Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Dos hombres que corren de manera circular

Esteban Meloni y Diego Velázquez le ponen el cuerpo a Miedo, un peculiar y atractivo trabajo de Ana Frenkel

Jueves 10 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Diego Velázquez y Esteban Meloni, dos magníficos intérpretes
Diego Velázquez y Esteban Meloni, dos magníficos intérpretes. Foto: Leo Vaca / AFV

"Sería ideal que no tenga título la obra. Los títulos encierran el significado y en este caso quisiera que no, que quede abierto", sentencia Esteban Meloni tratando de definir de alguna manera la propuesta que los tiene a él y a Diego Velázquez juntos en escena todos los sábados, con la dirección de la coreógrafa Ana Frenkel, una de las fundadoras de El Descueve. Esta huida del sentido a la que refiere Meloni es quizá la manera más acertada de definir esta obra, que incluye teatro, danza y música y que se llama Miedo, un título que abre posibilidades e interpretaciones, sugiere y dice mucho, pero nada en concreto. Dos hombres, un espacio circular, un público que los recorre desde todos sus ángulos, unas maderas en el piso que cobrarán diferentes formas, música, luces, cuerpos y algunos textos (muy pocos) se dan cita para que este cruce de disciplinas tenga fuerza.

Si es que acaso se puede definir el miedo como la sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario, los dos actores algo conocen de esa sensación vertiginosa que tuvieron cuando llegaron a Buenos Aires desde sus ciudades de origen. Ambos, que nacieron en 1976 y en ciudades costeras y portuarias de la provincia de Buenos Aires -Meloni en Bahía Blanca, Velázquez en Mar del Plata-, decidieron, a poco de terminar el secundario, ir para la Capital con el deseo de dedicarse profesionalmente al cine. Aunque siguen conservando esa pasión, se han dedicado de lleno a la actuación.

Es seguro que los espectadores armarán hipótesis distintas sobre quiénes son esos dos hombres, qué sucede en ese vínculo y qué es lo que narra Miedo, pero para los dos actores esa imprecisión es la clave para que la propuesta vuele, tome muchas formas y sus sentidos se multipliquen. "La obra tiene una apertura tan grande que al momento de actuar me sirve no saber demasiado. Sé con certeza que hay algo que necesito de Esteban durante una hora los sábados a la noche, pero eso que necesito va variando", dice Velázquez. Por eso, cuentan que la palabra miedo llegó casi al final del proceso de ensayos. Además de necesitarse mutuamente en escena, otras palabras aparecen en el relato de ambos actores al referirse a la obra: supervivencia, muerte, encuentro.

"Los primeros disparadores que nos trajo Ana para comenzar el trabajo fueron el cuento «Amor a la vida», de Jack London, y unas imágenes de estructuras de casas de madera antiguas, como de Nebraska, como de cuentos de Mark Twain. Todavía trabajo con ese estímulo porque me gustó mucho como punto de partida. Si bien el tema era indeterminado, siempre fue existencial lo que tratábamos de experimentar. La supervivencia fue algo que atravesó el proceso. Desde el cuento que habla de eso, el encuentro de estos dos hombres y cómo hacer para sobrevivir", cuenta Meloni sobre el trabajo que comenzó con improvisaciones en la misma sala Redonda del Centro Cultural 25 de Mayo.

"Por momentos uno puede pensar una historia, pero va cambiando con el avance de la obra. Hay algo de jugar con la inteligencia del intérprete, profundizarla un poco para dejarla ver, o retirarse un poco porque se está viendo demasiado que es muy interesante para trabajar en escena", dice Velázquez a raíz de este trabajo, que lo tiene cautivado porque a pesar de haber estudiado trece años con Ana Frenkel es la primera vez que trabaja en una obra de estas características con ella. "Ya compartimos otra obra de ella pero, curiosamente, era un texto, porque estaba probando algo más narrativo. Este tipo de trabajos son los que más me interesan. Aunque me gustan mucho determinados textos, creo que el actor siempre queda atrapado en muy pocas posibilidades expresivas, pero lo que podemos hacer son muchas cosas, no solamente mimar la realidad o hacer copias de living. Yo quiero explorar todo eso", afirma Velázquez, que además de haber trabajado este año en La terquedad, de Rafael Spregelburd, en el Teatro Nacional Cervantes, prepara para estrenar dentro de unas pocas semanas el unipersonal Escritor fracasado, un texto de Roberto Arlt que se dará en el mismo teatro con la dirección de Marilú Marini, y está filmando además la ópera prima de Valeria Bertuccelli, La reina del miedo. Como director, y junto a Eugenia Estévez, prepara la obra de danza Hemos abandonado nuestra carrera de campeones, que se presentará en el próximo Fiba.

Para Meloni, en cambio, esta experiencia significa la primera vez que trabaja sin texto, a pesar de haber estudiado con Frenkel y de haber participado en obras con cruces con otras disciplinas, pero siempre signadas por la palabra. En este caso resulta un desafío para el actor, que además se encuentra trabajando en la obra Todas las Rayuelas junto a Hugo Arana (una de las mejores propuestas de la calle Corrientes) y filmando la tira Cuéntame cómo pasó, éxito de España que allá va por la 18» temporada y se dará aquí en la pantalla de la TV Pública desde el 21 de este mes. "Los años que se toman para la versión local son los que van de 1974 a 1983. El protagonista es un niño que en su adultez relata todo lo que vivió en su niñez y cómo veía a su familia y al país. El elenco es muy lindo y el proyecto me tiene entusiasmado."

Miedo

De Ana Frenkel

Sábados, a las 22.30

Centro Cultural 25 de Mayo, Triunvirato 4444

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas