minimizando el estrés del estadio puede ser una ventaja. Por ejemplo, en un estadio el vestuario visitante tenía azulejos como de espejo y eso hacía que lo último que veían los jugadores al salir al terreno de juego era la imagen de ellos distorsionada. Eso deja la confianza por el suelo", asegura.

"También pueden hacer ampliar la distancia de las sillas en los banquillos para que la energía fluya mejor y otras pequeñas cosas que permiten mejorar la armonía del espacio. El ambiente puede ayudar, no es que te hará ganar muchos partidos, pero sin lugar a dudas al reducir el estrés les permitirá rendir mejor", señala.

Por lo pronto, el comienzo de la temporada ha sido más que satisfactorio, pues el fin de semana pasado Queens venció 2-0 a Reading, uno de los favoritos al título.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas