Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Encontraron indicios que complican al único detenido por el femicidio de Anahí

Si bien en su declaración Bazán dijo que era inocente y que no conocía a la víctima, seguirá detenido; los peritos empezaron a revisar su celular para establecer si hubo un cómplice

Miércoles 09 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
El abogado Lucio De la Rosa, en los tribunales de Lomas de Zamora, antes de acompa?ar a Marcos Bazán en su indagatoria
El abogado Lucio De la Rosa, en los tribunales de Lomas de Zamora, antes de acompa?ar a Marcos Bazán en su indagatoria. Foto: LA NACION

El perro entrenado para la búsqueda de personas siguió la huella de olor de Anahí Benítez y al llegar al galpón de la casa del ahora único sospechoso del femicidio de la joven, de 16 años, no dudó y se sentó en la puerta de la precaria construcción. Para el guía del perro, se trató de una identificación positiva que indicó que la adolescente estuvo en ese lugar.

Luego, el perro siguió el rastro de Anahí hasta el costado del camino de tierra, a 300 metros de la vivienda, donde fue hallado el cuerpo de la víctima. Los investigadores consideraron que este hecho constituyó uno los indicios que comprometieron a Marcos Bazán, quien vive en la casa marcada por el animal.

Según fuentes de la investigación existen elementos que abonarían la sospecha de que el imputado habría tenido un cómplice. Anoche, mientras el acusado era indagado en los tribunales de Lomas de Zamora, los peritos comenzaron a revisar el celular del sospechoso, para confirmar si contó con la colaboración de un cómplice.

En la indagatoria que comenzó anoche, minutos después de las 19, el acusado, asistido por su abogado, Lucio De la Rosa, afirmó que era inocente, que no conocía a Anahí y aportó un listado de testigos que respaldarán su coartada. También aseguró que el domingo 30 de julio, el día después de la desaparición de Anahí, vio a un encapuchado en la zona y que realizó una denuncia policial. Ese dato aún no fue confirmado por la Justicia.

Durante toda la jornada, tanto amigos de Bazán como su novia se presentaron en los tribunales para defenderlo y manifestaron que no tenía ninguna vinculación con el homicidio. "Se le puede preguntar a la familia de Anahí si la ropa que encontraron le pertenece y la familia les va a decir que no, porque es mía y tiene mi ADN. Toda la acusación es mentira", expresó la joven identificada como Florencia.

Ante las fiscales Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, el imputado habría explicado que su casa era abierta, que cualquier persona podía entrar en la vivienda y que sus perros solían llevar a la casa objetos que encontraban en la reserva.

No obstante, los investigadores habrían acumulado una serie de elementos que avalan un estado de sospecha sobre el acusado.

Entre esos indicios figuran los restos de arroz hallados en la vivienda que coincidiría con la comida encontrada en el aparato digestivo de la víctima, una serie de restos orgánicos que dieron positivo al reactivo Luminol utilizado por los peritos de la Policía Federal, que revisaron el pequeño galpón de madera, con techo de chapas y paredes recubiertas de material sintético, acondicionado para el secado de hojas. Con estos elementos, las fiscales pidieron que el imputado siga detenido hasta recibir los resultados de ADN.

El docente, liberado

Con la liberación del docente Francisco Agostino, Bazán quedó como el único sospechoso detenido por su presunta vinculación en el femicidio de Anahí. El docente fue excarcelado después que las fiscales comprobaron que no estuvo en la casa de la Reserva Natural de Santa Catalina, que fue señalada por los perros como el lugar por el que pasó la adolescente asesinada.

Anteayer, el primer acusado por el femicidio accedió a que se le tomara una huella de olor para que sea olfateada por dos perros entrenados para seguir el rastro de personas: uno de los anímales entrenado por efectivos de la Gendarmería y otro por efectivos de la Policía Federal.

Según fuentes de la investigación, ambos perros no marcaron la presencia del imputado en la casa del acusado Bazán ni que la adolescente asesinada hubiera estado en esa vivienda.

El profesor de matemáticas Leonardo Agostino, liberado tras permanecer casi tres días aprehendido por el crimen de su ex alumna Anahí Benítez, se declaró inocente ante la Justicia y negó que tuviese una relación sentimental con la víctima.

Debido a que los peritajes realizados con los perros dieron negativos, el juez de Garantías, Sebastián Monelos, consideró que no había elementos que vinculen al profesor con el homicidio.

En esta nota:
Te puede interesar