Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo se produjo el descubrimiento del cráneo de 13 millones de años

El entorno del Lago Turkana, donde se encontró "Alesi", es un conocido yacimiento de fósiles que atrae a los paleoantropólogos

Miércoles 09 de agosto de 2017 • 15:24
0
John Ekuzi "el cazador de fósiles"
John Ekuzi "el cazador de fósiles".

Situado en un ambiente desértico y con una superficie de 6405 km², el Lago Turkana es conocido como el más alcalino del mundo. Las características geológicas de su entorno son predominantemente volcánicas y allí habitan actualmente leones, guepardos y jirafas, entre otras especies de mamíferos. Alrededor hay tres parques nacionales de Kenia considerados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1997.

Fue allí donde el célebre paleoantropólogo Richard Leakey realizó importantes hallazgos de homínidos fósiles. Uno de ellos, de más de dos millones de años de edad, fue encontrado en 1972, es el bautizado como Homo rudolfensis.

En 1984, se descubrió el Turkana Boy ("muchacho de Turkana"), un esqueleto casi completo de Homo ergaster de nueve años de edad. Y en 1999, Meave Leakey descubrió en las proximidades del lago un cráneo de unos tres millones y medio de años de edad, con rasgos intermedios entre Australopithecus y Homo, que recibió el nombre de Kenyanthropus platyops, que significa "hombre de Kenia de rostro plano".

John Ekuzi, el "cazador de fósiles", en un sitio de excavación
John Ekuzi, el "cazador de fósiles", en un sitio de excavación.

El cráneo que ahora se da a conocer pertenece a una nueva especie de simio, de 13 millones de años de antigüedad, y fue descubierto por un "cazador de fósiles", John Ekuzi, que lo advirtió sobresaliendo de la tierra durante una campaña con Isaiah Nengo, del Instituto de la Cuenca de Turkana.

"Ekuzi era parte del equipo que estaba revisando la localidad de Napudet -cuenta por email Craig Feibel, uno de los autores del trabajo que hoy se publica en Nature e investigador de la Universidad de Rutgers-. Allí se habían encontrado antes algunos fósiles, incluyendo algunos que sugerían que el sitio podía datar del Mioceno y que todos los especimenes que se encontraran en esa área serían de particular interés. Ekusi lo vió y reconoció que era algo interesante. Posterior prospección, excavación y rastrillaje del material en el terreno que lo rodeaba no produjo ningún fósil asociado. Fue un golpe de suerte, y una preservación inusual."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas